Crítica de ‘Libéranos del Mal’: La ética asesina

Las críticas de Daniel Farriol:
Libéranos del Mal
(Deliver Us from Evil)
 
Libéranos del Mal (Deliver Us from Evil) es un thriller de acción coreano escrito y dirigido por Won-Chan Hong (Office). Nos muestra el enfrentamiento entre un asesino a sueldo que debe resolver un caso de secuestro vinculado a su pasado contra otro asesino despiadado que le persigue por haber matado a su hermano. Está protagonizada por Hwang Jung-min (Infiltrado en el Norte, El Extraño), Lee Jung-jae (Operación Chromite, New World) y Park Jung-min (Tiempo de Caza, Dongju: The Portrait of a Poet). La película se ha estrenado en España directamente en plataformas digitales como Filmin, Rakuten TV o Movistar+. La tienes disponible desde el día 26 de Febrero de 2021.
 

Asesino vs. Asesino

Libéranos del Mal es un trepidante y violento thriller de acción que sigue la tradición del mejor cine coreano. No hay que obviar que el director, Won-Chan Hong, fue guionista de Confession of Murder (Jung Byung-gil, 2012) y de los peliculones The Chaser (2008) y The Yellow Sea (2010), ambos dirigidos por el fantástico Na Hong-jin. Ha tenido buenos maestros, así que tras debutar con Office (2015) ahora apuesta por seguir la misma estela temática y utilizando un similar ritmo narrativo al de aquellas películas. La idea le sale redonda. 
 
El argumento de Libéranos del Mal es tan simple como retorcido. Nos plantea un duelo entre asesinos. El primer asesino está al borde del retiro, pero se obsesiona con encontrar a una niña desaparecida al descubrir inesperadamente que está vinculada a su pasado. La niña ha sido secuestrada en Tailandia por una red de traficantes de órganos y no será fácil encontrarla antes de que sea sometida a una cirugía. El segundo asesino es un despiadado torturador que le persigue para vengar la muerte de su hermano. Ambos comparten un particular código ético que justifica sus acciones. Ambos tienen razones de peso para no mirar atrás los cadáveres que queden por el camino. 
 

Acción sin tregua

La confrontación entre los dos asesinos se convierte en una carrera contrarreloj donde ninguno de los dos escatima en sus recursos violentos para alcanzar el objetivo. Ese viaje hacia adelante y esa huida hacia ninguna parte me recordó, en parte, a aquella obra maestra del cine coreano que es Encontré al Diablo (I Saw the Devil) (Kim Ji-woon, 2010). Ambas películas comparten el salvajismo inherente a la naturaleza humana de protagonista y antagonista. Nosotros seremos privilegiados espectadores de los diversos episodios de un enfrentamiento en constante movimiento, sin que nos salpique la sangre. Los actores que interpretan a esos asesinos son Hwang Jung-min y Lee Jung-jae, ambos intérpretes con mucha experiencia, están espléndidos abordando sus personajes, uno desde la contención y otro desde el histrionismo.

Libéranos del Mal es una película oscura y truculenta. Basa todo el poder de atracción en las espectaculares secuencias de acción. Hay un discutible empleo de la cámara lenta y de la aceleración de imágenes, pero igualmente consigue escenas de una fuerza arrebatadora que están muy bien coreografiadas. Te deja sin respiración. Estamos ante un disfrute palomitero extremo solo apto para degustadores de la acción coreana tan dada a la exageración. No tiene sentido cuestionar la verosimilitud ni tampoco profundizar demasiado en el aspecto psicológico de los personajes, más allá de un par de pinceladas necesarias para ponernos en situación.


El contraste de la luz

Es cierto que la sensación final que deja la película puede contener algo de déjà vu. Libéranos del Mal no es demasiado original y repite los mismos esquemas del thriller coreano de los últimos años. Una cosa que si podemos destacar es la fotografía de Hong Kyung-pyo, uno de los mejores cinematógrafos coreanos de la actualidad como atestigua su trabajo en películas como Parásitos, El Extraño, Snowpiercer, Niebla o Burning. Su extraordinario empleo de la luz le sirve para combinar texturas diferentes en las secuencias que suceden en Japón, Corea y Tailandia. Para éstas últimas, utiliza una paleta de colores más luminosas y cálidas de lo que es habitual en el thriller coreano, produciéndose un extraño contraste con la penumbra moral de los personajes.

Libéranos del Mal es un despiporre constante que mejora a medida que avanza y vuelve a poner de manifiesto que los coreanos siguen siendo los reyes de este género. ¡A disfrutarla!

 

¿Qué te ha parecido la película?

Libéranos del mal

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: