Crítica de ‘En un barrio de Nueva York’: Imprescindible para los amantes del musical

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
En un barrio de Nueva York
 

Tras más de un año en el que hemos pasado de una cartelera paralizada con los cines cerrados a una apertura a medio gas con los grandes estrenos retrasados a perpetuidad o, peor aún, lanzados directamente a plataformas de visionado doméstico, parece que se avecinan meses en los que vuelven estrenos de títulos potentes para la cartelera como la novena entrega de una saga en la que salen tíos que van en coche a mucha más velocidad de la que le parece bien a la DGT, la nueva peli del universo Marvel protagonizada por una superheroína con película propia, la siguiente película del director español más taquillero del momento, segundas partes de animales parlantes, secuelas de films de animación con estrellas del baloncesto o la siguiente peli del otro universo de superhéroes, el de DC Cómics. Entre tanto ruido, hay que estar atento a otras películas que se estrenan más de tapadillo, con menos aparato mediático y menores expectativas de taquilla y que, ¡oh, sorpresa!, nos permiten descubrir auténticas joyas como esta En un barrio de Nueva York que bien merecería convertirse, boca a oreja mediante, en la película del verano.  

Es curioso y hasta cierto punto decepcionante lo poco conocido que es en España alguien tan brillante como Lin-Manuel Miranda, un tipo con el suficiente talento para escribir, cantar e interpretar y hacerlo todo bien. A sus 41 años, además del premio Pulitzer, le adornan tres premios Tony, tres Grammy y un Emmy. Es decir, solo le falta el Óscar para sumarse a la prestigiosa lista de dieciséis personas que, hasta la fecha, han completado el EGOT. Óscar al que por cierto ya ha sido nominado en una ocasión por la canción “How Far I´ll Go” de Vaiana.

Tras el arrollador éxito de su musical Hamilton (once premios Tony incluidos) sobre la vida de Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos de América, y que puede verse en la plataforma Disney + desde hace más de un año, llega ahora a los cines la adaptación cinematográfica de su primer musical “In the Heights” que en España se estrena con el poco atractivo título de En un barrio de Nueva York.

In the Heigths comenzó, como tantos otros, siendo un musical pequeñito en el off-Broadway hasta que su éxito le llevó a dar el salto a Broadway en el Teatro Richard Rodgers donde se estrenó en la temporada 2008 para terminar siendo la gran triunfadora de los Tony con cuatro premios que incluyeron el de mejor musical del año.

En un barrio de Nueva York (trataré de utilizar el título español) tiene una base argumental netamente autobiográfica en los orígenes puertorriqueños de la familia del propio Lin-Manuel Miranda aunque él nació y se crio en Nueva York, precisamente en el barrio de Washington Heights donde se desarrolla la película. Las referencias a West Side Story son inevitables y casi obligadas, pero no nos llevemos a engaño, el parecido termina en el hábitat: la comunidad latina en Nueva York. Tanto el desarrollo argumental como la orquestación se distancian enseguida de la inmortal obra maestra de Stephen Sondheim (libreto) y Leonard Bernstein (partitura).

Desde la canción de apertura, titulada “In the Heights” y auténtica introductora de personajes y situaciones, se hace una explícita declaración de intenciones sobre lo que va a venir después: una emotiva historia de exaltación de las raíces latinas en la que no faltan temas tan universales como el apego a la familia, la lealtad a los orígenes, la lucha por alcanzar los sueños (o sueñitos), las dificultades de salir de las limitaciones de un entorno étnico y, por supuesto, el amor, no en una, sino en dos historias románticas entre los personajes principales.

Aunque el reparto es bastante coral, no cabe discutirse el protagonismo de Anthony Ramos interpretando a Usnavi, genuino alter-ego de Lin-Manuel Miranda. A partir de él se engrana un conjunto de personajes que incluye a su amigo Benny (Corey Hawkins), a su prima Nina (Leslie Grace) y a su enamorada Vanessa (Melissa Barrera). Ellos constituyen el cuarteto principal y suyos son los temas musicales más potentes, pero el brillante libreto de Lin-Manuel Miranda y Quiara Alegria Hudes incluye un importante elenco de personajes secundarios con nombres como la maravillosa Daphne Rubin-Vega (Mimi en el cast original de Rent en Broadway), Gregory Diaz, Olga Merediz, Jimmy Smits y el propio Lin-Manuel Miranda (que interpretó a Usnavi en el montaje original y durante cientos de representaciones en Broadway) y aquí se reserva un pequeño y entrañable papel.

A pesar de que no he tenido la oportunidad de ver el musical en su versión teatral, no me resulta difícil ver como la adaptación cinematográfica huye con éxito de las limitaciones de un escenario para sacar las canciones a la calle, algo que no han conseguido todos los musicales que durante los últimos años han dado el salto al cine (Cats es el caso más sangrante, pero hay otros). Gran parte del mérito estriba en la dirección de Jon M. Chu que con un pulso indesmayable hace que los ciento cuarenta y tres minutos de metraje parezcan muchos menos.

Las coreografías de algunos números como “96.000” o “Carnaval del Barrio” son sencillamente espectaculares y la partitura combina con gusto exquisito los ritmos latinos con músicas urbanas y canciones más pegadas a la tradición del musical americano. Un reparto formado en su mayor parte de rostros poco o nada conocidos resulta ser un conjunto de buenos actores y actrices, excelentes bailarines y maravillosos cantantes. La calidad vocal del reparto es incuestionable especialmente en lo que se refiere a las voces femeninas. Lo de Leslie Grace y Melissa Barrera es brutal.

En un barrio de Nueva York es una película vibrante, emocionante, divertida y buenrrollera. Imprescindible para los amantes de los musicales.


¿Qué te ha parecido la película?

En un barrio de Nueva York

9

Puntuación

9.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: