Crítica de ‘Matrix Resurrections‘: Viviendo de la nostalgia

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Matrix Resurrections

Matrix Resurrections es la esperadísima cuarta entrega de la innovadora franquicia que redefinió todo un género. La nueva película, de la mano de la visionaria directora Lana Wachowski, reúne a las estrellas originales Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss como Neo y Trinity, los papeles icónicos que hicieron famosos. La película se estrena en salas de cine el 22 de diciembre de 2021 de la mano de Warner Bros. Pictures.

Volviendo a Matrix

Antes de nada, toda saga tiene un origen, y debemos recordar que en Matrix -la película que no sólo redefinió todo un género sino que también marcó a una generación- cuando una desconocida (Carrie Ann Moss) lleva al hacker Neo (Keanu Reeves) a un submundo prohibido, descubre la espantosa verdad: la vida que conoce es el elaborado engaño de una malvada ciber-inteligencia. Neo se une al legendario y peligroso guerrero rebelde Morfeo (Lawrence Fishburne) en la batalla para destruir la ilusión que esclaviza a la humanidad. En esa primera aventura descubrimos cómo, cada movimiento, cada segundo, cada pensamiento se convierte en una lucha por seguir vivo, por escapar de Matrix.

Matrix no solo fue una película que marcó el futuro de las hermanas (hermanos todavía en 1999) Wachowski, sino también el futuro del cine de acción y de ciencia ficción, con un cúmulo de cosas a su favor y nada en contra, pues las reservaron para sus secuelas. Si bien entre Matrix y Matrix Resurrections tuvimos dos secuelas (y una miniserie animada, videojuegos, y muchas más cosas derivadas), es obvio que esta cuarta película es una continuación de la trilogía pero también casi podría decirse que es un déjà vu de la primera película.

En Matrix Resurrections nos muestran un mundo de dos realidades: una, la vida cotidiana; la otra, lo que hay detrás. Para descubrir si su realidad es un espejismo y conocerse a sí mismo, el Sr. Anderson tendrá que optar por seguir al conejo blanco una vez más.

Reiniciando Matrix

Sin entrar en «spoilers», que nos gusta en No es cine todo lo que reluce hacer críticas en las que no destripemos nada, sí que puedo decir que esta cuarta película comienza exactamente de la misma manera que Matrix, aunque la vida de Thomas Anderson (Reeves) parece ser mucho más exitosa que cuando apareció por primera vez en nuestras vidas. Pero no tiene ni idea de su identidad como Neo, sin saber que su vida cotidiana es en realidad una realidad virtual controlada por máquinas, ni mucho menos que es el elegido. Hasta que finalmente el misterioso Morfeo (Yahya Abdul-Mateen II) entra en su vida y conoce a Trinity (Carrie-Anne Moss) en su cafetería habitual, curiosamente llamada «Simulatte». Pero esta última no se llama Trinity. ¿Es o no es ella? Y si es ella, ¿cómo puede ser que ambos sean de nuevo los protagonistas tras el final que les deparó en Matrix Revolutions?

Matrix Resurrections responde a estas preguntas, y los fans pueden estar tranquilos pues también sabemos por qué Morfeo no está interpretado nuevamente por Laurence Fishburne, que es algo que nos dejó a muchos perplejos tras los primeros tráilers. Y poco más puedo decir sobre estos temas pues todo lo que acontece a partir de aquí son temas clave de la trama y es mejor descubrirlos cada uno por si solo.

Ahora bien, aunque no quiera destripar nada en esta crítica, si que puedo comentar que he vivido con esta película algo similar a lo experimentado hace seis años, con el estreno de Star Wars: El Despertar de la Fuerza. Esa séptima entrega de Star Wars también fue una secuela tardía de una exitosa franquicia y nos llevó a un viaje nostálgico de nuevo a una galaxia muy, muy lejana, copiando tanto estética como narrativamente la película original, contando prácticamente la misma historia. Gracias a eso, los fans nos sentimos rápidamente como en casa. Pero, por el contrario, también algunos se quejaron (y en parte me puedo incluir) por no haber arriesgado nada y rodar una película de forma fácil copiando lo existente solo por recurrir a la nostalgia.

Quedándonos con el breve resumen de la trama, sensaciones similares podrían surgir en el caso de Matrix Resurrections, haciendo repetidas referencias a sus predecesoras y contando en gran medida la misma historia que la primera película. Llega incluso más lejos que la película de Star Wars al incorporar pequeños fragmentos de las películas anteriores, aunque al menos tiene sentido pues a menudo se trata de recuerdos que vienen a Thomas/Neo, y también sirven para refrescar la memoria a quienes hayan podido olvidar elementos de la trama de la trilogía si no la han visto hace tiempo.

Conscientes del déjà vu

Lana Wachowski ha encontrado una forma inteligente (según se mire) para ampliar la historia que conocemos, pues en esta nueva película de Matrix los propios personajes de la historia son conscientes de que están viviendo una aventura que ya ha sido contada. Este déjà vu comienza en los primeros minutos, donde se recrea la famosa escena inicial de la primera película, pero rápidamente nos queda claro que esta vez no solo se nos permite observar los eventos que conocemos, sino también descubrir a otros observadores del evento. Puede sonar confuso, y realmente lo es, pero nunca la saga Matrix ha sido fácil y siempre han buscado enredarnos y hacernos pensar mucho, pues en el momento que se cruzan realidad con «ficción» y se incluyen unos diálogos dignos del Arquitecto, tenemos que prestar atención para que no tengamos que acabar tomando una aspirina.

Toda la primera parte de la película hace que disfrutemos como niños gracias a todas las alusiones y comentarios sobre las películas anteriores, siendo conscientes de lo que estamos viendo, y comprendiendo en gran medida lo que acontece gracias al conocimiento que tenemos de la trilogía original. Pero el segundo acto de la película es algo tedioso incluso para fans de la trilogía, con un exceso de giros que no van a ningun lugar y diálogos que en vez de aportar despistan. Al fin, el tercer acto, y como merecedora cuarta entrega de una franquicia en la que la acción no ha faltado nunca, tenemos las mejores escenas de acción tanto dentro como fuera de Matrix, con un aspecto menos lúgubre y un poco más colorida que sus predecesoras. Ese cambio de tono general de la película demuestra que los años han pasado y todo ha cambiado, aunque en el fondo sea lo mismo, pero lejos queda ese estilismo de cuero y látex. Los tiempos que corren permiten que cada héroe tenga su propia identidad y luzcan un look más casual.

Visualmente estancada como el Tiempo bala

Si por algo llamó la atención Matrix, más allá de las metáforas y mensajes filosóficos que plagaban su trama, era cómo aportó un estilo increíble a géneros tan manidos como la ciencia ficción y la acción, con escenas nunca vistas y la creación de efectos que aún se emplean a día de hoy, como el Tiempo bala. Me arriesgo a decir que ninguna otra película en los últimos 25 años ha sido capaz de ser tan diferente y aportar tanto visualmente. En 2021 confiábamos, tras 18 años de espera, que Matrix Resurrections nos dejara boquiabiertos de nuevo, y puede que por eso el golpe haya sido tan duro.

Los efectos especiales han evolucionado mucho desde 1999, pero parece que la película no, y repiten mismos efectos y secuencias de acción, con el Tiempo bala a la cabeza, mostrando cómo una cámara gira alrededor de nuestros héroes mientras flotan en el aire, o como una bala se acerca lentamente a su objetivo una y otra y otra y otra vez. Todo eso lo habíamos visto ya, y ahora no se muestra de forma más espectacular, pareciendo que es una secuela directa rodada en 2004. Echamos de menos que una nueva entrega de una película tan importante en el mundo de los efectos especiales nos sorprendiera con algo nuevo, pero la magia parece que se repite aquí tanto como la trama de Matrix.

Y si los efectos especiales no han evolucionado, manteniendo el lenguaje visual familiar de la trilogía original, la acción no corre mejor suerte y es realmente poco creativa, viendo nuevamente como Neo usa su habilidad para detener el fuego enemigo una y otra vez, avanzando a través de hordas de enemigos escena tras escena sin un solo rasguño. Él es el elegido que conocimos y puede hacer lo que quiera, pero estando de nuevo implicado el ahora responsable de John Wick, creíamos que la acción sería sobresaliente, y es simplemente notable.

Matrix Resurrections es una película para los fans de la trilogía original, buscando claramente la nostalgia del espectador como detonante de su emoción, que sólo se salva gracias a un primer acto que sabe cómo jugar con nosotros, pero que no pasará a la historia al no mejorar lo conocido, y siendo inferior a la película que abrió el camino de esta realidad tan sólo conocida con la pastilla roja.


¿Qué te ha parecido la película?

4.6/5 - (13 votos)

Matrix Resurrections

6

Puntuación

6.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: