AMFF 2021. Crítica de ‘Eden’: La isla de las tentaciones

Las críticas de Daniel Farriol en el AMFF 2021:
Eden

Eden es un drama finlandés escrito y dirigido por Ulla Heikkilä. La historia nos muestra a varios jóvenes que asisten a un campamento cristiano para alcanzar la Confirmación. Allí deberán afrontar juntos sus problemas de fe, libertad o identidad durante una semana de difícil convivencia. Está protagonizada por Bruno Baer, Linnea Skog (Little Wing), Aamu Milonoff, Amos Brotherus (El artista anónimo), Satu Tuuli Karhu (Maria’s Paradise, Ilosia aikoja, Mielensäpahoittaja), Tommi Korpela (El otro lado de la esperanza, The Last Ones) e Irina Pulkka. La película se ha estrenado en España en Filmin a través del AMFF 2021 el día 26 de Julio de 2021.

 

Un campamento cristiano para jóvenes creyentes

Eden es el título de este interesante debut de Ulla Heikkilä. Un coming of age protagonizado por un variopinto espectro de adolescentes finlandeses que cubre los habituales temas de este subgénero como son el despertar sexual, las primeras decepciones románticas o el descubrimiento de tu propia identidad de género. Lo más curioso que tiene la historia y lo que puede diferenciarla de otras películas similares es el localización donde transcurre. El lugar es nada menos que un campamento cristiano para jóvenes creyentes a punto de su Confirmación. Allí deberán convivir durante una semana para ser formados en el estudio de la Biblia bajo la supervisión de pastores y voluntarios que les invitan a participar en juegos de grupo y otras prácticas religiosas. 

El desconcierto e incertidumbre adolescente ante sus primeras experiencias hacia la edad adulta son el motor de un guion que explora desde la superficie a unos personajes construidos bajo arquetipos pero que están bien dibujados. Es una película sobre la aceptación y el perdón en un contexto ligero y luminoso adornado por canciones de música de pop melódico con base electrónica. Es cierto que a veces abusa de esa estética desenfadada y videoclipera similar a la iconografía juvenil de la antigua cadena MTV, pero también se adivina un tono más severo en su retrato de la espiritualidad que evita que caiga en el simple serial para adolescentes.  

 

La espiritualidad como aprendizaje vital

Pese a que la religión es un tema presente en Eden no se puede decir que estemos ante una película religiosa. Se aborda más bien desde un prisma social y en como afectan nuestras creencias a las decisiones que tomamos. De hecho algunos de los jóvenes plantean serias dudas sobre el papel de la propia Iglesia o de algunos de sus símbolos. En ese sentido hay un contraste evidente en la forma de acercarse a la religión por parte de las nuevas generaciones que queda escenificado, de manera paradójica, con la más joven de los pastores del campamento. Es una chica que entiende como algo necesario el dejar aparcados los juegos de convivencia para centrarse en un acercamiento más litúrgico a las escrituras. Ella misma deberá procesar su propio crecimiento espiritual cuando sienta que sus opiniones no son bien recibidas o directamente rechazadas por la mayoría.

La película refleja con inteligencia los roles que adoptan los jóvenes dentro y fuera de su contexto habitual. Vemos como se puede perder la condición de reina de la escuela o sentirse extraviado con gente que no pertenece a tu círculo habitual. No deja de ser una manera temprana de afrontar lo que será su vida al dejar los estudios. Esa dificultosa aclimatación a la percepción y al juicio que tienen los demás de nuestras acciones servirá para plantear los conflictos sentimentales principales así como los problemas identitarios por los que atraviesan algunos de los chavales.

Un retrato juvenil poco transgresor

Sin embargo, Eden no escarba mucho más allá de lo previsible y sus tesis son bastante genéricas y finalmente inofensivas. Tampoco busca la crítica hacia lo religioso ni sus arcaicos estamentos. Parece no querer molestar a nadie, no hay un sola imagen que pueda herir sensibilidades a ninguna creencia. Como en cualquier película coral es importante el trabajo del reparto para hacer creíble lo que sucede en pantalla. La mayoría de actores tienen poca o nula experiencia, pero se puede decir que el cásting es bastante acertado. Si tuviera que destacar a alguien me quedaría con Aamu Milonoff y Satu Tuuli Karhu que también es verdad son las que tienen a su disposición los personajes con más pliegues de profundidad.

Eden es una película entretenida y agradable de ver. Está rodada con brío y entusiasmo nostálgico por Ulla Heikkilä que probablemente haya vertido algunas de sus propias experiencias de juventud en la historia. Por desgracia, el filme deja un regusto de ligera insatisfacción al desaprovechar la ubicación como un elemento más transgresor en los debates morales y éticos que se deslizan alrededor de sus diversas subtramas.


¿Qué te ha parecido la película?

Eden

6.4

Puntuación

6.4/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: