SITGES 2021. Crónica. Demonic, Sound of Violence, Caveat y Prisoners of the Ghostland.

Cobertura realizada por Daniel Farriol:
54 Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya – SITGES 2021

No es cine todo lo que reluce se ha desplazado hasta el 54 Festival de Sitges 2021. Cada día compartimos con todos vosotros cuáles son nuestras primeras impresiones sobre todas las películas que hemos tenido la oportunidad de ver durante estos diez días dedicados al terror y la ciencia-ficción en el lugar más emblemático para hacerlo y con el incomparable ambiente de entusiasmo por el género que se vive en la ciudad de Sitges. Hoy os hablamos de las películas: Demonic, Sound of Violence, CaveatPrisoners of the Ghostland.


Demonic

DEMONIC

Dirigida por: Neill Blomkamp
Intérpretes: Nathalie Boltt, Terry Chen, Andrea Agur
País: Canadá
Oficial Fantàstic Competición

Sinopsis: Un científico contacta con la hija de una asesina en serie para proponerle participar en la prueba de una tecnología experimental. El objetivo es introducirse en la mente de su madre, que en la actualidad se encuentra en coma, para comunicarse con ella. Pero el experimento no sale según lo planeado y acaba despertando los demonios del pasado de una forma inesperada y… ¿sobrenatural?

Nuestra opinión: Demonic ha sido una de las películas más (injustamente) vapuleadas de este Sitges 2021, aunque pensándolo bien casi todas las obras del director Neill Blomkamp lo son. Está claro que es un filme del todo imperfecto y mejorable, pero no podemos pasar por alto que su autor siempre arriesga y ofrece historias en las que aporta su particular estilo y punto de vista. Desde 2017 se haya inmerso junto a su hermano Mike en el proyecto de Oats Studios, productora independiente con la que ha elaborado distintos cortometrajes experimentales que se distribuyeron en YouTube y actualmente puedes ver también en Netflix. Demonic es la primera película producida por ese estudio que, además, se tuvo que desarrollar durante la pandemia.

El filme combina terror y ciencia-ficción es una vuelta de tuerca al subgénero de posesiones demoníacas con exorcistas guerreros en un entorno virtual. Solo por intentar algo diferente ya tiene mi atención y aplauso. Como todo lo que realiza Oats Studios aquí también se hace uso de las nuevas tecnologías aplicadas al cine, en este caso, un nuevo método basado en la captura volumétrica que convierte a los actores en objetos geométricos. Para que nos entendamos, las secuencias en las que la protagonista debe introducirse en la mente de su madre en coma se plasman en pantalla como si fueran un videojuego de simulación social al estilo de Los Sims. Eso descolocó a muchos y no acabó de convencer a otros. Pero como ya he dicho antes, a mi me gustan los cineastas que buscan nuevas formas de expresión y se arriesgan, más allá de los resultados finales. Y es que Demonic está plagada de buenas ideas y es mucho más entretenida de lo que te harán creer. Sigue fiel a ti mismo Neill Blomkamp.

 

Sound of Violence

SOUND OF VIOLENCE

Dirigida por: Alex Noyer
Intérpretes: Jasmin Savoy Brown, Lili Simmons, James Jagger
País: Estados Unidos
Noves Visions

Sinopsis: El brutal asesinato de su familia cuando apenas tenía diez años despertó en Alexis habilidades sinestésicas. Ya adulta, persigue implacablemente una obra maestra a través de horripilantes experimentos de sonido en la carne humana. Su búsqueda creativa se intensificará, sin que nada la detenga, ni siquiera el amor.

Nuestra opinión: Sound of Violence es un interesante filme de Alex Noyer que amplia el universo ya creado en su corto Conductor (2018) sobre la búsqueda del éxtasis a través de la música y la sangre. La descripción inicial del personaje central interpretado por una fantástica Jasmin Savoy Brown podría encuadrarse perfectamente en un filme dramático de corte independiente que a medida que avanza en su locura va derivando el género slasher y de serial killers con algún elemento cronenbergiano y del terror ochentero, pero también con una planificación de los crímenes cercan al torture porn o la saga Saw.

Esa placentera perfección artística que fluye del horror me recordó de alguna manera a Bliss (Joe Begos, 2019) cambiando los ritmos electrónicos de sintetizador por la pintura abstracta. El vínculo existente en ambas entre creación y muerte me parece muy atractivo y cinematográfico. Sound of Violence funciona mejor en su vertiente más sensorial y en el retrato más íntimo de la evolución de su protagonista y, tal vez, adolece de poca garra e inventiva en la trama policíaca. Eso sí, los fanáticos del gore tienen aquí una buena dosis para satisfacerlos, aunque el director afirma haber eliminado unas 20 páginas de escenas sangrientos.

 

Caveat

CAVEAT

Dirigida por: Damien McCarthy
Intérpretes: Ben Caplan, Jonathan French, Leila Sykes
País: Reino Unido
Panorama Fantàstic

Sinopsis: Isaac, un tipo sin rumbo y económicamente arruinado que parece arrastrar un pasado turbulento, acepta un extraño trabajo: cuidar de la –mentalmente inestable– sobrina de un conocido en una casa apartada del mundo. Una vez allí, y tras aceptar unas condiciones laborales excéntricas a cambio de una generosa suma de dinero, descubrirá un perturbador secreto que le obligará a participar en un macabro juego del gato y el ratón.

Nuestra opinión: Caveat es una propuesta sencilla y directa de terror atmosférico. Toda la acción transcurre en el interior de una casa que se convierte en un personaje en sí misma como sucedía en Relic (Natalie Erika James, 2020). Pese a contar con un presupuesto reducido, la limitación de la acción a unos pocos personajes y un guion que sugiere más que explicar una historia, Damien McCarthy logra un filme inquietante y perturbador a través de una cuidada e inteligente puesta en escena. La trama nos muestra a un hombre que es contratado para vigilar a una chica con aparentes problemas mentales que vive sola en una isla. Una vez allí, el hombre descubrirá algunos secretos y condiciones inesperadas que le obligarán a luchar por su propia vida y sortear los fantasmas del pasado.

Sin duda, lo mejor que tiene la película es el arranque con esa delirante iconografía que se saca de la manga para ambientar la claustrofóbica estancia. Incluye desde un muñeco de conejo tamborilero que se activa con las presencias paranormales hasta un complejo atuendo de cuero con correas y cadenas para impedir el acceso del cuidador a determinadas estancias de la casa como el propio dormitorio de la chica que, para más inri, sufre crisis que le dejan en estado catatónico. Estamos ante una película de casas encantadas, pero que elude la presentación habitual del género, aunque caiga finalmente en algunos lugares comunes. La acción transcurre lenta para centrarse en los ambientes y sensaciones de los personajes, subrayados con una fotografía llena de clarososcuros y un tratamiento sonoro más que destacable. No es un filme rompedor, pero su encanto creepy consigue llevarnos al desasosiego incómodo en muchos momentos.

 

Prisoners of the Ghostland

PRISONERS OF THE GHOSTLAND

Dirigida por: Sion Sono
Intérpretes: Sofia Boutella, Nicolas Cage, Nick Cassavetes
País: Estados Unidos
Oficial Fantàstic Especiales

Sinopsis: Dos ladrones de bancos, Hero y Psycho, aceptan una misión suicida para salir de la cárcel: rescatar a la nieta del gobernador tirano que controla Samurai Town. Bernice está atrapada en una zona sin ley conocida como The Ghostland, y los dos ladrones solo tienen tres días para salvarla.

Nuestra opinión: Menuda decepción me llevé con Prisoners of the Ghostland. A priori, la unión entre el sombrerero loco y director japonés Sion Sono con el inefable actor de películas y memes Nicolas Cage tenía que dar lugar a una obra de bizarrismo extremo e imprevisible. Pues no. El resultado es un filme de ciencia-ficción distópica que cae en los tópicos más manidos del cine apocalíptico con similitud retro a Mad Max (George Miller , 1979) o Los Nuevos Bárbaros (Enzo Castellari, 1983), pero sin la misma creatividad ni ingenio. El guion es tan caótico como suele suceder en el cine de su autor, pero esta vez no consigue levantar una historia con sus desbarres habituales hacia el humor grueso (ese traje que produce la explosión de un testículo) o las escenas de acción desvergonzada.

De hecho, pese a tener detalles e ideas tremendamente locas, el filme acaba pareciéndose mucho a una domesticación del estilo del director para llegar a un público más globalizado. La verdad es que tampoco se si lo conseguirá. Prisoners of the Ghostland puede entenderse como una revisitación de 1997: Rescate en Nueva York (John Carpenter, 1981) en clave de neo spaghetti western imposible con samuráis que parecen sacados del episodio de una telenovela turca. Pero lo peor de todo es que resulta aburrida. Excepto por un par de muecas de Cage en estado puro y algún que otro gag pasado de vueltas, la película parece un encargo realizado con desgana totalmente impropio del autor de las memorables Love Exposure (2008) o Why Don’t You Play In Hell? (2013). A veces más es menos. De lo peor que hemos visto en este Sitges 2021.


54 Festival de Sitges
Sitges 2021 - Poster

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: