Crítica de ‘Super Me’: Si yo fuera rico…

Las críticas de Daniel Farriol:
Super Me
 
Super Me es un filme china de aventuras con un toque sobrenatural, escrito y dirigido por Zhang Chong (Di Si Mian Qiang). Cuenta la historia de Sang Yu, guionista caído en desgracia que vive en la miseria y que cada vez que se duerme es perseguido por un demonio que quiere matarlo. Un día descubre que también es capaz de traerse tesoros que se le aparecen en ese mundo onírico para convertirse en un hombre rico en el mundo real. Está protagonizada por Darren Wang (The Rookies, 10.000 Miles), Song Jia (The Guilty Ones, Cold Steel), Cao Bingkun, Wu Gang, Kevin Lee y Chin Shih-Chieh. La película no ha pasado por cines en España y se ha estrenado a través de Netflix el día 9 de Mayo de 2021.
 

Las pesadillas y los sueños

Super Me es lo que podría considerarse un blockbuster en toda regla generado por la industria de cine china. Es un producto enfocado al puro entretenimiento palomitero y cuya única intención es hacerte pasar un buen rato. Y a buen seguro que, si te gustan este tipo de películas, lo conseguirá. El protagonista es Sang Yu, un guionista al que todo le empieza a ir mal cuándo empieza a sufrir por las noches unas extrañas pesadillas. Cada vez que cierra los ojos, aparece en un mundo onírico dónde es perseguido por un horrible demonio que quiere matarle. Los sueños los siente cómo algo tremendamente real y doloroso, por lo que evita dormirse hasta que su cuerpo ya no puede más. Sin capacidad para concentrarse en el guion que tiene que escribir, sus recursos económicos se agotan y es desahuciado por no pagar el alquiler al propietario.
 
Se convierte, entonces, en un vagabundo que sobrevive comiendo algunas empanadas en un puesto callejero y usando la red inalámbrica de algún local para seguir escribiendo. Cuando le roban el portátil siente que su vida ha tocado fondo mientras observa en la lejanía a la mujer de la que siempre ha estado enamorado en secreto desde que era un adolescente. La chica ahora regenta una cafetería que está en venta por falta de clientela. Por suerte, todo cambia para él cuándo descubre que puede traerse al mundo real algunos objetos de valor que aparecen en el mundo onírico de sus sueños. De la noche a la mañana, nunca mejor dicho, se convierte en un hombre rico y poderoso que puede convertir todos esos deseos en algo tangible. ¿Deberá pagar un precio por ello?
 

“Si yo fuera rico. Dubi dubi dubi dubi dubi dubi dubi du”

La primera secuencia de Super Me sucede en el interior de un tren. Estamos en una de esas pesadillas y la primera aparición espectral nos hace presagiar lo peor. Es un efecto CGI mejorable y poco vistoso que no hace justicia a los buenos efectos visuales que tiene la película con posterioridad. Super Me tiene un inicio bastante entretenido con algunos toques de humor que dejan claras cuáles son sus armas para conquistar al espectador. Aunque con posterioridad las aventuras del protagonista se volverán más previsibles y se sazonarán con algo de romanticismo y melodrama, la película sigue funcionando bastante bien dentro de lo que quiere ser.
 
Super Me podría entenderse cómo una metáfora sobre el bloqueo del escritor, sobre los fantasmas de la página en blanco. También podría establecerse un enfoque psicoanalítico, pero considero que esta parte no encaja demasiado bien con el tono general de la película. El plano más accesible de la película es la fábula sobre un hombre que se convierte en alguien rico para entender cuáles son las verdaderas cosas importantes de la vida. La codicia capitalista del mundo nos hace perder la perspectiva de quién somos y desviarnos del camino. A su alrededor encontrará gente que quiere apoderarse de ese don y arrebatarle todas sus riquezas. El dinero no da la felicidad, pero ayuda. El castigo llega por ser demasiado codicioso. Posiblemente, la segunda mitad de la película desaproveche las posibilidades iniciales que tiene la historia y la aventura fantástica queda demasiado relegada a un segundo término, aún así encontraremos escenas de acción espectaculares y muy bien coreografiadas entre las que destaca la que sucede en una escalera. Super Me es cine de efecto instantáneo, para divertirse sin complejos. 
 

¿Qué te ha parecido la película?

Super Me

6.3

Puntuación

6.3/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: