SUNDANCE 2022. Crítica de ‘Gentle (Szelíd)’: Un duro retrato del sacrificio físico

Las críticas de David Pérez «Davicine» en el Festival de Sundance 2022:
Gentle (Szelíd)

László Csuja y Anna Nemes dirigen Gentle (Szelíd), la primera película húngara en ser seleccionada para competir en el Festival de Cine de Sundance, y cuenta la historia de Edina, una fisicoculturista que se prepara para ganar un campeonato mundial junto a su entrenador y compañero, Ádám. La preparación exige sacrificios inesperados y agotadores, y cambia la forma en que ve la vida para siempre. La película está protagonizada por Eszter Csonka y György Turós. La película se ha podido ver el 21 de Enero de 2022 dentro de la programación del Festival de Sundance 2022.

Un acercamiento al sacrificio del fisicoculturismo

Aquellos que no se han acercado nunca al mundo del fisicoculturismo puede que no supieran, antes de ver esta película, que llegar a estar en la élite no solo requiere de un gran esfuerzo físico, sino también psicológico y económico. Y aún así, estando en la élite, tampoco se tiene el respaldo de grandes patrocinadores ni de tu propio país como sí lo tienen otros deportistas que practican deportes más «comerciales».

Casi a modo de documental, Gentle (Szelíd) nos presenta a Edina, una fisicoculturista que vive con su pareja y entrenador, Ádám, y aspira a ganar el campeonato por excelencia para quienes practican este deporte (y más bien casi me atrevería a decir forma de vida): Miss Olympia, el ranking más alto profesional del culturismo femenino. Pero para ganar este trofeo Edina tiene que hacer un gran sacrificio, que pone en riesgo tanto su salud como su relación sentimental.

En su camino por destacar en este deporte, Edina requiere hacer muchos más esfuerzos de los que había imaginado, algunos de ellos para conseguir tener el respaldo económico necesario para prepararse físicamente, y es ahí donde acaba entablando una relación especial con un hombre misterioso, un encuentro que cambia todo lo que la mujer creía hasta entonces.

Una experiencia corporal y psicológica

Estamos acostumbrados a ver cómo los actores cambian su forma física para adaptarse a cualquier papel, pasando de estar extremadamente delgados a corpulentos, e incluso obesos, solo por requisitos del guion. Pero en una película que gira alrededor del fisicoculturismo profesional era difícil lograr que algún actor diera la talla, por eso la protagonista de este melodrama corporal es interpretado por el culturista Eszter Csonka, campeona mundial y múltiple campeona húngara.

Sin haber trabajado nunca antes en un largometraje, Csonka realiza una actuación sobria y repleta de crudeza de una mujer con pocas alegrías que se va abriendo gradualmente, siendo capaz de mostrarnos el lado más duro de su deporte sin entrar en sensacionalismos, lo que podría haber sido muy fácil.

Junto a Csonka en el papel de Edina tenemos a György Turós en el papel de Ádám, y tampoco nunca antes había actuado en largometrajes, siendo Turós un entrenador que ha trabajado anteriormente con cinco campeones mundiales, por lo que era también un papel a su medida. Él es el encargado de interpretar  a un hombre taciturno y con problemas en sus articulaciones, muy duro en el entrenamiento pero a la vez tierno con Edina. A pesar de tener sus músculos sin la potencia ni la dureza del pasado, aún sigue animado en esta vida de esfuerzos gracias a poder conseguir ganar un título como entrenador de su pareja y pupila.

El objetivo de los directores, además de presentar una situación especial de la vida, era introducirnos en las emociones de la protagonista a través de la experiencia corporal, y la elección del reparto ha sido todo un acierto para adentrarnos de lleno en esta espiral de sudor, dietas, drogas, sufrimiento y sacrificios. La crudeza de esta elección de vida también se refuerza por la fotografía de Zágon Nagy, con sus sombríos interiores y composiciones apagadas, y una minimalista partitura de Tamas Kreine, que no hace más que incrementar la sensación de tristeza que rodea a los protagonistas.

Gentle (Szelíd) es un retrato tranquilo y comprensivo de una fisicoculturista húngara en su búsqueda por conseguir un cuerpo perfecto, pero ese camino de dolor  podría conllevar mucho más que el mero sacrificio físico. Lo que de inicio podría parecer una película poco trascendental, nos deja un poso muy intenso tras su visionado que dura más que la propia película y nos hace reflexionar sobre nuestros límites físicos y psíquicos.


¿Qué te ha parecido la película?

Gentle (Szelíd)

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: