Crítica de ‘A Story of Yonosuke’: El chico que hacía sonreír a todos

Las críticas de Daniel Farriol:
A Story of Yonosuke

A Story of Yonosuke es una comedia dramática japonesa dirigida por Shûichi Okita (El Chef del Polo Sur, The Woodsman and the Rain). El guion está escrito por Shirô Maeda (The Oringpic, Fukigen na kako) basado en la novela de Shûichi Yoshida. Es la historia de Yonosuke, un joven corriente de Nagasaki que va a estudiar a la Universidad de Tokio. Su carácter despreocupado y vitalista influirá en las vidas de todas las personas que se cruzarán en su camino. Está protagonizada por Kengo Kora (Under your bed, No longer human), Yuriko Yoshitaka (Yurigokoro, Tôkyô Tarareba Musume), Jun Kunimura (El extraño, Munhunt), Gou Ayano, Mei Kurokawa, Kitaro, Ayumi Ito, Kimiko Yo y Sôsuke Ikematsu. La película ha podido verse online en España a través del Festival JFF Plus (Japanese Film Festival Plus) el día 2 de Marzo de 2021.

Historias cruzadas alrededor de Yonosuke

A Story of Yonosuke es una dramedia que equilibra con mucha inteligencia los momentos de humor con otros más emotivos. La película se basa en una novela de Shûichi Yoshida, autor experto en el crossover ficcional (historias cruzadas) con obras de contenido muy cinematográfico, por eso, ya había sido adaptado con anterioridad en varias ocasiones para cine y televisión como en Villain (Lee Sang-il, 2010) o Parade (Isao Yukisada, 2009). La particularidad de la narrativa de esta película es que todas esas historias giran en torno al personaje central y en la manera que afectó a sus vidas el conocerlo. Yonosuke, es el único y verdadero protagonista.

El director Shûichi Okita desgrana, paradójicamente, a lo largo de 160 minutos una pequeña historia sobre un chico corriente con ambiciones corrientes. Estamos a finales de los años 80. Un joven que vive en Nagasaki decide mudarse a Tokio para ir a la Universidad de Hosei. Durante su trayecto vital iremos conociendo a diversos personajes que se cruzan en su camino. Compañeros de estudios con los que se apunta a clases de samba, una chica de la alta sociedad que se enamora de él o una escort de lujo que le tiene completamente hechizado. No pasarán grandes eventos, pero no nos aburriremos un ápice siguiendo las pequeñas aventuras de este estrafalario personaje con pinta de friki que terminará ganándose el corazón de todos, también el nuestro. 

Los flashforwards sirven para revelar el impacto emocional

Para entender el impacto que tiene ese chico de la eterna sonrisa en los demás, A Story of Yonosuke incorpora diversos flashforwards en los que veremos años después a la gente que conoció. Es una manera muy bonita de hacer entender como las pequeñas cosas que nos suceden durante la vida y todas las personas que conocemos, incluso las que no volvemos a ver jamás, forman parte de nuestro bagaje emocional y personal. En este caso, todos lo recuerdan con cariño y entienden que la experiencia de conocer a alguien tan único como Yonosuke de alguna forma les cambió su manera de ver la vida.

Es cierto que, al principio, esas breves secuencias donde se echa una ojeada al futuro descolocan un poco. Están insertadas a lo bruto y no siempre encajan bien en la estructura de la película. Sin embargo, a medida que entendemos la dinámica y el sentido que tienen reservado dentro de la ficción, van siendo más conmovedoras, en especial, durante la media hora final. Al llegar ahí, Yonosuke ya se habrá convertido en fotógrafo, aunque poco conoceremos de su trabajo, al igual que de su verdadera personalidad y sentimientos. Es un personaje construido en base a los recuerdos que ha dejado en los demás. Junto a Shoko, su amor de juventud, descubriremos años más tarde las fotos reveladas de su primer carrete. Es un montaje en paralelo realmente emocionante que refleja la mirada curiosa y vivaz con la que hay que mirar la vida.  

¿El Forrest Gump japonés?

A Story of Yonosuke es una comedia atípica que te atrapa por su sencillez y cercanía. Las casi 3 horas de duración te aseguro que pasan en un suspiro. Algunos la han comparado con Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994), aunque poco tienen que ver. El director Shûichi Okita utiliza la cámara de manera elegante, cediendo el protagonismo a sus personajes, pero junto al fotógrafo Ryûto Kondô (Un asunto de familia, Mukoku), extrae mucha belleza de encuadres aparentemente simples.

La película es un cuento inspirador sobre la bondad humana. Sobre la magia que se produce en el contacto humano entre personas de índole muy distinta. Para conseguir transmitir todo eso es indudable la necesidad de contar con un elenco a la altura. El actor Kengo Kora se convierte en un inolvidable Yonosuke, es difícil pensar ahora en otro actor para ese papel. Junto a él hay destacar a una encantadora Yuriko Yoshitaka, con la que forma una pareja de ingenuidad arrebatadora. Su historia de amor parece sacada de un anime infantil, pero consigue hacernos reír y enternecer como pocas. A Story of Yonosuke es una película muy divertida e interesante para conocer la idiosincrasia de las relaciones japonesas que sirve, a su vez, como homenaje a la pureza y la inocencia.


¿Qué te ha parecido la película?

A Story of Yonosuke

7.5

Puntuación

7.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: