Filmin estrena la versión restaurada y sin censura de ‘El cochecito’, de Marco Ferreri

El próximo viernes 28 de febrero, Filmin estrenará en exclusiva en España la versión recientemente restaurada de El cochecito (Marco Ferreri, 1960), que incluye el controvertido final original que escribió Rafael Azcona y que la censura franquista obligó a cambiar por otro más amable.

Este nuevo montaje se exhibió por primera vez el pasado mes de noviembre, en la última edición del Festival de Sevilla, en la que el productor de la película, Pere Portabella, recibió el Giraldillo de Honor en reconocimiento a su larga trayectoria en el cine español.

Junto a El pisito (1958), El cochecito supon el inicio de la prolífica colaboración entre el director italiano Marco Ferreri y el guionista español Rafael Azcona, siendo, además, dos auténticas rarezas del cine español del franquismo, por sus tintes neorrealistas y su osadía al presentar una sociedad española alejada de la imagen complaciente que el régimen quería ofrecer del país.

Protagonizada por el mítico Pepe Isbert, El cochecito nos presenta a Don Anselmo, un anciano que, pese a gozar de una salud de hierro, se empeña en conseguir un vehículo con motor para inválidos para no ser menos que sus amigos de su misma edad. Para vencer la oposición de su familia, Don Anselmo estará dispuesto a traspasar todos los límites, llegando a planificar el asesinato de los suyos.

 José Manuel Pérez Lozano reflexionó al respecto de la censura de esta película en el primer número de la revista “Cinestudio” (mayo de 1961), hablando sobre los efectos adversos a la voluntad del censor que las operaciones de este tipo solían producir en las películas, así como del final de la misma (que si no habéis visto, no os recomendamos leer lo que viene a continuación):

La versión original terminaba de modo distinto. Don Anselmo huye tras envenenar a los suyos. Ahora se le obliga a llamar por teléfono para que el arrepentimiento quede bien claro. ¿Es así mejor? ¿No es cierto que entonces el acto criminal de don Anselmo no obedece a un proceso demencial -con lo que la responsabilidad moral queda modificada-, sino a una venganza, moralmente culpable? Este final, creo que hace del loco don Anselmo un verdadero asesino.

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: