Crítica de ‘Little Nights, Little Love’: Amor y azar en Sendai

Las críticas de Daniel Farriol:
Little Nights, Little Love

Little Nights, Little Love es una comedia romántica japonesa dirigida por Rikiya Imaizumi (His, Their Distance), basada en las historias cortas recopiladas de Kōtarō Isaka. Se narran los encuentros y desencuentros de diversos personajes en Sendai, durante un periodo de 10 años. El amor, la esperanza y la amistad pueden reunir a las personas más improbables. Está protagonizada por Haruma Miura (Ataque a los Titanes, The Eternal Zero), Mikako Tabe (Every Day a Good Day, My Long Awaited Love Story), Shihori Kanjiya, Yûma Yamoto, Erika Mori, Yuri Tsunematsu, Riku Hagiwara, Mikio Date, Mari Hamada y Taizô Harada. La película ha podido verse en España online a través del Festival JFF Plus (Japanese Film Festival Plus) el día 7 de Marzo de 2021.

Historias cruzadas de amor y azar

Little Nights, Little Love es una película romántica tan “little” como indica su título. El guion se basa en las historias cortas escritas por Kōtarō Isaka, autor japonés muy conocido en su país, especialmente entre la gente joven y aficionados al misterio. En esta ocasión, estamos ante varias historias cruzadas que giran en torno al amor y al azar, protagonizadas por gente común que se enfrenta al desafío cotidiano de sus propias vidas.  El  joven director Rikiya Imaizumi enlaza sus historias de manera poco ortodoxa y no siempre consigue una narrativa clara y suficientemente equilibrada. Eso puede motivar el distanciamiento emocional del espectador.

Entre los diversos personajes que desfilan por la pantalla encontraremos a Sato (Haruma Miura), un joven tímido que mientras trabaja en la calle como encuestador conoce a la simpática Saki (Mikako Tabe), una chica de la que se enamora al instante. Por suerte para ellos, tras ese breve encuentro, el destino les dará una nueva oportunidad y sus caminos se volverán a cruzar de forma inesperada. ¿Tendrán un futuro juntos o es una relación basada en la ilusión producida por el flechazo? También tenemos a la pareja formada por Yumi (Erika Mori) y Kazuma (Yuma Yamoto), ex compañeros de Universidad de Sato, que al quedarse embarazada ella, decidieron casarse muy jóvenes. Él es un vago aficionado al porno y ella una ama de casa que carga con todo el trabajo de la casa y los hijos. ¿Si no se hubiera quedado embarazada seguirían juntos?

Hay una tercera historia sobre la que se vertebra la película. Minako (Shihori Kanjiya), la hermana de Yumi, es peluquera de profesión e inicia una relación por teléfono con el hermano menor de una clienta. La sorpresa será mayúscula cuando descubra que el chico misterioso es Manabu Ono (Eiki Narita), un boxeador que tiene en vilo a toda la nación al afrontar un combate por el título mundial. ¿Serán compatibles cuando se conozcan en persona?

Amor idealizado vs. Amor realista

No serán esas las únicas historias que encontraremos en Little Nights, Little Love. La película comprende un periodo de 10 años y en la segunda mitad veremos la evolución de esos personajes en sus respectivas relaciones, así como el inicio de otras nuevas centradas en la siguiente generación, por ejemplo, la de Mio (Yuri Tsunematsu), hija de Yumi y Kazuma. El gran problema que tiene el filme es precisamente eso, el exceso de pequeñas historias que se abordan de una manera demasiado superficial. Un ejemplo claro es la historia de Minako, la peluquera. Durante el primer acto nos parecerá la protagonista principal, pero luego va perdiendo peso en la trama hasta casi desaparecer de pantalla.

Little Nights, Little Love habla sobre la idealización del amor y sobre la obligación de afrontarlo desde una perspectiva realista. Nada es perfecto en la vida, ni necesita serlo. El director Rikiya Imaizumi aseguraba en una entrevista que quería huir de la representación de un amor color de rosa que muestran muchas de las comedias románticas. No estoy seguro de que lo haya conseguido por completo. Hay escenas como ver a Sato persiguiendo el autobús en que viaja Saki que parecen sacadas de una de esas comedias románticas de las que rehuye.

La metáfora del combate de boxeo

El otro tema clave de la película es condicionar nuestra suerte a elementos externos que no podemos controlar. Para ello se utiliza un combate de boxeo como metáfora, al igual que Woody Allen nos hablaba del azar con un partido de tenis en la maravillosa Match Point (2005). Veremos algunos personajes que ceden la posibilidad de declararse a una chica solo en el caso de que el boxeador japonés gane el combate. Se quiere dar el mensaje de que la cobardía no tiene lugar en las relaciones y que debemos afrontar todas las dificultades de una relación con decisiones propias. Aguantar los golpes y volver a levantarse para continuar el combate.

Little Nights, Little se deja ver con interés, pero nunca llega a emocionarnos, sus diversas historias cruzadas funcionan como apuntes incompletos de unas vidas. La estilizada fotografía de Yûta Tsukinaga (True Mothers, Any Crybabies Around?) y el tema musical “Chiisana Yoru” del cantautor Kazuyoshi Saito que suena repetidamente como separador de las historias, son otros elementos a destacar en esta sencilla y pequeña película romántica.


¿Qué te ha parecido la película?

Little Nights, Little Love

6.3

Puntuación

6.3/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: