65 SEMINCI. Sección oficial. Crítica de ‘La nube en su cuarto’: Vacuo y artificioso ejercicio de onanismo creativo

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 65 SEMINCI: 
La nube en su cuarto

 

La cineasta china Zheng Lu Xinyuan firma su primer largometraje, La nube en su cuarto, con una concepción muy alternativa de la ¿narración? fílmica y una realización experimental en casi todos los órdenes cinematográficos, desde el abstruso guion al arbitrario montaje pasando por la pretenciosa dirección de fotografía.

El lugar donde debe encontrar acomodo este tipo de cine más experimental que narrativo es una discusión recurrente en medios cinéfilos. No seré yo quien discuta que un festival de cine debe ser uno de esos lugares, más aún teniendo en cuenta que no va a tener una destacada carrera comercial en salas y que su distribución internacional va a encontrar también ambientes restringidos. Lo que sí estoy dispuesto a discutir es que su sitio sea formando parte de la sección oficial. Creo que los festivales de cine en general, y la SEMINCI en particular, tienen secciones paralelas donde se dan cita obras de difícil encaje en la parte más noble del certamen. La sección Punto de Encuentro en la que se dan cita primeras y segundas películas de nuevos directores se me antoja un mejor destino para un film como este. El caso es que la proyección de la película en el pase de prensa de esta mañana ha provocado importantes deserciones en el patio de butacas. Yo me he quedado hasta el final porque creo que alguna penitencia debo penar de vez en cuando y a esas horas de la mañana no tenía mejores cosas que hacer.

Les confieso, sin ningún rubor, que para comprender (un poco, tampoco nos pasemos) qué me habían intentado contar, he tenido que leer, una vez terminada la película, la sinopsis de la misma y las explicaciones de su directora en la revista que cada día edita el festival. Al parecer se trata de una historia muy personal en la que habla de una chica de 22 años, hija de padres separados, y de sus complejos vínculos personales con su novio, su padre y otros personajes que pasan por allí. Ahora no faltará quien me diga que determinadas películas no hay que pretender entenderlas pero yo ese hueco de mi cinefilia ya se lo tengo reservado a Christopher Nolan.  

La película se inicia con el primer plano de una joven, lo siguiente es una tormenta, después el plano fijo del interior de una casa en la que la misma joven coge una cuerda y se pone a saltar a la comba. Todo será así. Una sucesión de planos y secuencias que no tienen hilazón narrativa unas con otras y que han sido arbitrariamente editadas en la sala de montaje en el orden en el que las vemos como podían haber sido colocadas en un orden absolutamente distinto y vendrían a representar lo mismo: la artificiosa vacuidad de un ejercicio de onanismo creativo. Y sí, onanismo (en sentido literal) también hay en el film.

El único personaje medianamente definido es el de la protagonista Muzi, todos los demás aparecen desdibujados, no sabemos nada de ellos y por tanto no podemos entrar a juzgar sus pulsiones ni la forma en que sienten esos vínculos que la directora quiere estudiar. Los diálogos son escuetos, hay muy pocas conversaciones y no son particularmente esclarecedoras, entre otras cosas porque muchas veces dejan las frases a medias.

La fotografía es lo que alcanza mayores cotas de pretenciosidad, hablar de blanco y negro me parece desacertado, la película es gris y se ve en gris, con una nitidez cuestionable y, a partir de la segunda mitad del film, con caprichosos efectos visuales como un viraje de la imagen a negativo con el que su directora, seguramente, querrá expresar muchas sensaciones, pero la mayoría de los espectadores necesitaríamos que nos las contase una vez terminada la película. Mala señal. Se puede hacer cine experimental y hacerlo con unos principios coherentes. No es el caso que aquí nos ocupa.

El reparto, por lo que leo en la documentación del festival, está compuesto por intérpretes no profesionales. No es lo que más molesta. También leo que la película se ha alzado con el máximo galardón del Festival de Rotterdam, un festival casi especializado en cine experimental. Voy a tener que considerar la idea de empezar a leer algo de información antes de ir a ver las películas, al menos iré sobre aviso.


¿Qué te ha parecido la película?

2

Puntuación

2.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: