Crítica de ‘Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos‘: Superhéroes asiáticos con un guion demasiado territorial

Las críticas de Óscar M.:
Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos

Shang-Chi y La leyenda de los diez anillos cuenta cómo el protagonista del título debe enfrentarse a un pasado que creía haber dejado atrás cuando se ve envuelto en la red de la misteriosa organización de los Diez Anillos. Está protagonizada por Simu Liu, Tony LeungAwkwafina y Michelle Yeoh, bajo la dirección de Destin Daniel Cretton y con un guión de David CallahamDestin Daniel Cretton Andrew LanhamMarvel Studios estrena Shang-Chi y La leyenda de los diez anillos en cines el 3 de septiembre de 2021.

Tras los acontecimientos de Vengadores: Endgame y la desaparición de Thanos, los seguidores de las adaptaciones cinematográficas de los cómics de Marvel entramos de lleno en la denominada «Fase 4», porque Viuda negra (ahora que no nos lee nadie) es y quedará como una película-homenaje para el personaje, pero de un segundo nivel (ni siquiera se han molestado en poner unos títulos de créditos finales como los del resto de películas). En Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos de nuevo nos encontramos con una película de presentación, porque, hasta ahora, no habíamos oído hablar de este personaje.

Las bases del cine oriental

Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos no lo tiene nada fácil, el listón está muy alto y tiene diez películas previas donde se han presentado a los personajes a la audiencia, y si algo caracteriza al equipo de Marvel-Disney es el intento de ofrecer siempre una propuesta diferente al público y alejarse del rumor malicioso de que sus películas tienen un guion escrito con plantilla. Encajar ahora es una tarea complicada y en esta adaptación se ha optado por un guion independiente de la saga que ya conocemos (a excepción de cierta aparición casi obligatoria) y centrado, en su mayor parte, en la cultura oriental.

Desde su presentación dentro de la «Fase 4» ya sabíamos que sería la «película asiática» del entramado Marvel, y en ese aspecto cumple totalmente con su denominación, con un guion y unas escenas de acción que la acercan muchísimo a películas de origen asiático (pero con proyección internacional), como Tigre y dragón o la saga Redada asesina (el propio personaje protagonista tiene en su habitación un póster de Kung-fu-sion). Pero Shang-Chi no se queda sólo en los homenajes, también va a lo profundo de esas historias: el desarraigo familiar, la ocultación de la mujer y el duelo por la pérdida de un ser querido.

Todos estos elementos que podemos ver siempre presentes en el cine asiático, tanto en el género de acción como en el drama, están presentes en Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos e incluidos con una sutileza suficiente para hacerlos universales y encajar en una película de superhéroes como la que queremos ver, dotándola de independencia y personalidad propia dentro del conjunto general de películas Marvel.

Un desarrollo irregular

Pero, aunque en este sentido es satisfactoria, el mayor problema llega hacia la mitad, su desarrollo es excesivamente lento y se abusa demasiado de las escenas retrosprectivas de la infancia de los personajes (los «flashbacks» para los americanos). Se repiten constantemente las mismas escenas mostrando otros planos o alargando las que ya hemos visto, y, aunque esta también es una característica del cine oriental, aquí llega a extender demasiado la duración de la película y ser bastante previsible.

Al igual que ha sido previsible en la presentación del personaje, aunque más bien ha sido la presentación de los poderes (derivados de los diez anillos que porta), en esta ocasión es el villano es quien tiene el poder y, aunque es una historia que viene de la saga Iron Man y lo cuenta correctamente como una leyenda, la adaptación gasta sus cartuchos demasiado pronto, con unas escenas bastante importantes visualmente (la escena del autobús o la pelea de los ninjas contra los monjes por la pared del edificio), pero se arrastra en la parte final y es demasiado condescendiente con el público asiático en el enfrentamiento final.

Las actrices salvan un guion demasiado autolimitado

En el aspecto interpretativo, Michelle Yeoh y Awkwafina están muy por encima de sus compañeros masculinos. Simu Liu (y sus corresponientes abdominales) están correctos, aunque un poco corto para el conjunto global, mientras que Tony Leung hace que su papel sea más importante que el protagonista, pero no tiene suficiente carisma de villano, el propio argumento se encarga de quitarle ese cargo cuando apenas llevamos cuarenta y cinco minutos de metraje.

En el aspecto humorístico, que tanto valoramos en estas adaptaciones, la mayoría de los golpes cómicos están centrados casi exclusivamente en la compañera del protagonista (interpretada por Awkwafina, que ya nos había ganado en Ocean’s 8 y Jumanji: Siguiente nivel) y tienen buen resultado, puesto que nos alivia la tensión del argumento y nos hace reírnos a carcajadas en muchas ocasiones.

Al guion de Dave Callaham (guionista de Zombieland: Mata y remata y Wonder Woman 1984) y Andrew Lanham se le puede achacar tener una estructura demasiado asiática para el público americano, y probablemente el público asiático dirá que está demasiado americanizado. Se queda a mitad de camino, de manera complaciente para ambos, pero a la audiencia no seguidora de las propuestas cinematográficas de artes marciales le resultará un poco pesada, aunque la música compuesta por Joel P. West (un habitual del director) nos acompañe por todo el metraje con una partitura adecuada y complemente a las escenas de una manera deliciosa.

Destin Daniel Cretton dirige Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos como la versión oriental de las películas de superhéroes de Marvel y es satisfactoria para su público, pero queda demasiado étnica para el público general y, aunque probablemente arrasará en la taquilla de los territorios orientales, habrá que ver la respuesta del público americano y europeo (por su específica y particular forma de contar la historia). En esta ocasión sí tenemos dos escenas adicionales durante y después de los títulos de crédito (Viuda negra sólo tuvo una al final) bastante interesantes: una enlaza con las próximas películas y otra se centra en la continuación de la historia de Shang-Chi.


¿Qué te ha parecido la película?

3/5 - (1 voto)

Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos

6

Puntuación

6.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: