Crítica de ‘Cenicienta‘: Actualizando el cuento clásico

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Cenicienta

Esta nueva y audaz versión musical del cuento tradicional sigue los pasos de Cenicienta, una joven ambiciosa cuyos sueños son más grandes de lo que el mundo le permite, pero que será capaz de perseverar y conseguir sus objetivos con la ayuda de su Fab G. Escrita y dirigida por Kay Cannon (Dando la nota), cuenta con un reparto estelar encabezado por la cantante y compositora nominada a los Grammy, Camila Cabello, Idina Menzel, Minnie Driver, Nicholas Galitzine, junto a Billy Porter y Pierce Brosnan. La película se estrena en exclusiva en Amazon Prime Video el 3 de septiembre de 2021.

Un cuento atemporal y muy actual

Camila Cabello es el personaje principal, la joven Cenicienta, una aspirante a modista cuyos sueños son manipulados por la malvada madrastra Vivian (Idina Menzel). Un día en el mercado conoce al príncipe Robert (Nicholas Galitzine), hijo del rey Rowan (Pierce Brosnan) y la reina Beatrice (Minnie Driver). Ambos se enamoran, aunque ella no sabe quién es. Con Rowan presionándolo para que se case, Robert convence a su padre de invitar a todas las mujeres del pueblo a un baile elegante diseñado para encontrarle pareja. Como sucediera en el cuento original, Vivian no deja asistir a Cenicienta, pero aparece una fabulosa madrina (Billy Porter) y a partir de ahí tenemos la historia que todos conocemos.

Muchos elementos del cuento clásico de Cenicienta son atemporales, pero siempre se puede realizar una nueva versión que llegue a una nueva generación aplicando detalles contemporáneos en muchos de los aspectos que han quedado obsoletos. Así, el principal punto empleado para darle la vuelta a algunos de esos elementos clásicos es contar la historia de una forma más cercana a lo que viven las niñas y las mujeres jóvenes de hoy en día.

Lo que sí se puede echar en cara al guion de Cannon es que se excede bromeando con lo que sucede en la historia clásica, a pesar de parecer al principio que la película se toma demasiado en serio contar esta misma historia clásica de Cenicienta. Dentro de su afán de respetar el texto original es donde marca la diferencia con sus cambios, como el hada madrina interpretado por Billy Porter (que aparece poco, pero al menos narra la película) o los recados que deja a la realeza, dejando claro que una mujer puede estar más preparada que un hombre para heredar el trono.

Dentro de todos los cambios que tenemos con respecto a la historia que conocemos, debemos destacar que en esta nueva versión Cenicienta no es sólo una joven guapa que espera ser salvada por un príncipe, sino que nos la muestran desde una perspectiva actual, como una mujer activa, intrépida e ingeniosa, que tiene sueños y anhela la independencia, y su principal prioridad es su carrera en una época en la que las mujeres no podían tener una. Una forma impecable de acercar a nuestro tiempo esta historia, y que también sirva de ejemplo para muchas espectadoras.

Que el ritmo no pare

Cenicienta cuenta con versiones de canciones escritas por algunos de los artistas musicales más populares de todos los tiempos, haciendo que los espectadores disfruten, y puedan bailar y cantar si se saben las letras. La película comienza con un grupo de aldeanos cantando «Rhythm Nation» de Janet Jackson mientras realizan sus rutinas diarias. Este detalle deja claro que la película va a tener una fuerte carga musical desde el inicio, pero también nos hace saber que estamos ante una versión moderna del cuento clásico.

Bien podrían haber empleado canciones modernas de las que más se escuchan ahora en las Playlist de su público objetivo, pero el detalle de iniciar la película con una canción que tiene ya 32 años es otro claro ejemplo de las intenciones de poner música contemporánea en una película de época, lo que no siempre da buenos resultados pero sí que hay ejemplos de éxito previos como Moulin Roge.

Toda la historia de Cenicienta se cuenta a través de canciones pop cantadas por los personajes, con más o menos acierto, pero hay algún momento musical que ha conseguido ganarme, y eso que no soy excesivamente fan de los musicales. Así, destaco la escena en la que el príncipe Robert entra al mítico baile, y las jóvenes que esperan ganarse su amor se presentan con el tema «Whatta Man» de Salt-N-Pepa para, inmediatamente después, Robert expresar su nerviosismo cantando el impresionante tema «Seven Nation Army» de The White Stripes, dos temas que se fusionan sorprendentemente bien con enérgicas actuaciones y cuidada dirección.

Otros temas que no pasan desapercibidos dentro de esta colorida y musicalmente emocionante versión son «Million to One» cantada por Cabello, «Material Girl» cantada por Menzel, y «Somebody to Love» cantada por Nicholas Galitzine.

Un gran elenco y Camila Cabello

El debut como actriz de Camila Cabello no es que sea precisamente elogiable, ni se llevará galardones, pero al ser un musical demuestra que es una cantante talentosa, con una gran voz y una presencia agradable en pantalla. Su personaje atraviesa muchos altibajos emocionales, y aunque no gestiones sus emociones de forma muy admirable interpretativamente, sí que está muy bien rodeada en la película como para que el conjunto de interpretes no defraude.

Idina Menzel es capaz de sacar lo mejor de su oscuro personaje como la malvada madrastra, y ya sabemos que cuando se interpreta a «un malo» se pueden sacar curiosamente más matices, logrando ser con diferencia una de las mejores interpretaciones de la película. Los padres del príncipe, interpretados por Pierce Brosnan y Minnie Driver, también son excepcionales como pareja, con una gran química pero también con los roces de cualquier pareja que lleva muchos años conviviendo aunque se trate de una pareja real.

Mención especial merece Billy Porter, que sin tener un papel destacado si que es el que más puede chocar a quienes conocen de sobra el cuento clásico, interpretando con acierto y mucho entusiasmo al «hada madrina» de la película. Y con poca presencia «real», pero grandes momentos divertidos, tenemos a James Corden como uno de los ratones que se transforma en sirviente de Cenicienta, que no es que haga un gran papel pero nos saca muchas sonrisas.

Con Cenicienta Kay Cannon se las arregla para trabajar con lo que tiene como lo hace Billy Porter vistiendo a Cabello, pasando de algo muy conocido y visto a algo novedoso y vistoso, demostrando que se puede actualizar una historia de forma contemporánea pero sin perder su identidad.


¿Qué te ha parecido la película?

Cenicienta

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: