Crítica de ’Chico mocoso’: Irreverente comedia animada para adultos

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Chico mocoso

En la irreverente, grotesca y gamberra película animada Chico mocoso, el hijo de un posadero muy trabajador, llamado Snotty Boy, está en desacuerdo con los límites de mente estrecha de su ciudad natal. Pero su talento para el dibujo le da una salida a su descontento. El director español Santiago López Jóver y el alemán Marcus H. Rosenmüller firman esta alocada cinta de animación que se basa en la vida, arte y estética del caricaturista austriaco Manfred Deix. La película se estrena en cines el 21 de enero de 2022 de la mano de Puntal Films.

Entre erotismo y feismo

Chico mocoso nos lleva hasta Austria, años 60. No es fácil vivir en el pequeño pueblo de Siegheilkirchen. Allí siguen mandando las viejas tradiciones y los forasteros no son bienvenidos. Por ello peligra el asentamiento gitano donde vive Mariolina, una chica que ha hechizado al adolescente Rotzbub con su desparpajo. El hijo de los taberneros aún es demasiado tímido e inexperto y fracasa cada vez que intenta acercarse a ella.

Rotzbub sobrelleva su adolescencia cultivando un talento innato por el dibujo, algo que aprovechan dos golfos de su pandilla para crear a su costa un turbio negocio: la venta secreta de caricaturas eróticas de la carnicera, otra moza por la que medio pueblo suspira en secreto. Mientras tanto, los habitantes de Siegheilkirchen planean una solución final para acabar con los gitanos. Rotzbub, ayudado por sus amigos, dará un giro a los acontecimientos de esta historia.

Animación digna de su inspiración

Chico mocoso tiene referencias biográficas al gran dibujante e ilustrador satírico austriaco Mandfred Deix, fallecido en 2016 y referente en Centroeuropa, entre cuyos admiradores se encontraba el director de Hollywood Billy Wilder. Precisamente, esta comedia satírica bien podría considerarse una continuación de la obra de este artista con sus particulares líneas que se centraban en las imperfecciones y en los físicos carnosos.

Muchos han decidido nombrar el estilo de Deix como el “feísmo” frente a los cánones de belleza que acostumbramos a encontrarnos en las películas animadas. Si algo distinguió a Deix es que sus personajes parecían siempre estar dibujados desde el ángulo más poco favorecedor y esta película no escapa al salvajismo de este artista.

La mayoría de las grandes películas de animación CGI están protagonizadas por personajes agradables que viven sus aventuras en bellos escenarios pretendiendo que su aspecto ofenda lo menos posible, pero en Chico mocoso hay personajes diseñados deliberadamente para ser feos, con granos bien marcados, manchas rojas en la cara, dientes torcidos y muchos otros rasgos y detalles que precisamente se salen de los cánones de belleza. Estos personajes podrían sorprender a quienes no estén familiarizados con los dibujos del caricaturista Manfred Deix, pero encajan perfectamente tanto en el diseño de la película como en la historia que nos narra.

No apta para todos los públicos

La fealdad que rodea tanto a la historia como al diseño hace que no sea apta para todos los públicos y es que la película, que se proyectó en competición en el Festival de Animación de Annecy 2021, tiene elementos que la alejan de las clásicas películas para audiencias más jóvenes. Más allá de lo desagradable que pueda resultar su aspecto para los mas pequeños, o ciertos detalles de la historia así como comportamientos y diálogos de algunos personajes, es Rotzbub quien se lleva la palma, un chico muy terco que no siempre se lo pone fácil a los espectadores con su forma de ser excesivamente grosera.

Una vez nos alejamos de lo que se espera de inicio de una película animada, y asimilamos que estamos viendo una película para adultos con un tono irreverente y gamberro, es más fácil involucrarnos en esta historia que nos recompensa con escenas divertidas y que a buen seguro hará disfrutar a muchos espectadores.

En la ficticia Siegheilkirchen conoceremos al mocoso que da título a la película y obviamente es el alter ego de Manfred Deix, quien en la década de 1960 se enfrentó a una generación de vecinos resignados, quienes también tienen hueco en la película. Entre los resignados nos encontramos al padre del mocoso, que perdió un brazo en la guerra y no ha encontrado otro trabajo desde entonces, pero también hay muchos personajes peculiares como el alcalde hambriento de poder y el pastor fanático, presumiblemente pedófilo.

Exagerando, que es gerundio

Al igual que en las obras de Deix, Chico mocoso hace un uso excesivo de la exageración con una cantidad ingente de observaciones satíricas que no dejarán indiferente a nadie. Hay hueco para el humor, pero tampoco es un humor blanco, sino que hace uso de un humor grosero que va más allá de lo políticamente correcto buscando impactar a través de la incorrección sexual y escatológica en todos los sentidos.

La exageración de la que hace uso no sólo sirve para dejarnos perplejos por su incorrección, sino que también busca servir de comentario a un discurso politizado en el que dominan la xenofobia y los recuerdos nostálgicos de una época que muchos recuerdan como gloriosa.

Chico mocoso es una película que puede atraer y repeler a los espectadores a partes iguales, pero si estamos dispuestos a abrir nuestras mentes para dejarnos llevar por este torrente de gamberrismo y feismo, disfrutaremos de un más que digno homenaje a Manfred Deix con momentos entretenidos a la par que conmovedores.


¿Qué te ha parecido la película?

Chico mocoso

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: