TERROR MOLINS 2021. Crítica de ‘Directamente para video’: Investigación sobre ‘Acto de violencia en una joven periodista’

Las críticas de Daniel Farriol en Terror Molins 2021:
Directamente para video

Directamente para video es un documental de investigación uruguayo con elementos de ficción escrito y dirigido por Emilio Silva Torres. Una reunión de devotos del “cine malo”, con la mítica película uruguaya ‘Acto de violencia en una joven periodista’ como parte central que acaba convertida en una investigación de inesperadas consecuencias sobre su director. Intervenciones de Roxana Blanco, Alfonso Tort, Daniel Hendler, Federico Rotstein y Santiago Calori. El documental se ha estrenado en España en Filmin dentro de la programación del Terror Molins 2021.

Cuando el cine cutre se convierte en cine de culto

Directamente para video es un documental que surge de la admiración obsesiva de Emilio Silva Torres por el filme de culto uruguayo Acto de violencia en una joven periodista (Manuel Llamas, 1988). Desconocida por estos lares, esa película amateur, grabada con una cámara VHS y sin presupuesto, se ha convertido en una obra referencial del «cine malo» y de lo «cutre» al mismo nivel que Plan 9 del espacio exterior (Ed Wood, 1959) o The Room (Tommy Wiseau, 2003), con miles de admiradores entre cineastas y cinéfilos que ven en ella el paradigma de lo que no hay que hacer en un rodaje y que precisamente por eso conserva un aura mítica que la hace especial frente a otras películas de baja calidad.

Si Ed Wood tuvo su sentido homenaje en la maravillosa película de 1994 que llevaba su nombre realizada por Tim Burton y el inefable Wiseau también tuvo el suyo con la humorística The Disaster Artist (James Franco, 2017), ahora le llega el turno al enigmático cineasta uruguayo Manuel Llamas. Directamente para video es un documental de investigación fascinante que se acerca primero desde el fenómeno fan a través de diversas entrevistas, pero que luego propone una ejercicio mucho más profundo de búsqueda para desentrañar la personalidad de quién había detrás de la película con algunos descubrimientos sorprendentes y cada vez más oscuros. De hecho, Emilio Silva Torres, director de este documental narrado en primera persona, se permite el lujo de incorporar en la segunda mitad del filme una parte ficcionada que la emparenta al cine de terror, algo que funciona bien de manera individual, pero que resulta algo desconcertante dentro de la narrativa de su propio documental.

Una película maldita

Directamente para video nos ofrece la visión subjetiva de su director en la búsqueda de información sobre Acto de violencia en una joven periodista y Manuel Llamas, de los que apenas se conservaban datos fiables. El proceso es una aventura inmersiva que nos sumerge en los fantasmas del pasado y en los recuerdos que la gente prefiere olvidar, pronto entenderemos que si todos los que hicieron la película se han desvanecido en el tiempo o se niegan a participar en la elaboración del documental es porque les resulta doloroso rememorar aquel rodaje.  Pero el documental también es una sincera manera de acercarse a lo que supone realizar cine amateur, a la pasión por el cine que va más allá del talento o del presupuesto con el que se cuenta. Llamas, al igual que Wood o Wiseau, y tantos otros anónimos de los que nunca conoceremos su existencia, era un auténtico apasionado por el séptimo arte que llevaba el cine en las venas y sentía la imperiosa necesidad de grabar/rodar los dictados de su imaginación sin preocuparse por lo que dijeran los demás.

El documental reflexiona sobre la elaboración del mito y sobre la complejidad del ser humano. En pos de conseguir sus objetivos, Llamas dejó muchos cadáveres (figurados) por el camino, es el ego y el egoísmo implícito en cualquier artista. Sin embargo, la investigación periodística abarca diversos escenarios que nos muestra a las claras el despotismo que desprendía la actitud del director hacia sus actores y equipo, pero también su indestructible amor por el cine o el impacto emocional positivo que dejó en otras personas cercanas. Directamente para video es una obra mucho más compleja de lo que parece a primera vista, un absorbente caleidoscopio cinéfilo sobre el arte de hacer cine y sobre el arte de mirar cine. Y claro, a todos los que aún no hemos visto el motivo central del documental nos entrará el gusanillo por descubrir esa joya del cine cutre que dicen que es Acto de violencia en una joven periodista.


¿Qué te ha parecido la película?

4/5 - (1 voto)

Directamente para video

7.4

Puntuación

7.4/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: