Crítica de ‘Ava’: La asesina implacable

Las críticas de Daniel Farriol:
Ava
 
Ava es un thriller de acción estadounidense dirigido por Tate Taylor (El sótano de Ma, Criadas y señoras), con guion de Matthew Newton (Who we are now, From Nowhere). Cuenta la historia de una asesina a sueldo que trabaja para una organización secreta y que se convertirá en su próximo objetivo tras una operación que sale mal. Está protagonizada por Jessica Chastain (It, Molly’s Game), Colin Farrell (El sacrificio de un ciervo sagrado, Langosta), John Malkovich (The New Pope, Casanova Variations), Common, Geena Davis, Jess Weixler y Joan Chen. La película no se ha estrenado en salas comerciales y llega a España a través de la plataforma Movistar+ el día 11 de Diciembre de 2020.
 

La mujer en el género de acción

Durante muchos años fueron los hombres los únicos que podían protagonizar películas de acción en las que daban rienda suelta a toda su violencia interna soltando mamporrazos por doquier. Sin embargo, desde hace unas décadas, muchas de estas películas ya cuentan con una mujer como protagonista. Casi podría decirse que se ha convertido en un género en sí mismo que empieza a abusar de una fórmula repetitiva. Milla Jovovich, Angelina Jolie, Scarlett Johansson, Charlize Theron, Rhona Mitra, Jennifer Garner, Gal Gadot o Kate Beckinsale, entre muchas otras estrellas, decidieron seguir los pasos de Sigourney Weaver, cuyo icónico personaje de Teniente Ripley en Alien: el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979), podría considerarse como uno de los puntos de inflexión claves para entender este cambio de tendencia genérica. Es un avance necesario, aunque existe cierta tendencia a seguir explotando el físico de la mujer como reclamo sexual para el público masculino.
 
En Ava vuelve a suceder. Jessica Chastain encarna a una implacable asesina a sueldo. Además de disparar y pegar patadas, utiliza sus encantos para seducir y acercarse a algunas de sus víctimas. Un cliché innecesario y no siempre justificado. Se busca darle cierta profundidad psicológica y moral al personaje al mostrar sus problemas de conciencia, aunque no es algo que se explore demasiado. Lo que sí está claro es que la película está fabricada para el absoluto lucimiento de su protagonista, tanto en el aspecto interpretativo como para resaltar su belleza. Desde la iluminación hasta el vestuario, todos los elementos están enfocados a destacar las virtudes de la actriz californiana. No en vano ella es una de las co-productoras. En ese sentido la apuesta sale bien porque ella es lo mejor de la película. Lástima que no se hayan cuidado tanto otros aspectos para mejorar el resultado final.
 

Mejor en la acción que en el melodrama

El mayor problema de Ava viene dado por un guion de interés paupérrimo que fotocopia los estereotipos mil veces vistos en otras películas de asesinas. Por si fuera poco, combina el thriller de espionaje con un melodrama familiar sacado de cualquier telenovela de media tarde. Tampoco parece la elección más acertada haber escogido como director de esta aventura de acción a Tate Taylor. Fue alguien que ya demostró su poca pericia para generar escenas de suspense dramático en la gris adaptación del best-seller La chica del tren (2016). Con Ava vuelve a sucumbir ante la evidencia de una perezosa puesta en escena, muy estilizada y atractiva visualmente, pero poco intrigante o efectiva a la hora de sostener el interés. Inicialmente estaba previsto que el director fuese el propio guionista, Matthew Newton, el cual fue despedido tras varias denuncias por violencia doméstica. 
 
Hay que reconocer cierto empaque en la confección de las escenas de acción, las luchas cuerpo a cuerpo están bastante bien coreografiadas. Sin embargo, el ritmo de la película es inconstante y queda constantemente interrumpido por una trama romántica con triángulo sentimental incluido que resulta de nula utilidad para la historia principal. Es una pena tener que decir todo esta de una película protagonizada por una de las mejores actrices norteamericanas (y de mis favoritas) como es Jessica Chastain. Más aún teniendo en el reparto a otros grandes nombres de la escena hollywoodiense como John Malkovich, Colin Farrell o Geena Davis. Desaprovechar un reparto así debería estar penado por ley. Ava es un entretenimiento palomitero que dejará insatisfechos a los que busquen un filme de acción pura, mientras los amantes del melodrama familiar se sentirán distanciados ante los elementos de extrema violencia que aparecen en pantalla de vez en cuando.

¿Qué te ha parecido la película? 

5.5

Puntuación

5.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: