Crítica de ‘Uncharted‘: Aciertos, tópicos, Goonies y barcos voladores

Las críticas de Óscar M.:
Uncharted

Uncharted está basada en el famoso videojuego de Playstation, y cuenta como un astuto y joven ladrón es reclutado por un veterano cazatesoros para recuperar una gran fortuna amasada por Fernando de Magallanes hace 500 años y perdida por la Casa de Moncada, pero tendrán que enfrentarse a los autodenominados auténticos herederos del botín en una carrera llena de pistas a resolver a lo largo de todo el mundo.

La adaptación, dirigida por Ruben Fleischer (Bienvenidos a Zombieland, Venom), está protagonizada por Tom Holland (Spider-Man: Lejos de casa), Mark Wahlberg (Infiltrados), Sophia Ali, Tati Gabrielle y Antonio Banderas. La película se estrena en cines el 11 de febrero de 2022 de la mano de Sony Pictures.

Sin conocimientos previos

Antes de empezar tengo que declarar en mi defensa que no he jugado a Uncharted, conozco el videojuego y su mecánica, pero me quedé en la generación de las videoconsolas de los años 90. Lo dejo por escrito para que el lector sepa mis limitaciones a la hora de tratar a la película como una adaptación, así que la valoraré como una película de entretenimiento en solitario y sin tener que depender de la saga de videojuegos.

Enfocarla desde este punto de vista también tiene la ventaja de que el espectador que no conozca los juegos estará tan perdido como yo en determinar si la elección de un actor es mejor o peor para interpretar a su personaje favorito o si han representado bien o mal una determinada fase del juego en la pantalla del cine, porque Uncharted tiene bastantes cosas buenas, algunas bastante locas y una en concreto que está a medio camino entre el homenaje y el plagio.

Flamenco, toros y olé

La película nos mete tan de lleno en la acción que (tras ver el nuevo logotipo de Playstation Studios y sin recuperarnos de lo que puede suponer esto para la industria cinematográfica) nos despertamos en mitad de una caída libre y sin paracaídas. Es tan inesperado que hasta se les ha olvidado poner el título al inicio de la película (algo que me molesta mucho, porque siempre pienso en algún espectador que se equivoque de sala y no sepa qué va a ver).

Pero tras este susto inicial, volvemos al pasado durante más de una hora para contarnos cómo los personajes han llegado a esa caída en picado. Por el camino, y concretamente en las escenas ambientadas en Barcelona, no dejan de incluir tópicos españoles (como usar una canción de Camarón de la Isla o dos señores haciendo botellón en mitad de la calle) que hacen que nos sonrojemos y nos riamos al mismo tiempo (lo que viene a ser la «vergüenza ajena»), pero cuando en otras películas sitúan la acción en París siempre hay modernos chic tomando café con una baguette bajo el brazo a los pies de la Torre Eiffel o en Londres señores con bombín y señoras con trajes de los años 60 se escandalizan de la persecución de los protagonistas mientras un bobby les silba y el Big Ben da la hora en punto, y no nos llevamos las manos a la cabeza hablando de los tópicos, porque es lo que hemos exportado y tenemos que asumirlo.

Divertidos diálogos que ocultan un guion adaptado

Pero además de abusar de los tópicos, el guion en el que han colaborado hasta 6 personas tiene el detalle de ser autoconsciente de lo que nos están presentando en pantalla, usando unos diálogos mordaces en los que se pone de manifiesto, sobre todo, la diferencia de 25 años entre Holland y Wahlberg (los dos protagonistas sobre los que se apoya la historia) o el sinsentido de algunas acciones (como el auricular), además de ser consciente de la posibilidad de convertirse en una saga, dejando incontables referencias al pasado, al futuro y a lo que podría ser (incluso hay dos escenas adicionales en los títulos de crédito).

Está claro que Uncharted se basa en un videojuego y sus personajes tienen que hacer cosas que no son humanamente posibles, pero el guion bordea esa delgada línea entre lo verosímil y lo fantástico dando bandazos sin control, algo que lo coloca en un lugar muy peligroso porque la mayoría de los acontecimientos pueden tomarse como realistas, pero luego hay saltos imposibles o barcos voladores.

Pero algo que resulta más desconcertante es que la sala de guionistas se hayan permitido la libertad de copiar prácticamente el guion de Los Goonies casi en su totalidad. Desde la búsqueda del tesoro, los villanos en coches 4×4 negros, pasando por el mapa, la llave, los pasadizos, las trampas, que Tom Holland se pasa media película mojado, hasta llegar al barco lleno de oro y la pelea final, todo estaba ya en Los Goonies y se ha incorporado con bastante torpeza.

Entretenimiento asegurado

Pero aún teniendo esta falta de personalidad propia, la aventura es suficientemente válida como para entretener al público gracias a un reparto bastante solvente, aunque sus personajes también jueguen entre la desconfianza y el compañerismo, volviendo a las medias verdades y a las mentiras descaradas. La complicidad y la química entre Holland y Wahlberg es más creíble que la de sus enemigos (Banderas y Gabrille), pero ahí también radica su parte de originalidad y emoción.

Ruben Fleischer (que no supo mantener el nivel de la secuela de Bienvenidos a Zombieland) ha construido una adaptación que entretiene, hace que las dos horas de duración se pasen bastante rápidas y contiene muchos momentos cómicos (algunos hasta involuntarios, Antonio Banderas), por lo que la película sobrevive para poner en marcha la producción de su secuela.


¿Qué te ha parecido la película?

Uncharted

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: