Crítica de ‘Mamá te quiere’: Quien mal te quiere te hará llorar

Las críticas de Daniel Farriol:
Mamá te quiere (Run)
 
Mamá te quiere (Run) es un thriller de terror estadounidense dirigido por Aneesh Chaganty (Searching) que co-escribe el guion junto a Sev Ohanian. Chloe es una adolescente parapléjica y aquejada de distintas enfermedades que ha vivido aislada junto a su madre que siempre se ha ocupado de cuidar de ella para hacerle la vida más sencilla. Sin embargo, la chica hará un día un terrible descubrimiento que cambiará la percepción que tiene de las cosas. Está protagonizada por Sarah Paulson (Ratched, Glass), Kiera Allen, Pat Healy, Bradley Sawatzky, Erik Athavale, Onalee Ames, Conan Hodgkinson y Clark Webster. La película tenía previsto estrenarse en cines, pero tras posponer varias veces su fecha de estreno, finalmente lo ha hecho a través de la plataforma de Movistar+ el día 22 de Enero de 2021.
 

Ha nacido un (posible) director estrella

Si te gusta el cine de género, estás de enhorabuena. El director indio-estadounidense Aneesh Chaganty ya nos sorprendió gratamente en su debut Searching (2018), thriller de suspense adscrito al subgénero de las desktop films tan de moda este año con Host (Rob Savage, 2020). Con su segunda película, Mamá te quiere se adentra en un suspense cercano al terror y una puesta en escena más clásica, pero vuelve a demostrar su enorme talento como director. De inspiración hitchcockiana, nos sumerge en una pesadilla asfixiante que más allá de su previsible guion con algunos apuntes médicos discutibles, consigue mantenernos pegados a la butaca o al sofá de casa. La película se pasa en un suspiro.
 
Es una pena que debido a la pandemia su estreno sufriera varios retrasos y finalmente se desestimará su presencia en salas de cine. Mamá te quiere es una de las películas más disfrutables que ha dado el género en 2020 y Aneesh Chaganty tiene pinta de convertirse en uno de los directores a tener en cuenta siguiendo la estela de M. Night Shyamalan o Mike Flanagan. Lo suyo no es el terror elevado ni el uso de cortapisas sociales, prefiere decantarse por el puro placer de hacer bien una película sin tantas pretensiones y dentro de los parámetros habituales del género que llevan tantos años funcionando. 
 

La efectividad que tiene apelar a los miedos primarios

La historia de Mamá te quiere nos presenta a un joven parapléjica que, además, está aquejada de diversas enfermedades crónicas como diabetes, asma, arritmias o hemocromatosis. La chica ha vivido aislada del mundo exterior en casa junto a su madre que ha actuado como cuidadora a tiempo completo. Eso no ha impedido que desarrolle una gran inventiva e inteligencia, así como una inquebrantable fuerza de voluntad. Cada día tiene el sueño de recibir una carta de alguna universidad que la acepte como estudiante y poder así iniciar una nueva vida lejos de esas cuatro paredes. Su madre es una mujer cariñosa y protectora… al menos, en apariencia.

Sí, nos la sabemos de memoria. Nos vendrán a la memoria muchas películas que seguro habrán servido de referencia ambiental como Misery (Rob Reiner, 1990) o Carrie (Brian de Palma, 1976), también otras que probablemente el director no haya visto como Cuerdas (José Luis Montesinos, 2019). No importa. Mamá te quiere es un entretenimiento perverso que sabe cómo potenciar el suspense a partir del sufrimiento de la protagonista. Es algo que conectará con los miedos más primarios en el subconsciente colectivo de los espectadores (no poder moverse, no poder pedir ayuda, estar encerrado, etc).

La relación madre-hija

A menudo el mundo del cine se ha encargado de idealizar la maternidad como algo perfecto y lleno de felicidad. Sin embargo, el terror ha sido capaz de darle la vuelta a la tortilla y llevar al extremo todos los conflictos materno filiales desde una perspectiva mucho más dolorosa, manipuladora o incluso sangrienta. Posiblemente sea Babadook (Jennifer Kent, 2014), la película de género que explora con mayor ambición narrativa las secuelas psicológicas de una maternidad conflictiva alejada de esa visión rosácea de la vida. Los personajes de Mamá te quiere son estereotipos de ese tipo de relación tóxica, la hija indefensa y la madre sobreprotectora. Pero funcionan. Sin embargo, aquí no se habla del miedo a la maternidad, si no del Síndrome de Münchhausen y la necesidad adictiva de sentirse necesario en el cuidado del otro.  

A nivel interpretativo Mamá te quiere propone un intenso duelo entre la desconocida Kiera Allen y la siempre estupenda Sarah Paulson. No se cae en la exageración ni el gran guiñol al que muchos recurren en este tipo de películas, Aneesh Chaganty realiza una apuesta más realista en su acercamiento al terror (como ejemplo la escena de la farmacia). Para el desenlace nos reserva una última escena llena de mala leche para cerrar satisfactoriamente una película que te hará pasar un buen rato de evasión palomitera. Te la recomiendo.


¿Qué te ha parecido la película?

Mamá te quiere

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: