Crítica de ‘Las apariencias’: Bajo el influjo de Chabrol

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
Las apariencias
 

Desde su explícito título, Las apariencias, sexto largometraje del realizador francés Marc Fitoussi, se erige como un auténtico tratado sobre el arte de hacer en la vida que todo parezca más y mejor de lo que realmente es. Ya saben a lo que me refiero, seguro que conocen a alguna persona de esas que invierten mucha energía (y dinero) en vivir en una permanente puesta en escena con decorados, vestuario y maquillaje de ocasión para transmitir una imagen de vida perfecta. Acorde a esa puesta en escena, que ahora encuentra un eficaz altavoz gracias a las redes sociales, tienen ensayado un relato que omite las vergüenzas (ese hijo que suspende todo, ese pariente un poco cateto al que es mejor no presentar o esa rehipoteca para poder pagar las vacaciones) e insisten en lo fenomenal, fenomenal, fenomenal que estaba el hotel donde pasaron el último puente o en lo contentísimos que están con la nueva empleada doméstica que lo deja todo como los chorros del oro.

No olviden que vivimos unos tiempos en los que ser feliz es obligatorio, así que cualquier fisura que empañe la imagen de familia perfecta ha de ser tapada con prontitud, no importa tanto que algo no vaya bien como que no se vea.

Fitoussi arranca el film con una pronta y precisa presentación de los personajes y el contexto. Henri y Eve componen un matrimonio (muy) acomodado, director de orquesta él (Benjamin Biolay), directora de una biblioteca ella (Karin Viard), franceses afincados en Viena y con un hijo adoptivo que va al exclusivo Liceo Francés y al que no le falta de nada. Su círculo social es el de sus semejantes, es decir, otros franceses de la burguesía acomodada, también residentes en Viena, con los que comparten fiestas de cumpleaños y otros eventos sociales en los que ejercitar el arte de la más exquisita hipocresía.

Pero Las apariencias, sin abandonar del todo su naturaleza de comedia dramática, no tarda en encaminarse hacia el suspense en cuanto los nubarrones de la sospecha de infidelidad se ciernen sobre Eve. A partir de aquí, Fitoussi conduce su relato por una vía de incomodidad y sitúa a sus personajes en una ambigüedad moral que recuerda de un modo bastante explícito a cierto cine de Claude Chabrol (franceses burgueses, conflictos morales, suspense).

Karin Viard ejerce un indisimulado protagonismo al vehiculizar (a través del guion, claro) casi todas las líneas argumentales que sostienen la narración. Benjamin Biolay está intencionadamente (supongo) inexpresivo, lo cual le sirve para acentuar el misterio pero le resta potencia dramática cuando, hacia el final de la película, tenga que adoptar otra postura moral diferente. El reparto se completa con la siempre sugerente Laetitia Dosch (Passion simple, Bienvenida a Montparnasse) como la profesora del Liceo Francés a la que se dirigen las sospechas de infidelidad.

Durante gran parte del film, Las apariencias se comporta como una película canónica de celos, infidelidades, acosos y venganzas, sin embargo no cae en ningún momento en lo previsible. Fitoussi dirige con buen pulso, retrata con finura a toda esta corte de snobs insoportables y consigue, a lo largo del metraje, dar una segunda lectura, ya no argumental sino fílmica, a las apariencias aludidas en el título a través de varios momentos en los que el suspense se sustenta en el hecho de que determinadas cosas y situaciones no sean lo que aparentan.

La película, que hacia su acto final se encamina a un callejón sin salida argumental, consigue no descarrilar gracias precisamente a la firmeza de un Fitoussi que no cede ni a la tentación de convertir su film en un estereotipo ni a la de someterlo a ningún discurso ideológico. Más bien al contrario, antepone todo a la narración, la coherencia del relato, y el adecuado cierre de la historia. El resultado es una película entretenida, sugerente y moralmente estimulante. Gran trabajo de Karin Viard y gratificante reencuentro con Marc Fitoussi tras Luces de París, la única de sus películas estrenada hasta la fecha en nuestro país. Sería una espléndida noticia que alguna plataforma recupere las que permanecen inéditas.


¿Qué te ha parecido la película?

Las apariencias

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: