Crítica de ‘El escándalo (Bombshell)’: Aparatosa y superficial pero incuestionablemente entretenida

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
El escándalo (Bombshell)
 

Las películas basadas en hechos reales que, al inicio de su metraje, me advierten de que algunas partes han sido ficcionadas en aras de la dramaturgia suelen ponerme en guardia. Creo que, como espectador, habría preferido un documental para ilustrarme sobre el escándalo al que hace referencia el título y que costó el puesto en 2016 al todopoderoso Roger Ailes, director de Fox News, por su repugnante política de contratación y promoción interna del personal femenino que debía, sí o sí, pasar por el aro de su asqueroso deseo sexual. El hecho de que los hechos hayan sido dramatizados y que el personaje de Margot Robbie haya sido creado para representar a todas las trabajadoras jóvenes me parece muy eficaz desde un punto de vista cinematográfico pero no sé hasta que punto apoya o resta credibilidad a una historia con la suficiente fuerza para haber sido contada de un modo más pegado a la realidad.

También es eficaz, aunque un poco trasnochada, la realización de Jay Roach que rompe la cuarta pared de un modo un poco arbitrario y utiliza el zoom de la cámara de manera caprichosa. A pesar de ello, es cierto que El escándalo (Bombshell) es un film de ritmo ágil y no demasiado difícil de seguir a pesar de sus muchos personajes y sus constantes referencias a seres reales con mayor o menor incidencia en la trama.

Los hechos narrados por El escándalo (Bombshell) tienen lugar en 2016, en plena campaña de primarias del partido republicano tras la cual Donald Trump fue proclamado candidato, el film comienza con el foco puesto en ese momento político y se apoya inicialmente en las acusaciones al propio Trump de violación y de sus nauseabundos tweets con frecuentes alusiones sexuales a mujeres de la esfera pública norteamericana. Pero la película aparta pronto el foco de Trump para centrarse en el caso Fox News cuando la presentadora Gretchen Carlson (Nicole Kidman) fue despedida e inició una demanda por acoso sexual contra su ex jefe Roger Ailes (John Lithgow). A partir de ahí, el film se convierte en una suerte de prefacio al movimiento Me too que sucedió poco después y terminó con la carrera de Harvey Weinstein, otro magnate, en este caso del cine, cuyas consecuencias todavía colean en la actualidad.  

El problema de El escándalo (Bombshell) es que no termina de funcionar ni como film de denuncia, ni como documental, ni como thriller. El jugoso debate ético que cabría plantear ante el dilema entre dignidad y ambición profesional al que estas mujeres eran sometidas, se diluye como un azucarillo porque Roach no tiene agallas para entrar en profundidad y se queda en superficiales pinceladas de las que no es posible deducir nada consistente.

En cuanto al reparto, la ¿innecesaria? caracterización de Charlize Theron la hace irreconocible hasta que uno se acostumbra a sus facciones pero, en fín, más irreconocible estaba en Monster cuando se llevó el Óscar. Tanto ella como una cada vez más consistente Margot Robbie sostienen con brío sus personajes, muy por encima de una desdibujada (literalmente) Nicole Kidman a la que alguien debería aconsejar que dejase de retocar su rostro. John Lithgow, en ese tono crepuscular con el que bordó a Churchill en la serie The Crown, da vida con solvencia al grimoso Ailes también desde detrás de una buena capa de maquillaje. El resto del reparto se completa con nombres como Allison Janney, Kate McKinnon, Mark Duplass o Malcolm McDowell interpretando al mismísimo Rupert Murdoch, gran magnate de la Fox.

El escándalo (Bombshell) es, en conclusión, una película aparatosa en las formas y demasiado superficial en lo trascendente. Funciona porque resulta entretenida, está bien producida y el asunto del que trata es, incuestionablemente, muy interesante.


¿Qué te ha parecido la película?

 

6

Puntuación

6.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: