Crítica de ‘La espía (Spionen)’: La Mata Hari sueca

Las críticas de Daniel Farriol:
La espía (Spionen)

La espía (Spionen) es un drama de espionaje noruego dirigido por Jens Jonsson (Blinded, El joven Wallander). El guion está escrito por Harald Rosenløw-Eeg y Jan Trygve Røyneland (La decisión del Rey), inspirándose en hechos reales. Es la historia de la actriz y cantante Sonja Wigert, una diva en Estocolmo justo al estallar la Segunda Guerra Mundial. El oficial nazi Josef Terboven se fija en ella y la requiere para conseguir información de los suecos para los nazis, pero el servicio de inteligencia sueco también quiere que trabaje como espía para ellos. Está protagonizada por Ingrid Bolsø Berdal (Caza de brujas, Cold Prey: Fanáticos del Snow), Rolf Lassgård (Un hombre llamado Ove, The Investigation (El caso del submarino)), Damien Chapelle, Alexander Scheer, Erik Hivju, Edvin Endre, Johan Widerberg y Gitte Witt. La película se ha estrenado en Movistar+ el día 19 de Julio de 2021.

Actriz y espía doble

La espía (Spionen) es un drama de espionaje clásico rodado con la elegancia de la vieja escuela para narrar la increíble historia verídica de la actriz y cantante sueco-noruega Sonja Wigert que no dista mucho a las protagonizadas también por Hilde Krüger o la propia Hedy Lamarr. La historia nos sitúa a principios de los años 40, en plena Segunda Guerra Mundial, en la neutral Suecia y con la reciente ocupación nazi de la vecina Noruega. Una época extraña en la que era complicado mantener el equilibrio político y en la que muchos aprovechaban el incipiente poder alemán en Europa para acrecentar sus negocios o relaciones públicas con los nazis.  

Sonja Wigert era una estrella mediática en Suecia. Su amistad y colaboración con el director noruego Leif Sinding, reconocido miembro de la extrema derecha y simpatizante nazi, le llevo a aparecer en círculos alemanes donde llegó a conocer y encandilar a algunos miembros de las SS como Josef Terboven. La actriz fue reclutada entonces por la resistencia para aprovechar la simpatía que despertaba entre los alemanes para convertirse en una espía. Su principal objetivo era lograr la liberación de su padre que había sido llevado a un campo de concentración por defender unas ideas políticas consideradas como revolucionarias. Su vida se complicaría aún más cuando fueron los militares nazis los que le pidieron que se convirtiera en una espía que trabajase para ellos informándoles de los movimientos de la resistencia aliada en los países nórdicos. Sus dotes para interpretar le permitieron mantener un doble juego sin despertar suspicacias.  

Formalismo estético y una actriz en estado de gracia

La historia que cuenta La espía (Spionen) es más fascinante que la película en sí. El director Jens Jonsson realiza un trabajo notable en la puesta en escena, pero con una narrativa académica y formulista que no ofrece muchas sorpresas. La historia transcurre de manera previsible y a veces tenemos una sensación de dèja vú viendo la película. Con Fritz Lang y George Fitzmaurice en la recámara, el cineasta sueco ofrece un drama de espionaje que ahonda más en lado romántico que en la intriga o el tono político. Se echa en falta reflejar mejor la complejidad del entorno y cómo la figura de la actriz fue denostada paulatinamente por la sociedad sueca por esa aparente colaboración con los nazis. También hubiera sido de agradecer un tono hitchcockiano en las secuencias donde la mujer se expone a un mayor riesgo. Falta tensión dramática.

Pese a sus evidentes carencias, la película se beneficia de un impecable aspecto formal con una fotografía estupenda a cargo de Anton Mertens (Façades, La serpiente). Pero lo que de verdad hay que destacar es la brillante actuación de la actriz protagonista Ingrid Bolsø Berdal que borda su personaje. Ella se convierte en el máximo reclamo y el motor que hace que mantengas la mirada pegada a la pantalla. Desprende ese aura que caracterizaba a las actrices del Hollywood dorado para abordar el rol de una actriz sofisticada con gran influencia en las altas esferas y en el género masculino en particular. Si te gusta el cine de espías de los años 40 te interesará bastante esta película. Si buscas algo con acción y suspense te aburrirás por su frialdad escénica.


¿Qué te ha parecido la película?

La espía (Spionen)

6.5

Puntuación

6.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: