Crítica de ‘Willy’s Wonderland’: Nic contra los muñecos asesinos

Las críticas de Daniel Farriol:
Willy’s Wonderland
 
Willy’s Wonderland es una comedia de terror estadounidense dirigida por Kevin Lewis (The Third Nail, The Drop) y escrita por G.O. Parsons. Es la historia de un misterioso hombre que se ve obligado a pasar la noche en el interior de un parque de atracciones en el que unos muñecos animatrónicos cobran vida e intentan asesinarle. Está protagonizada por Nicolas Cage (Pig, Prisoners of the Ghostland), Emily Tosta (Party of Five), Caylee Cowan, Beth Grant, Terayle Hill, Grant Cramer, Ric Reitz, Chris Schmidt Jr. y Duke Jackson. La película no se ha estrenado en cines en España. Puede verse en Movistar+ y Filmin desde el día 4 de Julio de 2021.
 

La Nickexploitation como género en sí mismo

En los últimos años toda película que incluya en su reparto a Nicolas Cage se ha convertido en un acontecimiento friki. Casi podría decirse que sus películas son un género en sí mismo. Si estuviéramos en los años 70 se le podría definir como la Nickexploitation. Willy’s Wonderland capta a la perfección ese espíritu festivalero en el que el público se acerca a ver a su ídolo para aplaudir sus excesos interpretativos al enrolarse en personajes y argumentos imposibles. El actor californiano ha entendido el juego y ahora parece más preocupado en convertirse en un producto de merchandising que en intentar alcanzar una nueva nominación al Óscar. ¿Eres de los que te has comprado la camiseta, la taza o los calzoncillos con el rostro del Nic?
 
Willy’s Wonderland es una comedia de terror de Serie B. Su demencial argumento gira en torno a un hombre misterioso al que se le avería el coche en un pueblo de la América Profunda y recibe el encargo de limpiar un parque de atracciones para saldar la deuda de la reparación. Durante la noche que pasará encerrado en el lugar descubrirá que está habitado por unos muñecos animatrónicos asesinos a los que deberá eliminar uno a uno para salir con vida antes del amanecer. Todo aquel que se ponga a ver la película tras leer la sinopsis está avisado del absurdo espectáculo que va a presenciar. Así que no me valen quejas de gente que diga que es una tontería y cosas así, lo estúpido es acercarte a esta película creyendo que vas a ver Leaving Las Vegas 2. 
 

Una ración de divertimento slasher

Willy’s Wonderland ofrece todo lo que se espera de ella. Violencia, sangre, humor absurdo y Nicolas Cage en su salsa. ¿Qué más puedes pedir? El actor interpreta aquí a un hombre silente que consume compulsivamente bebidas energéticas, se cambia de camiseta corporativa y juega al pinball con el mismo entusiasmo que el Tommy de The Who. Su empeño en dejar como una patena el interior del parque infantil es el mismo con el que destroza la cabeza de los muñecos que salen a su paso para matarle. Su personaje es un meme de internet en sí mismo. Hay que entenderlo así y no buscarle mucha lógica a algunas de sus acciones.

La aparición en escena de un grupo de adolescentes que viven en el pueblo y que pretenden pegarle fuego al lugar, sirve a la película para convertirse en un ochentero slasher de manual donde cada uno de los chicos interpreta el rol que le pertoca. Si has visto La cabaña en el bosque (Drew Goddard, 2011) sabrás a que me refiero y también cuál será el destino final de los cenutrios de turno. Es una película fabricada para ser disfrutada en las maratones festivaleras por un público entregado que aplauda cada uno de los asesinatos como si fuera un touchdown en un partido de fútbol americano. Solo te diré que el marcador final del partido será bastante alto.

‘Willy’s Wonderland’ es una chirigota de terror casero

En cuanto a los aspectos técnicos Willy’s Wonderland es más que correcta con los medios que cuenta. El director Kevin Lewis tiene experiencia suficiente en el cine de bajo presupuesto y de Serie B, aunque llevaba inactivo unos 14 años. El empujón que significa trabajar con Nic le ha devuelto al ruedo y ya tiene tres proyectos de terror en pre-producción, uno de ellos con animales que contraen la rabia y acechan a los vecinos de un pueblo. ¿Alguien más quiero verlo? Su trabajo aquí consiste en aportar dinamismo a través de un montaje rápido y cíclico, en utilizar los clichés del género en su beneficio y en lograr la atmósfera adecuada que combine horror jaranero y humor salvaje. Tal vez, pueda achacársele que los muñecos nunca llegan a ser suficientemente terroríficos, lo que puede frustrar a algunos espectadores.
 
Un aspecto a destacar es la banda sonora compuesta por Émoi. El músico es experto en jingles, por eso, además de contribuir con la música incidental para generar tensión y una canción que parece un hit de rock-soul de los años 60-70, también se encarga de las canciones infantiles que suenan a través de los monitores y megafonía del parque de atracciones. Especialmente machacón y pegadizo resulta el tema cumpleañero que se te meterá en el cerebro como una taladradora y recuerda en su impertinencia al jingle creado para el anuncio de Halloween III: El día de la bruja (Tommy Lee Wallace, 1982). El propio Émoi pone voz a Willy, la comadreja y líder del grupo de muñecos psicópatas. Willy’s Wonderland es un divertimento y placer culpable, una obra de derribo para pasar una tarde palomitera alejado de las preocupaciones diarias. Es cine de usar y tirar. Seguro que te lo pasas bien si te acercas a ella con espíritu chirigotero o eres de los que te ríes con los memes de Nicolas Cage. El resto de personas es mejor que se abstengan por su propia salud mental.
 

¿Qué te ha parecido la película?

Willy's Wonderland

6.5

Puntuación

6.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: