Crítica de ‘Cero (Zero)’: Los invisibles de Milán

Las críticas de Daniel Farriol:
Cero (Zero)
 
Cero (Zero) es una serie italiana creada por Menotti (Bendita Locura, Le llamaban Jeeg Robot) que combina comedia adolescente, drama social y fantasía. En la dirección encontramos los nombres de Ivan Silvestrini (Dragonheart: Vengeance), Paola Randi (Luna Nera), Margherita Ferri (Zen sul ghiaccio sottile) y Mohamed Hossameldin. Mientras que para los guiones se cuenta con Carolina Cavalli (Mi hanno sputato nel milkshake), Antonio Dikele Distefano (Basement Café), Lisandro Monaco (7 vite), Massimo Vavassori (Alcoholist) y Stefano Voltaggio (Titanic: Sangre y acero).
 
La historia nos sitúa en los suburbios de Milán donde vive un joven tímido, hijo de inmigrantes africanos, que sueña con convertirse en dibujante de cómics al tiempo que descubre que tiene el poder de volverse invisible. Entablará amistad con otros jóvenes que intentan proteger El Barrio de la especulación inmobiliaria que quiere echarlos de allí bajo amenazas mafiosas. Está protagonizada por Giuseppe Dave Seke, Haroun Fall, Beatrice Grannò (Tornare, Gli Indifferenti), Dylan Magon, Daniela Scattolin, Virginia Diop (Bar Giuseppe), Giordano De Plano y Frank Crudele. La serie está distribuida en España por Netflix desde el día 21 de Abril de 2021.
 

Cuando ser pobre te convierte en invisible

La serie Cero (Zero) tiene un arranque prometedor en su combinación de drama social con cine de superhéroes. El protagonista es un chaval, hijo de inmigrantes africanos, que vive en uno de los barrios más desfavorecidos de la ciudad italiana de Milán. Un día, por casualidad, descubre que tiene el poder de la invisivilidad, pero aún no sabe controlar cuándo puede desaparecer. De hecho, él siempre se ha considerado una persona invisible para los demás. Es la metáfora perfecta para abordar la verdadera historia central de la serie sobre los invisibles de Milán. El retrato de un barrio pobre dónde se ubica la mayoría de la inmigración de la ciudad que lucha por sobrevivir al desprecio policial y al proceso de gentrificación que pretende transformar la imagen del barrio. 
 
El paisaje urbano al que están acostumbrados empieza a cambiar. Una poderosa constructora, con la colaboración de los mafiosos del barrio, está intentando vaciarlo de inmigrantes y vagabundos para crear complejos inmobiliarios de alto standing. El joven protagonista, Zero, se aliará con algunos amigos para defender El Barrio y desenmascarar la «operación ladrillo» que busca acrecentar el muro existente entre ricos y pobres. Aunque muchos de nosotros nos acercaremos a esta serie por su componente fantástico, en realidad, se hace poco uso del poder de la invisibilidad. Unas cuatro o cinco veces en los ocho episodios de esta primera temporada. Los creadores apuestan más por adentrarse dentro del territorio de contenido social, de tal manera que cuándo abordan lo fantástico casi molesta.
 

El discurso social se diluye

El frágil equilibrio entre realismo y fantasía de Cero (Zero) se va diluyendo a lo largo de los capítulos. Una vez establecido el paralelismo metafórico que subraya el título y nombre del protagonista, la serie avanza sin saber muy bien hacia dónde dirigirse. Tampoco ayuda el tono de ligereza empleado que la enfoca más a la comedia que al drama. Los guionistas parecen excesivamente preocupados por alcanzar a un público juvenil y mayoritario, por eso introducen subtramas románticas que cobran demasiado peso dentro de la historia. Me resulta tremendamente forzada y poco creíble toda la historia entre Zero y Anna, el romance que surge entre el chico pobre y la ricachona. Eso echa al traste las posibilidades iniciales que tenía la serie.
 
En el lado positivo encontramos que Cero (Zero) tiene un ritmo dinámico que nunca llega a aburrir. Sus capítulos de menos de media hora hacen que puedes verla casi del tirón. Cuenta con un reparto de jóvenes talentos desconocidos que aportan frescura y credibilidad. Zero está interpretado con suficiente carisma por Giuseppe Dave Seke. Es un personaje bastante pasivo, al que le cuesta tomar decisiones, pero funciona en la manera que se construye su arco dramático. Trabaja como rider en una pizzería, tiene problemas en casa con su padre, y sueña con irse a París para convertirse en dibujante de cómics. Esa pasión unida a la capacidad que tiene por hacerse invisible debería haber dado a lugar a una narrativa visual más cercana a las viñetas, algo que la ficción asiática sabe hacer muy bien. En ese sentido, la realización resulta bastante pobre y poco imaginativa. Del reparto también destacaría el naturalismo que aportan Haroun Fall, como Shariff, o Daniela Scattolin, como Sara.
 
Cero (Zero) es una serie sencilla y demasiado amable que entretiene con la misma facilidad que se olvida. Había material suficiente para hacerla más políticamente incorrecta o con un discurso social más profundo. En el último capítulo de la temporada se busca dar un giro hacia lo fantástico que llega tarde y mal, pero sirve para poner rumbo a las aventuras venideras de los personajes. Cero (Zero) es más interesante por lo que podría haber sido que por lo que acaba siendo. Aún así, ofrece un retrato de Italia poco habitual en el cine, centrándose en esos barrios humildes habitados por hijos de inmigrantes africanos que, aún estando plenamente integrados en la cultura y el idioma, son a menudo rechazados e invisibilizados por el resto de la sociedad.  
 

Listado de episodios de ‘Cero (Zero)’ – Primera Temporada

La primera temporada de la serie italiana Cero (Zero) está compuesta por 8 episodios cortos de entre 21 y 27 minutos cada uno.

Episodio 1

Después de un encuentro casual con Anna, Omar es acusado de prenderle fuego a una motocicleta… y, sin querer, revela el secreto de su invisibilidad a un matón local.

Episodio 2

Cuando alguien sabotea el generador del barrio, Sharif trata de conseguir la ayuda de Omar, que está ocupado conquistando a Anna. Pero a Omar se le ocurre una idea.

Episodio 3

Sharif tiene un plan: usar el poder de Omar para recaudar dinero y arreglar el generador de electricidad del barrio. Pero la aparición de Anna descoloca a Omar.

Episodio 4

Omar recuerda de repente lo que Dietmar le dijo la noche antes de morir… algo que podría identificar al responsable de todos los ataques en el barrio.

Episodio 5

Omar y Anna se arrepienten de haber roto y deciden quedar en una feria de cómics. Rico, que busca venganza, trama un plan para incriminar a alguien cercano a Sharif.

Episodio 6

Anna tiene una gran noticia que compartir con Omar, pero se enfada al oír lo que él le cuenta. Momo paga las consecuencias cuando Omar consigue pruebas en contra de Rico.

Episodio 7

Omar descubre que su poder de ser invisible altera de forma negativa a Awa. Anna, desconsolada tras darse cuenta de la realidad, rompe su relación con su padre.

Episodio 8

Alguien inesperado le ofrece a Omar la oportunidad de averiguar lo que realmente le ocurrió a su madre… y conocer la verdad sobre sus orígenes.

 


¿Qué te ha parecido la serie?

4/5 - (8 votos)

Cero (Zero)

5.8

Puntuación

5.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: