Crítica de ‘Black Bear’: La metáfora animal

Las críticas de Daniel Farriol:
Black Bear

Black Bear es un drama estadounidense de corte independiente escrito y dirigido por Lawrence Michael Levine (Wild Canaries, Gabi on the Roof in July). La sinopsis nos habla de una cineasta en plena crisis creativa que busca la inspiración en un retiro rural. La tensión con la pareja anfitriona irá creciendo a medida que avance la noche a medida que las botellas de vino se van vaciando. Pero esto es solo el punto de partida de una historia que aún está por escribir. Está protagonizada por Aubrey Plaza (Life After Beth, Seguridad No Garantizada), Sarah Gadon (Alias Grace, Enemy), Christopher Abbott (Possessor, The Sinner), Lindsay Burdge, Alex Koch, Jennifer Kim, Paola Lázaro y Shannon Patricia O’Neill. Tras su paso por el Festival de Sitges 2020, la película ha podido verse online a través de Filmin dentro de la programación del Americana Film Fest (Festival de Cine Independiente Norteamericano de Barcelona) el día 6 de Marzo de 2021.

El Oso en la Carretera

Black Bear es una película tan curiosa como extraña y exigente para el espectador. Se trata de un experimento de metalenguaje cinematográfico que circunda realidad y ficción en un mismo plano de desarrollo. La sombra de John Cassavetes asoma por esta perversa radiografía de la toxicidad humana en las relaciones de pareja. Es abordada con el filtro naturalista que tenía el movimiento mumblecore del cine indie norteamericano, pero también con un toque surrealista y opiáceo. El resultado final no es completamente satisfactorio, pero sí que consigue unas buenas dosis de intriga y fascinación que te harán devanarte los sesos.

La película está dividida en dos partes claramente diferenciadas, de tal modo, parecen dos películas distintas. La primera lleva el título de “The Bear in the Road (El Oso en la Carretera)”. Nos cuenta la historia de una joven actriz que quiere ser directora y se encuentra en plena crisis creativa durante la elaboración de un guion. Para ello decide ir hasta una casa apartada en un entorno rural donde poder hallar la tranquilidad necesaria para trabajar. Allí conocerá a la pareja anfitriona con los que entablará un triángulo sentimental sacudido por la atracción sexual y los celos. Esta primera parte de la película tiene una narrativa bastante simple y convencional, concentrándose en unos diálogos afilados e inteligentes que cuestionan temas peliagudos como la necesidad de unos roles de género en la pareja. La tensión irá in crescendo y la aparición del oso del título provocará que finalice de forma abrupta y trágica.

El Oso junto a la Casa del Lago

Ahí empieza la segunda parte y más interesante de Black Bear bajo el título “The Bear by the Boat House (El Oso junto a la Casa del Lago”. El juego del metalenguaje se llevará hasta las últimas consecuencias. Se repite la escena inicial de la primera historia, pero aquí forma parte de una ficción. Se escucha “¡Corten!” y entendemos que estamos en mitad de un rodaje. La actriz-directora de la primera historia interpretada por Aubrey Plaza es aquí la actriz protagonista de esa película en cuya filmación nos adentraremos. Será un rodaje casi tan loco como el que plantea Gaspar Noé en Lux Æterna (2019).

Se insiste en el triángulo sentimental como generador de los conflictos personales, pero se modifican las piezas y la disposición sobre el tablero de juego. En la primera historia teníamos una pareja en crisis formada por Sarah Gadon y Christopher Abbott, cuya frágil estabilidad sentimental era dinamitada por la sensualidad desplegada por Aubrey Plaza como la “intrusa destructora”, término acuñado por Jordi Balló y Xavier Pérez en su libro “La Semilla Inmortal (Los argumentos universales en el cine)”. En esta segunda parte los roles de las mujeres se intercambian. La pareja ahora está formada Aubrey Plaza y Christopher Abbot, actriz y director de la película de ficción, mientras que Sarah Gadon es otra actriz con la que el director finge un romance para provocar los celos de la primera y extraerle así una mejor disposición emocional para el personaje que  está interpretando. Una nueva aparición del oso servirá para concluir esta parte.

El Oso Negro, la metáfora animal

La aparición de un oso negro en el mundo de los sueños tiene una variada simbología que puede significar desde una señal de desgracia, un enemigo que te acecha o la propia agresividad interna con la que nos relacionamos con los demás. No estoy seguro que pretende Lawrence Michael Levine haciendo aparecer su oso en momentos clave de la película, tal vez, sea una simple broma o, tal vez, su manera de expresar una ruptura narrativa. El oso como símbolo de la ferocidad dentro la propia creatividad.

Black Bear utiliza la metaficción no solo incorporando el rodaje de una película dentro de su película, si no con la repetición de unos planos de la protagonista escribiendo que hacen difícil delimitar donde empieza la realidad y donde termina lo que está en la imaginación del personaje principal (la escritora). Todo ese perverso juego de espejos le sirve al director para reflexionar sobre los límites de la creación artística y sobre la manipulación emocional de las personas/personajes. He de reconocer que en mi primer visionado en el marco del Festival de Sitges, la película me interesó, pero no llegó a fascinarme. Sin embargo, en un segundo visionado dentro de la programación del Festival Americana 2021, la propuesta me ha seducido mucho más y ha crecido en mi cabeza. Tiene tantas capas sobre las que investigar que la convierten en una rara avis más que sugerente. Eso sí, necesita de la predisposición del espectador para sumergirse en ese sueño hipnótico que plantea más interrogantes que respuestas. Lo que es innegable es que Black Bear ofrece todo un recital interpretativo de la musa del indie norteamericano Aubrey Plaza. ¿Qué más puedes pedir?


¿Qué te ha parecido la película?

Black Bear

7.2

Puntuación

7.2/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: