AFFBCN 2021. Crítica de ‘Restart’: Mirar a las estrellas

Las críticas de Daniel Farriol en AFFBCN 2021:
Restart

Restart es un drama japonés escrito y dirigido por Hiroshi Shinagawa (Z Island (Deadman Inferno), Drop). Es la historia de Mio, una estudiante de secundaria que se muda a Tokio después de graduarse para convertirse en cantante en un grupo de idols. Las cosas no irán como espera y tras salir a la luz su relación sentimental con un cantante famoso casado, la presión mediática provoca que regrese a su ciudad natal de Shimokawa. Está protagonizada por Emily (Honebone), Shûhei Nogae (Jam, Vise), Makoto Shinada, Yuri Asakura, Shunsuke Fujii, Udai Iwasaki, Akihiro Nishino y Daisuke Matsuda. La película se ha estrenado en España en Filmin dentro de la programación del Asian Film Festival 2021.

Las idols como fenómeno de masas

Restart es un filme que funciona a varios niveles dramáticos bajo su apariencia trivial. La protagonista es una prometedora cantautora que deja Shimokawa para aventurarse en Tokio a la busca del sueño de convertirse en cantante profesional. Una vez allí se integra en un grupo de idols que actúa en locales de mala muerte, aunque comienzan a tener seguidores habituales que siguen manteniendo vivo el sueño de llegar lejos. Para los que no lo sepan, las idols japonesas son cantantes de música pop que representan en su forma de actuar y vestirse una idealización aniñada de la mujer muy arraigada a la cultura nipona. Son auténticas estrellas mediáticas con miles de seguidores, pero también simbolizan otros aspectos como la sexualización del icono femenino o la competitividad inherente a la cultura del país. Las idols deben someterse constantemente a la valoración del público para conseguir escalar en las distintas divisiones de popularidad como si se tratara de una liga deportiva, también dentro del propio grupo para conseguir ser la presencia central y voz principal de las canciones.

Para encarnar a Mio, la cantante protagonista, se ha escogido a una cantante real muy popular en su país llamada Emily que forma parte del dúo de folk-pop Honebone. En su debut para la gran pantalla evidencia algunas carencias interpretativas durante las escenas iniciales o en las que requiere de una mayor intensidad emocional, pero la dualidad de cantante-actriz que despliega en la película finalmente consigue hacer creíble la evolución interna del personaje ante los paralelismos existentes con su propia vida real. Eso sí, es en el momento de subirse al escenario cuándo puede demostrar su verdadero potencial artístico.

Entre el cielo y el suelo hay algo

Restart no es una película sobre las idols, pero ofrece algunas pinceladas interesantes sobre su funcionamiento. También aborda en tono crítico la especulación informativa en la que se mueven los paparazzis y la prensa amarilla que pueden llegar a hundir o ensalzar a personas a través de mentiras o medias verdades. En el caso de Mio, destapan la relación que mantiene con un cantante famoso que resulta estar casado y a punto de ser padre. Como reflejo de la cultura machista en que nos movemos la película destapa la culpabilización de la mujer que es la única perjudicada cuando ella no había engañado ni tenía ningún compromiso con nadie. Ante el despliegue mediático desatado por la popularidad de su amante, ella es despedida del grupo y su incipiente carrera como cantante queda frustrada. Es por eso que decide regresar a su pueblo natal para refugiarse con su familia y amigos de la infancia, sin saber muy bien que hacer con su vida.

Restart, como bien indica el título, muestra el proceso de reinicio o reconstrucción de una mujer herida que ha perdido las fuerzas para luchar por un sueño. El director Hiroshi Shinagawa que hasta ahora se había decantado por el terror y la comedia se lanza aquí a un melodrama clásico que puede conectar con un público mayoritario. El tono melancólico de sus imágenes combina a la perfección con una entrañable historia de amor-amistad central y algunos toques de humor escatológicos que a la postre resultan bastante infantiles. El retiro espiritual de la chica al pueblo natal y ese reencuentro familiar sirven también para insertar una emotiva subtrama sobre el concepto de familia más allá de lo puramente genético que haría las delicias del mismísimo Koreeda (el personaje del padre, por ejemplo). Estamos ante una película irregular y de estilo comercial que, pese a tener un desarrollo obvio y previsible, a veces casi telefilmero, contiene algunos destellos de lucidez que la hacen una propuesta interesante y enriquecedora en sus reflexiones más íntimas.


¿Qué te ha parecido la película?

Restart

6.5

Puntuación

6.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: