Crítica de ‘Resident Evil: Bienvenidos a Racoon City‘: Adaptación más fiel al juego, pero desastrosa

Las críticas de Óscar M.:
Resident Evil: Bienvenidos a Racoon City

En Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City, volvemos a Raccoon City, la sede del gigante farmacéutico Umbrella Corporation que ahora es un pueblo agonizante; la compañía ha dejado a la ciudad abandonada a su suerte, con una gran amenaza gestándose bajo su superficie. Un grupo de supervivientes deberán unirse para destapar la verdad detrás de Umbrella y sobrevivir a la noche.

La nueva adaptación de la saga de videojuegos está escrita y dirigida por Johannes Roberts y protagonizada por Kaya Scodelario, Hannah John-Kamen y Robbie Amell. Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City se estrena exclusivamente en las salas de cine de toda España el 26 de noviembre de la mano de Sony Pictures.

Rehacer el origen de la historia

Hasta ahora, la saga cinematográfica de Resident Evil seguía las aventuras de Alice contra la corporación Umbrella durante seis películas, las cuales, a medida que se acercaban a la fantasía superheroica (y se desconectaban de la saga de videojuegos) recaudaban más y más dinero. La nueva película Resident Evil: Bienvenidos a Racoon City supone un punto y aparte, volviendo a sus orígenes y recuperando a los emblemáticos personajes de los juegos.

Sin embargo, este regreso a las raíces intentando adaptar el videojuego original está plagado de errores que hacen que echemos de menos las películas protagonizadas por Milla Jovovich. A pesar de ser una adaptación más fiel, cae en la trampa de reutilizar las míticas escenas del juego sin que haya una conexión estable entre ellas, más allá de la pura y dura memoria del jugador.

Acumulación de escenas y personajes

No hay tensión, no hay emoción, no hay terror (algo que caracterizaba a los primeros juegos), el argumento no tiene ninguna base sobre la que sostenerse y va encadenando escenas como quien junta todos los pequeños vídeos del juego e intenta que tenga una coherencia sin usar las partes donde el jugador tiene que participar.

El guion es un batiburrillo de escenas claves de las dos primeras entregas de los juegos y una acumulación de personajes sin la más mínima coherencia. Parece que se han dado tanta prisa que deciden presentar a todos los personajes en apenas cinco minutos. Y me refiero a todos, pues aparecen Claire, Chris, Leon, Jill, Wesker, Birkin, el jefe de policía,… es como si estuviéramos viendo un resumen de todos los videojuegos a la vez.

Es tal la acumulación que es imposible que el espectador se identifique o sienta simpatía por algún personaje, de hecho, el guionista debe odiar al personaje de Leon, porque no hay otra forma de entender qué hace el personaje en la película, a parte de entorpecer y ocupar espacio en la pantalla. Y, además, Johannes Roberts se permite el lujo de incluir al personaje nuevo de la niña, la cual no aporta nada más que intentar provocar la sensación de miedo al principio, pero que tampoco tienen ningún sentido porque no hay un desarrollo posterior.

Diálogos y personajes estúpidos

Cuando presenciamos que los personajes se pasan toda la película hablando y preguntando cosas para explicar lo que está sucediendo en pantalla tenemos el mejor ejemplo de que el guionista no sabe escribir y Resident Evil: Bienvenidos a Racoon City está repleta de diálogos estúpidos, escenas incoherentes y explicaciones redundantes. Parece que los diálogos se han escrito con la función autocompletar de un teléfono móvil, están constantemente preguntando las cosas que están haciendo, como si estuviéramos viendo un capítulo de Los Simpsons con la audiodescripción forzada.

No hay nada peor para una película que sus personajes sean estúpidos, hagan cosas estúpidas y no tengan una justificación coherente para hacerlas (Los extraños es un buen ejemplo de este tipo de películas), aquí los personajes no tienen ninguna motivación, ninguna explicación, actúan como autómatas y transmiten menos interés al público que el nombre de una película sin traducir. Son planos, anodinos y es muy complicado empatizar con ellos.

Efectos especiales pobres y desfasados

Los efectos especiales son de lo peor que hemos visto en los últimos veinte años (por mucho que la película se ambiente en 1998 no hay justificación alguna para usar los efectos especiales que se hacían hace veinte años), no se han molestado ni en usar maquillaje para ciertos zombis (el perro, por ejemplo) y dan la sensación de que tenían un presupuesto de quince euros. Abusan de las pantallas verdes hasta la extenuación (para la entrada en la mansión parece que han usado los gráficos del primer juego) y no hay forma de que nos creamos nada de lo que está sucediendo en pantalla (han sido tan despreocupados que no han tenido cuidado ni al repetir un cuadro en las paredes de la mansión).

La fidelidad con la que Resident Evil: Bienvenidos a Racoon City recrea las escenas de los videojuegos es lo único salvable en una adaptación que parece haber estado producida por The Asylum y cuyos diálogos son infinitamente peor que los de sus películas. Este nuevo intento de adaptar los videojuegos a la gran pantalla fracasa estrepitosamente y nos hace añorar las películas protagonizadas por Jovovich, que al menos tenían mucha acción y mucha más personalidad.


¿Qué te ha parecido la película?

1.3/5 - (15 votos)

Resident Evil: Bienvenidos a Racoon City

4

Puntuación

4.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: