Crítica de ‘Crow’s Blood’: El beso de Prometeo

Las críticas de Daniel Farriol:
Crow’s Blood
 
Crow’s Blood es una miniserie japonesa de terror dirigida por Ryo Nishimura (Ramna 1/2, Death Note). La historia original fue creada por Yasushi Akimoto (Llamada perdida, El pozo) y cuenta con la colaboración en el desarrollo de los guiones de Clint Sears (El convento, Cuentos de Halloween). La historia aborda los avances y peligros de la ingeniería genética a través de un doctor que devuelve a la vida a su hija. La chica será trasladada a un nuevo instituto, pero su extraño comportamiento indicará que no es la misma de antes. Está protagonizada por las idols Mayu Watanabe, Sakura Miyawaki, Anna Iriyama, Yuki Kashiwagi, Yuria Kizaki, Réna Katô, Mion Mukaichi y Jurina Matsui. Aunque está producida en 2016 su estreno en España se ha efectuado el día 17 de Enero de 2021 en el Canal Dark.
 

La regeneración genética

La miniserie Crow’s Blood sigue los parámetros de la J-horror combinada con elementos de ciencia-ficción. Tiene como curiosidad principal la de estar protagonizada por cantantes de los grupos idol japoneses AKB48, HKT48 y SKE48. Estos grupos son habituales en Japón y están formados íntegramente por cantantes femeninas muy jóvenes. Durante su proceso de selección y para mantenerse en el grupo existe una fórmula bastante competitiva. Las idols son auténticas estrellas, un producto de marketing que conecta con la idiosincrasia de la juventud nipona. Además de cantar, en muchas ocasiones se las utiliza como reclamo de anuncios publicitarios y producciones televisivas o cinematográficas como también sucedía en la serie de terror Ghost Theater que pudimos ver recientemente en España.
 

Crow’s Blood aborda la temática de la ingeniería genética y nos muestra a un mad doctor que experimenta con técnicas de medicina regenerativa. Durante una conferencia en una de las primeras secuencias, el doctor se muestra contrario a utilizar esas investigaciones con seres humanos. Considera que sería como jugar a ser Dios, a pesar de las indudables posibilidades de mejorar la calidad de vida de pacientes con extremidades amputadas u órganos dañados que podrían ser regenerados. Sin embargo, tras un trágico accidente donde su hija muere al ser atropellada, decide utilizar sus descubrimientos para devolver a la vida a su hija, contradiciendo todos sus postulados morales. Ahí es cuándo se plantea la cuestión, ¿tú qué harías? 

El Prometeo japonés

La historia de terror clásica creada en 1816 por Mary Shelley en su novela «Frankenstein o el moderno Prometeo», se actualiza a nuestros tiempos en Crow’s Blood que sustituye los cadáveres del cementerio por células madre en un laboratorio. En el fondo, la novela y la serie hablan de lo mismo. Los límites éticos de la ciencia y la ambición del ser humano en equipararse a los dioses. A diferencia de la criatura de la mítica novela gótica, Maki, que es como se llama la chica resucitada, es mucho más consciente de su procedencia antinatural. El castigo divino le llega a su creador en forma de epidemia. La vida artificial creada para su hija conlleva una tendencia hacia la agresividad similar a la que posee un virus que necesita propagarse a través de la sangre. Aquí la enfermedad se transmite a través de los besos.
   

Crow’s Blood gira en torno a la estudiante Isozaki Kaoru, enamorada en secreto de un periodista que escribe para una revista sobre fenómenos paranormales. Cuando una nueva estudiante es trasladada al Dolly Girls’ College, empieza a sospechar que está relacionada con algunos acontecimientos extraños que están sucediendo en la escuela. Junto al periodista iniciará una peligrosa investigación que servirá a la serie para introducir elementos de terror, comedia y romance, en un producto elaborado con el piloto automático y sin demasiada creatividad, demasiado destinado a un público juvenil. La puesta en escena es deudora de la estética siniestra del J-horror japonés, pero cuenta con participación estadounidense en vistas de su explotación internacional. En la producción ejecutiva encontramos a Darren Lynn Bousman (Saw, Abattoir) y como director de fotografía a Joseph White (Un robo inesperado, Tag).

Gore, humor y romance

Crow’s Blood es una serie de terror que no da miedo. Se utiliza el gore y la sangre (negra) como elemento perturbador, aunque muchas de estas secuencias están tan exageradas que encuentran la carcajada (no sé si intencionada o no). Cuerpos retorcidos con huesos quebrados que se desplazan como bichos arácnidos lisiados son un ejemplo de lo que nos encontraremos. Es terror de Serie B, cutre y festivo como forma de divertimento sin muchas más pretensiones. Eso es algo que contrasta con la profundidad de los postulados científicos que se proponen inicialmente. La fotografía también resulta bastante extraña. Se utilizan colores y luces para potenciar la ambientación de una forma un tanto arbitraria. Se podría decir que se cuida más la estética visual puntual que la coherencia interna de las escenas. Son como viñetas de cómic independientes.
 
Todo parece estar elaborado para satisfacer el apetito de los fans de las idols que aparecen en pantalla. La mayoría con bastantes limitaciones interpretativas, también hay que decirlo. Se potencia el erotismo asociado al anime hentai y las chicas aparecen vestidas como colegialas con falditas más cortas de lo que indicaría el decoro de un uniforme adolescente. Para azuzar las fantasías masculinas se muestran algunas relaciones consentidas (no sexuales) entre chicas menores con hombres adultos. Es una manera de potenciar la feminidad asociada a la ingenuidad y la vulnerabilidad. Algo bastante común en las ficciones japonesas. Luego se coge a esas chicas de apariencia tan sexy como virtuosa para embadurnar sus cuerpos con abundante sangre viscosa y ya tenemos el reclamo perfecto para los amantes del slasher y otras delicias del terror japonés. Si te encuentras entre ellos Crow’s Blood puede convertirse en un matarratos divertido.
 

¿Qué te ha parecido la serie?

 
4/5 - (4 votos)

Crow's Blood

5.4

Puntuación

5.4/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: