Crítica de ‘Corpus Christi’: Poderoso drama sobre la devastación emocional que produce el rencor

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
Corpus Christi
 

Tras el lanzamiento de la macedonia Honeyland (Tamara Kotevska, Liubomir Stefanov) directamente en plataformas de visionado online, llega por fin a las salas de cine la última en estrenarse de las cinco películas nominadas al Óscar a la Mejor Película Internacional del pasado año junto a la triunfadora Parásitos (Bong Jong-Ho), la española Dolor y gloria (Pedro Almodóvar) y la excelente producción francesa Los miserables (Ladj Ly). Se trata de Corpus Christi, tercer largometraje de ficción del polaco Jan Komasa, que tras su religioso título cobija un auténtico tratado sobre el rencor como sentimiento de destrucción masiva y el perdón como (acaso) única salida liberatoria del colapso emocional que produce.

El joven Daniel (monumental interpretación de Bartosz Bielenia) es un muchacho problemático internado en un reformatorio que, tras su salida para trabajar en un aserradero, por una serie de azarosas circunstancias acaba convertido en (falso) sacerdote de una pequeña localidad rural polaca cuyos habitantes viven sumidos en el resentimiento y el dolor de la pérdida tras una luctuosa desgracia ocurrida apenas unos meses antes. Daniel, que había establecido una inquietante relación con el cura del reformatorio, tiene sobradas nociones sobre cómo realizar los principales ritos católicos y empieza a ejercer su ministerio de una manera tan efectista como poco ortodoxa.

Komasa estudia los efectos de introducir en una colectividad cerrada a un individuo nuevo que, en virtud de su condición de líder espiritual, puede ganarse la confianza, cuando no la admiración, de algunos de sus vecinos y operar cambios tanto en determinadas maneras de pensar como en los vínculos establecidos entre los miembros de la comunidad. Y aquí es donde radica otro de los grandes méritos del film que no es otro que una portentosa dirección que sacrifica el lucimiento como realizador en aras de mantener una línea narrativa sin fisuras a lo largo de todo el metraje, no esperen ejercicios de estilo ni devaneos con presunción autoral. Komasa tiene claro que su película es más importante que él mismo y no sucumbe en ningún momento a las múltiples tentaciones que un material tan sensible como el que maneja podría ocasionar en un director con más ego y menos contención (Xavier Dolan es el primero que me viene a la cabeza).

La conjunción de esta sólida dirección y la hipnotizante interpretación de Bielenia confiere a Corpus Christi la fuerza suficiente como para mantener al espectador turbado ante una historia (al parecer inspirada en hechos reales) que huye de los grandes debates de la fe y la moral para ceñirse a la coherencia de determinados valores religiosos (católicos en particular) como modo de vida cotidiana.

Si la fe está presente en la película es fundamentalmente en el personaje de Daniel, un joven desnortado que, como un Jean Valjean del siglo XXI, arrastra una losa de su pasado que únicamente puede aligerar cobijándose en la religión. Y en esta definición del personaje, nuevamente director y actor vuelven a conjurarse (esta vez ayudados por el guionista Mateusz Pacewicz) para crear un ser contemporáneo, esclavo de determinados hábitoestéticos y de consumo que le han sumergido en un submundo de violencia, alcohol, drogas y sexo rápido que Komasa retrata sin ambigüedades y sin huir de la sordidez o la brutalidad de algunas situaciones. Tal vez solo así sea comprensible que la religión se aparezca como el único camino y Daniel se empeñe en predicar en los demás el perdón que necesita para sí mismo.

No estamos, por tanto, ante una película convencionalmente religiosa pues no se ejerce ninguna exaltación de los valores católicos, ni tampoco ante un film anticlerical que pueda resultar molesto a nadie, aunque, claro está, el film no será del agrado de los católicos más ortodoxos. Lo que es difícilmente cuestionable es que Corpus Christi es un excelente film que se erige como un poderoso drama de excepcional sustrato existencial.


¿Qué te ha parecido la película?

8.5

Puntuación

8.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: