Crítica de ‘Escape Room’: Juego mortal

Las críticas de Daniel Farriol:
Escape Room
 
Escape Room es un filme estadounidense de terror dirigido por Adam Robitel (Insidious: La última llave, The Taking of Deborah Logan), con guion de Maria Melnik (American Gods, Counterpart) y Bragi F. Schut (Ninjago, En tiempo de brujas). La historia nos presenta a seis desconocidos que inician un juego de escape mortal en el que deberán usar su ingenio para sobrevivir. Está protagonizada por Taylor Russell (Un momento en el tiempo (Waves), Perdidos en el Espacio), Deborah Ann Woll (Daredevil, The Punisher), Logan Miller, Tyler Labine, Jay Ellis, Nik Dodani, Adam Robitel y Kenneth Fok. La película se estrenó en salas españolas el día 15 de Marzo de 2020. Ahora puedes verla en Netflix.
 

‘Escape Room’, entre ‘Saw’ y ‘Cube’

Hace poco más de una década empezaron a popularizarse las Escape Room o Salas de Escape. Son juegos de aventura real donde un grupo de jugadores debe superar distintas pruebas físicas o de deducción mental para lograr encontrar la salida de una habitación en un tiempo estipulado previamente. Han tenido una gran aceptación en todo el mundo al proponer una experiencia inmersiva llena de adrenalina. Muchos consideran que es una buena manera de liberar endorfinas por nuestro estrés diario. Ese punto de partida ha servido como argumento para varias películas, aunque posiblemente sea Escape Room de 2019 la más fiel al juego (si obviamos el pequeño detalle de que aquí puedes perder la vida). La película se convirtió en un sleeper inesperado en taquilla y está previsto que en este 2021 se estrene una secuela como ya se podía intuir tras el desenlace de esta primera entrega.  
 
El director al frente de esta nueva franquicia es Adam Robitel, en cuyo currículum encontramos la peor de la saga de terror Insidious. Así que reconozco que me acerqué a la película con bastante cautela, por suerte, enseguida entendí que estaba ante un entretenimiento palomitero francamente disfrutable. Escape Room es una combinación soft entre Saw (James Wan, 2004) y Cube (Vincenzo Natali, 1997), posiblemente más enfocada hacia un público juvenil. Se elimina el gore presente en esas dos sagas y se apuesta más por el suspense y la acción. La primera hora de película es trepidante y muy divertida, eso sí, la media hora final se vuelve más tediosa y previsible.

Una película previsible, pero disfrutable

Escape Room es una película juguetona donde el director Adam Robitel saca todo el partido que puede a su puesta en escena. La idea es utilizar escenarios reducidos y atmósferas asfixiantes para incrementar la emoción. Sin perder de vista la estética ochentera de Serie B que tiene la cinta, se cuidan los efectos digitales y la ambientación para ofrecer un acabado visual más que digno. Las primeras salas del juego potencian el espíritu aventurero y consiguen un alto nivel de intriga, más allá de la resolución de los enigmas planteados que a veces resultan algo aleatorios. Pero la velocidad con la que deben resolver los acertijos es tan alta que no deja tiempo para que el espectador se plantee demasiadas cosas.
 
Los protagonistas están definidos con pocos trazos y en base a clichés. No se busca ni se necesita un retrato psicológico profundo para que el espectador empatice con ellos. La situación de encierro mortal es suficiente para hacerlo. De hecho, las escenas en que se introducen unos flashbacks donde se explican algunos incidentes sucedidos en el pasado de cada uno de los personajes, me resultan forzadas y acaban mermando el ritmo vibrante que tienen las escenas del juego de escape. Se utiliza la típica regla del slasher, aquella en la que van muriendo uno a uno mientras las pruebas de cada nueva habitación incrementan su dificultad. Es fácil adivinar quién de los participantes puede sobrevivir y quién no. Esa previsibilidad final no evita que Escape Room sea un entretenimiento instantáneo y pasajero que está muy por encima de otras propuestas recientes del género.  
 

¿Qué te ha parecido la película?

6.4

Puntuación

6.4/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: