Crítica de ‘La casa del caracol’: Refrito de homenajes y referencias

Las críticas de Daniel Farriol:
La casa del caracol
 
La casa del caracol es un thriller de terror español dirigido por Macarena Astorga (Los ojos de Brahim, Voces contra el silencio). El guion corre a cargo de Sandra García Nieto adaptando su propia novela. La historia sigue los pasos del escritor Antonio Prieto que decide pasar el verano en un pueblo de la serranía malagueña en busca de la inspiración para su siguiente novela. Allí conoce a Berta, una mujer por la que siente una atracción instantánea, así como otros lugareños bastante peculiares sobre los investiga para convertir en personajes de su novela.
 
Está protagonizada por Javier Rey (El verano que vivimos, Orígenes secretos), Paz Vega (La piel del tambor, Rambo: Last Blood), Carlos Alcántara (Perro guardián, A los 40), Norma Martínez (Vunker, La esclava blanca), Luna Fulgencio (Padre no hay más que uno, A todo tren. Destino a Asturias), Ava Salazar, Pedro Casablanc (Explota Explota, Nieva en Benidorm) y Elvira Mínguez (Veneno, Ana Tramel. El juego). Tras pasar por la Sección Oficial del Festival de Málaga, la película se ha estrenado en salas de la mano de Filmax el día 11 de Junio de 2021.
 

Del Fantaterror al terror elevado, pasando de puntillas por Kubrick y Hitchcock

Macarena Astorga debuta en el largometraje de ficción con La casa del caracol, un ambicioso filme de género que sucumbe ante su propio artificio con la construcción de un guion tramposo y una realización tremendamente impersonal. La realizadora malagueña, conocida principalmente por su corto cómico Marta no viene a cenar (2017), ha dedicado los últimos años de su vida a la docencia, impartiendo clases de imagen y sonido. Tal vez haya sido eso un hándicap para afrontar este proyecto con una libertad creativa virginal. acogiéndose a una excedencia laboral y rodando en pleno confinamiento, se lanzó a la valiente aventura de rodar su primera película de ficción. En eso sí le aplaudo.
 
A priori, La casa del caracol tiene todos los elementos para que me hubiera gustado, pero los maneja tan mal que acaba siendo un auténtico despropósito. Es un filme de género que asume como propias un montón de referencias, homenajes, ideas y planos de muchas otras películas y cineastas. Pasa en un suspiro del Fantaterror setentero español al esteticismo del terror elevado más moderno. De Paul Naschy a Alejandro Amenábar. De Hitchcock a Stanley Kubrick. Vamos a encontrar referencias de películas clásicas del terror hispano como ¿Quién puede matar a un niño? (Narciso Ibañez Serrador, 1976), El bosque del lobo (Pedro Olea, 1970) o Los otros (Alejandro Amenábar, 2001). También muchas otras al terror foráneo como Sinister (Scott Derrickson, 2012), La casa encantada (Robert Wise, 1963) y, especialmente, El Resplandor (Stanley Kubrick, 1980).
 

Un juego referencial que está por encima de la historia

Ese constante juego referencial que posee La casa del caracol no beneficia nada a una trama de por sí ya enmarañada. No se puede incorporar fantasmas, monstruos, mitos y leyendas o alucinaciones en un mismo contexto y pretender que nos lo tomemos en serio. El argumento tiene espíritu de una Serie B de autocine o videoclub, del cine exploitation que se hacía en masa en los años 70 como simple disfrute palomitero, sin embargo, directora y guionista parecen empeñadas en hacerla pasar por una obra de Polanski o Stephen King. Es un error mezclar todo eso. La película termina convirtiéndose en un pastiche poco digerible que nunca encuentra el tono expresivo adecuado. Aún más cuándo parece querer renunciar al género del que se alimenta para llevarlo a un terreno más cercano al thriller psicológico con ínfulas de trascendencia.
 
Recientemente, la plataforma Netflix estrenó La mujer en la ventana (Joe Wright, 2021), una película que, pese a los palos recibidos por una parte de la crítica, sí sabía conjugar ese estilo referencial en un divertido juego de espejos que la emparentaba con Hitchcock o De Palma. Más allá del interés de la trama, la base semiótica y narrativa del audiovisual ofrecía un derroche puro de creatividad. Su juguetona puesta en escena utilizaba esos “planos robados” para construir una narrativa propia que se ponía a disposición de la historia y no al revés como sucede en La casa del caracol.
 

Jack Torrance se muda a Málaga en ‘La casa del caracol’

Pero como La casa del caracol va dando constantes bandazos, de esa solemnidad escénica pasamos luego a un epílogo impostado en el que se vuelve a quebrantar el estilo narrativo con otro guiño a modo de twist que va más enfocado al cine de terror festivo. No se entiende ese cambio y no se entiende porque no deciden hacerlo antes. Los actores deambulan perdidos entre los vericuetos psicológicos de sus personajes como fantasmas vagando por el inframundo sin hallar la puerta del averno. Se nota el esfuerzo de Javier Rey y Paz Vega por hacer creíbles sus personajes, pero hay diálogos que no se sostienen, en especial cuándo se da pie a la innecesaria subtrama romántica.
 
La historia de La casa del caracol nos muestra a un escritor que se traslada al viejo caserón de un pequeño pueblo para escribir su siguiente novela. Inicio clásico del cine de casas encantadas. Allí se encontrará con unos lugareños extraños que guardan muchos secretos y que se convertirán en su verdadera inspiración creativa. Pero, ¿está sucediendo todo realmente o es la mente del escritor la que empieza a crear su propia realidad paralela para potenciar la intriga de su novela? Ese interesante punto de partida se desaprovecha y no terminan de encajar los descubrimientos sobre la mitología del lugar con el terror más básico de ruidos en la oscuridad. Para que nos entendamos, Antonio Prieto no es Jack Torrance. La casa del caracol es una película de terror frustrada que no da miedo y que sí puede provocar algunas risas involuntarias entre los fans del género. Una lástima. Hay muchas cosas diseminadas a lo largo de la trama que me interesaría explorar de forma individual. Por desgracia, en el conjunto no funcionan. 
 

¿Qué te ha parecido la película?

La casa del caracol

4.2

Puntuación

4.2/10

2 comentarios en «Crítica de ‘La casa del caracol’: Refrito de homenajes y referencias»

  • el 21 junio, 2021 a las 02:32
    Enlace permanente

    Muy acertada crítica y de acuerdo con todo. Sí que debo añadir tras haber leído una entrevista a la autora y guionista que ella lo visualizaba parcialmente con una historia de amor. De ahí ese “innecesaria” subtrama. Había que meterlo aunque muy cogido por los pelos.

    De thriller psicológico a fantástico, tras verla lo he resumido como “he visto un gialo”. Independentientemente de en qué género encaje y ya solo con la escena de apertura + 2 minutos, sí que considero que la atmósfera se mantiene acorde.

    Buen artículo y un saludo

    Respuesta
    • el 21 junio, 2021 a las 08:34
      Enlace permanente

      Muchas gracias por tus palabras y aportaciones, Miguel. No he leído la novela y, tal vez, ahí la historia de amor sí tiene más peso en la historia, pero en la película se siente forzada y sin chispa. Sí, una de las cosas buenas que tiene es la ambientación. Un saludo y gracias por leer ‘No es cine todo lo que reluce’.

      Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: