Crítica de ‘Sightless’: La percepción de la imaginación

Las críticas de Daniel Farriol:
Sightless
 
Sightless es un thriller de suspense estadounidense escrito y dirigido por Cooper Karl. La historia gira en torno a una violinista de éxito que es agredida por un hombre enmascarado que la deja ciega. Durante su recuperación empieza a desarrollar cierta paranoia y nadie le cree cuando asegura que ha sufrido un nuevo ataque. Está protagonizada por Madelaine Petsch (Polaroid, Riverdale), Alex Koch (Black Bear, La cúpula), December Ensminger, Deniz Akdeniz, Matthew Yang King, Lee Jones, Jarrod Crawford y Mikandrew Perdaris. La película no se ha estrenado en salas de cines en España, pero puedes verla dentro del catálogo de Netflix desde el día 20 de Enero de 2021.
 

La ceguera como recurso para potenciar la indefensión

La ceguera se ha utilizado muchas veces en el cine de terror o el thriller para potenciar la sensación de indefensión en un protagonista (normalmente de género femenino) que está siendo acosado. Algunos ejemplos fundamentales podemos encontrarlos en la Uma Thurman de Jennifer 8 (Bruce Robinson, 1992), la Bryce Dallas Howard de El Bosque (M. Night Shyamalan, 2004), la Mia Farrow de Terror ciego (Richard Fleischer, 1971) o la Audrey Hepburn de Sola en la oscuridad (Terence Young, 1967). Ésta última película ha sido plagiada en multitud de telefilms de sobremesa o películas de Serie B que siguen repitiendo la fórmula 50 años después. Algunas incluso llegan a cines como Atrapada en la oscuridad (Joseph Ruben, 2013) con Michelle Monaghan en el papel de sufridora invidente.
 
En Sightless tenemos a una violinista que sufre una brutal agresión por parte de un enmascarado y cómo resultado pierde la visión de los dos ojos. Dicho sea de paso, no es demasiado original escoger una protagonista violinista, también lo eran Angelica Lee y Jessica Alba en la película hongkonesa The Eye (Danny Pang Phat y Oxide Pang Chun, 2002) y en su remake estadounidense Visiones (David Moreau y Xavier Palud, 2008), respectivamente. En ambas películas enfocadas al terror sobrenatural se iba aún más lejos con un trasplante de córnea que hacía ver fantasmas a la protagonista de turno. En Sightless no hay fantasmas y se apuesta más por el suspense psicológico. La violinista pelirroja interpretada por Madelaine Petsch tiene un par de alucinaciones, pero son fruto del shock post traumático. La cosa va por otro lado.

Se desaprovecha la idea del punto de vista

Sightless es una película de bajo presupuesto que saca partido a una única localización. La casa se convierte en un espacio claustrofóbico que adquiere una dimensión nueva tras su giro final. Es una pena que el guion caiga en demasiados clichés del género y pocas veces consiga generar la tensión adecuada. Las escenas de las pesadillas recurrentes son tan aburridas como innecesarias y la creciente paranoia de la protagonista no termina por explotar algunas buenas ideas expuestas.

Me refiero a cuando la película utiliza el punto de vista de la chica ciega. En esas secuencias Sightless crece en originalidad y diversión. Se filtra la mirada del espectador a través de la imaginación de la chica. De ese modo, los objetos o personas que le rodean, puede cambiar de color o forma según lo que ella cree. Es decir, si ella considera que algo es de color azul lo veremos de ese color, pero luego alguien puede explicar que tiene otro color y entonces lo veremos como realmente es. O no. Porque al estar dentro de la oscuridad de la protagonista, la percepción de su imaginación puede ser moldeada por los que le rodean. Pasa lo mismo con las personas. Si la chica cree que en la habitación hay alguien, veremos quién ella cree que es, pero no necesariamente tiene que ser esa persona porque no lo puede ver. Si después habla o se identifica, tomará la apariencia de quién realmente es. Dicho así, parece complicado, pero no lo es tanto.

La manipulación de la imaginación

Ese juego de meterse en la cabeza de una ciega, además de que la chica es un poquito neurótica, ofrecía multitud de posibilidades para explorar y modificar el espacio visual. El director podía haber manejado a su antojo al espectador, haciéndole dudar de todo lo que se muestra en pantalla. Disponía de un escenario cambiante e infinito que podía transformar el tablero del juego ante cada descubrimiento de la chica. Sin embargo, ese estupendo recurso narrativo se utiliza con cuentagotas y a veces de manera bastante ingenua, como cambiar el color del pelaje de un periquito.

Tras dos primeros actor de suspense rutinario y previsible, en el tercer acto aparecen las sorpresas y los giros inesperados. Si no se entra a valorar la credibilidad de los mismos, hay que reconocer que algunos son bastante efectivos. Con un guion más trabajado se podrían justificar muchas más cosas, pero con el planteamiento que tienen es imposible de tragar. Quién la haya visto entenderá a qué me refiero. La sensación final es que Sightless desperdicia las cosas buenas que tiene. Acaba convertido en otro filme de suspense del montón y con cierto aspecto televisivo. Puede servirte como matarratos efímero, pero creo que había material suficiente para convertirla en un thriller mucho más subyugante sobre la percepción y manipulación de la imaginación. Una lástima. 


¿Qué te ha parecido la película?

Sightless

5

Puntuación

5.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: