Crítica de ‘Ragnarok (Temporadas 1 y 2)’: Thor, superhéroe adolescente

Las críticas de Daniel Farriol:
Ragnarok
 
Ragnarok es una serie creada por Adam Price (Borgen, Algo en que creer), co-producida por Dinamarca y Noruega que combina cine de superhéroes con mitología nórdica. La dirección corre a cargo de Mogens Hagedorn (Bajo la superficie, Pros and Cons) y Jannik Johansen (La ruta del dinero, Rita) y los guiones están escritos principalmente por Emilie Lebech Kaae y Simen Alsvik, con la colaboración en algunos capítulos de Christian Gamst Miller-Harris, Marietta von Hausswolff von Baumgarten y Jacob Katz Hansen, todos ellos bajo la supervisión del propio Adam Price
 
Está protagonizada por David Stakston, Jonas Strand Gravli (22 de Julio, Wisting), Herman Tømmeraas, Theresa Frostad Eggesbø, Synnøve Macody Lund (Headhunters, Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte), Danu Sunth, Emma Bones (Home Ground), Henriette Steenstrup (Cuidado con los niños, Turn Me On, Goddammit), Gísli Örn Garðarsson (Vultures, Children), Ylva Thedin Bjørkaas y Odd-Magnus Williamson. La primera temporada se ha estrenado en Netflix el día 31 de enero de 2020 y la segunda temporada el día 27 de Mayo de 2021.
 

La creación de un mito y de un superhéroe juvenil

La serie Ragnarok nos propone un curioso y entretenido cruce entre el cine de superhéroes juvenil y el repaso de Wikipedia por la mitología nórdica. Durante la primera temporada conoceremos a Magne, un joven inadaptado y con problemas de dislexia que llega a un pueblo llamado Edda junto a su madre y su hermano. Allí descubrirá que tiene una misión y que sus capacidades físicas cobran una nueva dimensión. Es un inicio clásico del cine de superhéroes en el que el protagonista deberá aprender a manejar sus poderes al tiempo que afronta una etapa de autodescubrimiento en su vida. Un coming of age con elementos fantásticos que nos adentra en el mundo de los mitos y leyendas con un título que alude a la batalla del fin del mundo. La eterna lucha entre el bien y el mal representada por Dioses y Gigantes. 

De ese modo, los personajes de la serie, con apariencia humana y normal, se convierten en una especie de reencarnación actualizada de esas leyendas. Si Magne es Thor, martillo incluido, también veremos aparecer a su lado a Odín o Loki e incluso más adelante se empezarán a incorporar seres mitológicos como la Serpiente de Midgard. Pero las batallas épicas y los mundos fantásticos se reducen aquí a su mínima expresión, Ragnarok apuesta por hacer un acercamiento que concentra sus esfuerzos en la incertidumbre adolescente. Tras un primer capítulo modélico, la primera temporada acontece principalmente en un entorno típico de college movie donde los conflictos sentimentales de los estudiantes están por encima de la propia leyenda mitológica.   

Diferencias entre la primera y segunda temporada

Sin duda, hay diferencias notables entre la primera y la segunda temporada de Ragnarok. Si en la primera el protagonista absoluto es Magne, en la segunda es su hermano Laurits quién asume ese rol. Varios personajes importantes de la primera entrega pierden peso en esta continuación, el caso más claro lo tenemos con la pánfila Gry que ahora tiene una presencia testimonial.  Por contra, se vuelve mucho más interesante el de Saxa y se incorpora con fuerza Iman, la pizpireta compañera de fatigas de Magne en estos nuevos capítulos. Es una joven con ascendencia de Sri Lanka que descubre que también tiene poderes, en concreto, puede sugestionar a otros con su mente para que realicen tareas en contra de su voluntad. Es un personaje que aporta frescura a la trama, pero que no se termina de aprovechar. Hay más sorpresas que no desvelaremos, pero una breve aparición hará especial ilusión a los fans de la primera entrega.

Se siente un mayor énfasis en vincular la historia con la mitología nórdica y dejar un poco de lado el tono estudiantil. Los chicos protagonistas tienen unos 17 años y deben compaginar sus aventuras fantásticas con hacer los deberes y preparar exámenes, sin embargo, se elimina ese espacio de los guiones y queda reducido a un par de comentarios de vez en cuando. El personaje de Turid, la madre de Magne y Laurits, es aún más estúpido y sigue sin enterarse de nada de lo que pasa a su alrededor. Aunque la segunda temporada propone un giro más adulto en la trama, se hace un poco bola la constante indeterminación de Laurits y Fjor por decidir en qué bando luchar y, también, las dudas de Magne al querer renunciar a su destino heroico. A pesar de ser solo 6 episodios, la sensación es que no se avanza lo suficiente y que estamos dando vueltas sobre el mismo asunto demasiado tiempo. Está claro que la serie está pensada para afrontar varias temporadas más y eso perjudica el ritmo general de los episodios.

Ecología e identidad

Ragnarok es una serie que aborda varios temas de actualidad como la preocupación por el medio ambiente. La empresa que dirigen los gigantes Vidar y Ran (personajes perfilados como si de vampiros se tratasen) ha contaminado el agua con sus vertidos tóxicos. Los jóvenes del pueblo retomarán el activismo de la malograda Isolde y organizarán diversas actividades de repulsa. El otro tema determinante es la identidad. Todos los personajes buscan conocerse mejor y encuentran obstáculos en el camino que les dirigen por un camino distinto al que tenían proyectado recorrer. La conexión entre las diversas subtramas resulta un poco dispersa, pero la serie puede ser un entretenimiento ligero para los amantes del género fantástico con enfoque juvenil.

Los grandes activos que tiene la serie son los paisajes naturales donde está rodada y una banda sonora cargada de temazos. Si la primera temporada nos deleitaba con canciones de Hallway Swimmers, Subterranean Street Society, Beds ans Beats, y, en especial, el “Outro” de M83, en esta nueva entrega podemos destacar la versión que hace Safari Riot de la mítica “Where is my Mind?” de The Pixies o el “Yo! My Saint” de Karen O. Estaría bien que no se gastase todo el presupuesto en la selección musical y también se ampliasen las localizaciones y escenarios donde sucede la trama. A veces se tiene la sensación de estar en una sitcom de estudio con esas constantes visitas de todos los personajes al mismo local de comida rápida. Ragnarok apunta a que tendrá una tercera temporada mucho más épica dónde los elementos fantásticos cada vez estarán más presentes. 

 

Listado de episodios – Ragnarok (Primera Temporada)

La primera temporada de la serie nórdica Ragnarok está compuesta por 6 episodios de entre 40 y 49 minutos de duración cada uno.

 

Listado de episodios – Ragnarok (Segunda Temporada)

La segunda temporada de Ragnarok está compuesta por 6 episodios de entre 47 y 55 minutos de duración cada uno.

 

¿Qué te ha parecido la serie?

Ragnarok

6.5

Puntuación

6.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: