AFFBCN 2021. Crítica de ‘Ulbolsyn’: Desafiando el patriarcado en Karatas Village

Las críticas de Daniel Farriol en AFFBCN 2021:
Ulbolsyn

Ulbolsyn es una comedia dramática kazaja escrita y dirigida por Adilkhan Yerzhanov (Yellow Cat, A Dark-Dark Man). La historia nos sitúa en Karatas Village, un pequeño pueblo de Kazajstán donde la vida transcurre aparentemente tranquila bajo un estilo de vida patriarcal que se arrastra generación tras generación. Ulbolsyn es una mujer que vive en la ciudad y regresa para llevarse a su hermana pequeña, desafiando las normas de una comunidad que no se lo pondrá nada fácil. Está protagonizada por Asel Sadvakasova (Semyanin, Atbai’s Fight), Dinara Sagi, Yerbolat Alkozha, Berik Aitzhanov, Daniar Alshinov y Sanzhar Madiyev. La película se ha estrenado en España en Filmin dentro de la programación del Asian Film Festival 2021.

Un director peculiar con múltiples influencias

El cine de Kazajstán es bastante desconocido por estos lares ya que es una cinematografía que apenas produce entre 12 y 15 películas al año. Entre la nueva hornada de directores destaca Adilkhan Yerzhanov, el cuál ya ha asomado la cabeza por multitud de Festivales de Cine incluso de categoría A, mostrando un peculiar estilo narrativo que combina el cine negro, el neorrealismo y el humor absurdo. Todo ello enmarcado en historias localistas que reflejan el estilo de vida de su país y denuncian ciertas injusticias sociales, pero bajo la influencia cinematográfica de directores tan diversos como Kiarostami, Kitano, los hermanos Coen o los cineastas de la nouvelle vague francesa.

En Ulbolsyn, al igual que en su obra más conocida A Dark-Dark Man (2019), utiliza los códigos genéricos del wéstern y del cine negro, para trazar una historia sobre la liberación de la mujer en una sociedad eminentemente patriarcal donde conviven el tradicionalismo islámico y el nomadismo kazajo con la apertura de miras hacia otras culturas occidentales. El cine de Yerzhanov refleja todas esas contradicciones sociales a través de personajes y situaciones pintorescas en el pueblo de Karataş, un enclave de ambiente surrealista que parece detenido en el tiempo. La llegada de una joven tenaz que vive en la ciudad trastocará la pacífica existencia de los lugareños que buscarán defender sus creencias atávicas y, a menudo, injustas. A pesar del éxito internacional del director y de utilizar de manera sutil el humor para realizar una firme denuncia social, Yerzhanov no está bien considerado por los gobernantes de su país de origen que lo tienen prácticamente vetado allí por considerar que ofrece una imagen negativa de sus costumbres culturales.

La eterna lucha contra la sociedad patriarcal

La trama de Ulbolsyn es bien sencilla. La joven que da nombre al título regresa a su pueblo natal para llevarse consigo a la ciudad a su hermana pequeña. Durante un descuido en el que debe lidiar con la extraña burocracia y actitud de la gente del lugar, su hermana desaparece y la chica sospecha que ha sido secuestrada para obligarla a casarse en un matrimonio concertado con un hombre mayor, una especie de curandero muy respetado en el pueblo. La indignación de la protagonista irá en aumento, aún manteniendo siempre la calma, siendo el resto de la película el periplo que debe hacer denunciando la desaparición ante las autoridades policiales y buscando ayuda externa para que le ayuden a encontrarla, ahí entrarán en escena desde militares hasta periodistas influencers.

Para contar la historia Yerzhanov utiliza el costumbrismo, el absurdo y una narrativa de ritmo lento que parece no avanzar porque no se construye mediante la acción si no en base a la descripción que hace de diferentes actitudes que conforman un entorno de apariencia amable y con fondo terriblemente hostil en el que se protege la figura del hombre y a los que ayudan a conservar tradiciones tan reprochables como la de obligar a una niña a casarse con un adulto. Precisamente hace poco se viralizó por redes la grabación de un programa de televisión donde se veía como una niña de 9 años era vendida por sus padres en Afganistán, práctica habitual aún en algunos países. La película muestra que algunas mujeres han interiorizado esas tradiciones ancestrales como algo ético y necesario e incluso la menor tiene inculcado en el cerebro que es lo que realmente toca hacer.

Pero Ulbolsyn ha vivido fuera del pueblo y ha tenido acceso a otras culturas o formas de pensar que le han permitido replantearse la vigencia de esas normas irracionales. Bajo una apariencia de falsa vulnerabilidad (toda la película lleva un collarín del que se libera al final como metáfora), se esconde una mujer tenaz, fuerte y con las ideas muy claras que irá superando la continúa decepción que le provoca todo aquél al que acude y evita ayudarle para acabar tomando ella misma las riendas de su vida, haciéndolo además hasta las últimas consecuencias porque es, nunca mejor dicho, una mujer de armas tomar. La película tiene una apariencia de comedia negra ligera, a veces, casi amateur, frívola e intrascendente bajo el leit-motiv del «I feel love» de Donna Summer que suena en diversas ocasiones, una especialmente graciosa. Todo eso le da un encanto especial a la película que convierte la experiencia en un pequeño divertimento que te insufla reflexiones importantes sin que te des cuenta. Recomendable.


¿Qué te ha parecido la película?

Ulbolsyn

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: