Crítica de ‘El libro secreto de Henry‘: Solvente drama familiar

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
El libro secreto de Henry

Cuando cree que su nueva vecina está en peligro, un niño de 11 años promete ayudarla y documenta todo su progreso en un cuaderno y grabaciones de audio. Dirigida por Colin Trevorrow (Jurassic World), El libro secreto de Henry está protagonizada por Naomi Watts y Jacob Tremblay, el joven actor canadiense que nos conquistó con La habitación. Completan el reparto Jaeden Lieberher (que ha aparecido en St. Vincent), Dean Norris (Breaking bad, La cúpula), Lee Pace (la saga de El hobbit), Maddie Ziegler (a quien oiremos en breve dando voz a Camille en Ballerina) Sarah Silverman (¡Rompe, Ralph!, I smile back). La película se estrenó en cines de España el 8 de diciembre de 2017, y ha llegado a Netflix el 4 de julio de 2021.

Emotiva y dramática historia familiar

El libro secreto de Henry comienza con unos bellos dibujos sobre papel antiguo en el que vemos construcciones cuidadosamente diseñadas, como si un arquitecto hubiera recopilado sus trabajos en un cuaderno. Todas estas imágenes se muestran acompañadas con la siempre emotiva banda sonora de Michael Giacchino, y deja claro que la película tendrá emotividad pero también aventuras, abriendo paso a la montaña rusa de emociones que vamos a vivir.

El guión se basa en la novela de Gregg Hurwitz (autor de novelas criminales y especialista en thrillers de misterio, que se ocupó de escribir varios episodios del remake-secuela de la serie V). En El libro secreto de Henry, Susan Carpenter (Naomi Watts) es madre soltera de dos niños, el pequeño Peter (Jacob Tremblay) de 8 años y Henry (Jaeden Lieberher) de 12. A pesar de su corta edad, Henry tiene una creatividad y una madurez desbordantes y es un apoyo constante para su insegura madre.

Un día, Susan descubre que sus vecinos guardan un oscuro secreto; la adorable Christina (Maddie Ziegler), compañera de clase de Henry, está en peligro y su hijo Henry ha ideado un plan para salvarla. A lo largo de los días en los que toma forma el elaborado plan de rescate de Christina, Susan se verá convertida en la pieza clave para que el plan tenga éxito.

Después de dirigir Jurassic World, y antes de adentrarse de nuevo en el mundo jurásico con la tercera entrega de la franquicia, Colin Trevorrow realizó esta película en la que descubre un mundo de desafíos a través de los ojos de un niño. No siempre el mundo está adaptado para que los más pequeños tengan facilidades a la hora de resolver problemas que ven a su alrededor y, así, El libro secreto de Henry muestra la impotencia y la frustración que el joven Henry siente cuando se enfrenta a cosas que no puede controlar, un sentimiento que pone de relieve con este genio que sabe que es muy superior a muchos de los adultos que lo rodean. Pero ni siendo superior es el héroe que puede salvar a todos, por muchas instrucciones que dé a las personas que lo rodean para sacar adelante un plan maestro que ha elaborado hasta el último detalle.

Prometía más lágrimas y emoción

El director Colin Trevorrow y el guionista Gregg Hurwitz querían realizar una ambiciosa película, cuanto menos original, pero no logra la efectividad deseada. La película prometía emotividad y la tiene, pues el giro que nos depara la película (y no comentaremos para no desvelar detalles importantes de la trama) hará que a más de uno se le ponga mal cuerpo y vea la película como un dramón. Pero las lágrimas no llegan al rio en exceso pues de fondo tenemos una aventura en la que esta madre deberá seguir las indicaciones de Henry para ayudar a la compañera de clase de su inteligente hijo, ayudando a descargar el drama con distendidas escenas de humor.

Quizá hubiera preferido se cebaran un poco más en jugar con nuestros sentimientos, o bien dotar de mucha más acción la trama aventurera de la película, pero al final ninguna de las dos facetas de la película se aprovecha al máximo, por lo que consigue quedar como una película con mensaje y con intensidad pero sin el golpe al estómago que augurábamos de inicio, lo que tampoco es malo pues no es tan predecible como pensábamos de inicio.

Lo que no se puede discutir es que la relación de amor maternal que vemos entre esta madre y sus hijos es perfecta, en parte gracias al trabajo actoral de los dos jovenes protagonistas, dos de los actores infantiles más emocionantes y emergentes de la industria cinematográfica actual, Jacob Tremblay -tan adorable como siempre- y Jaeden Lieberher -consolidando su talento ya demostrado-. Y qué decir de Naomi Watts, una actriz que nunca defrauda y uno de los puntos clave de la película para que sume puntos. Sobre su personaje gira toda la comunicación de la película, apreciando perfectamente la psicología con la que trata a los dos niños y nos llena de emoción.

El libro secreto de Henry pone la emoción en las escenas correctas, aunque no podemos culpar a nadie que piense que se deshace el drama según avanza la historia, pero aún así es capaz de tratar un tema muy serio con un toque de humor para compensar las escenas conmovedoras. Es un drama sentimental con un reparto excepcional que no se debe dejar escapar entre la amplia oferta actual, siendo capaz de emocionarnos un minuto y hacernos reír al siguiente.


¿Qué te ha parecido la película?

El libro secreto de Henry

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: