63 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Los informes sobre Sarah y Saleem’: Un adulterio en Jerusalén es más adulterio

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 63 SEMINCI: 
Los informes sobre Sarah y Saleem  
 

Una simple historia de amor (suponiendo que una historia de amor pueda ser simple) entre una mujer judía y un hombre palestino en plena ciudad de Jerusalén ya me parece lo suficientemente difícil, cuánto más si al romance se le añade la circunstancia de que ambos estén casados y lleven una vida familiar en sus respectivas zonas. En cualquier otro lugar del mundo, la precaución les llevaría a intentar no ser descubiertos por sus respectivos cónyuges pero tal vez ese sea el menor de los peligros en una ciudad en la que las autoridades y las fuerzas de seguridad ejercen un férreo control y todo el mundo parece tener derecho a opinar sobre asuntos que únicamente deberían incumbir a los interesados y sus familias.

En una de las mejores películas del pasado año, la libanesa El insulto (Ziad Doueiri, 2017), que obtuvo varios premios en la SEMINCI y fue nominada al Óscar a mejor película en habla no inglesa, se nos contaba la historia de como un asunto entre dos vecinos (un insulto por un asunto trivial entre un judío y un palestino) terminó convirtiéndose en asunto de Estado al trascender a la opinión pública y llegar a los tribunales. Algo que podría zanjarse con una simple petición de disculpas dejó de pertenecer a la esfera privada de los dos vecinos que ya no eran dueños de la situación.

Aquí se trata de un asunto más grave (perdónenme por ser tan antiguo que un adulterio me parezca un asunto más grave que un insulto), pero el planteamiento es muy similar, en el momento en que por una circunstancia trivial el affaire llega al conocimiento de las autoridades ya no se trata de un asunto que concierna únicamente a ambas familias porque nadie puede entender o aceptar que la relación únicamente sea por amor o sexo. Una investigación policial con papeles por el medio (los informes a los que alude el título) puede convertir un adulterio en un delito de terrorismo y convertir al palestino en convicto y a la judía en una proscrita.

Con el mérito añadido de estar filmada en el propio Jerusalén, la película mantiene siempre la narración en lo alto del discurso fílmico, sin digresiones ni elipsis contemplativas. Se sirve para ello de los cuatro grandes intérpretes para los cuatro personajes principales (los que componen las dos parejas) que componen los cuatro vértices de la historia, cada uno desde su motivación, la deshonra del marido de Sarah, militar en activo del ejército israelí interpretado por Ishai Golan, la vergüenza de Bisan (Maisa Abd Elhadi), esposa de Saleem y quizá el personaje más noble de la historia y los propios Sarah (Sivane Kretchner) y Saleem (Adeeb Safadi), sumidos en el conflicto emocional de mantener una relación doblemente ilícita, con la sensación de culpa de estar poniendo en peligro a sus familias y estar engañando a dos buenas personas, ya no saben si es el amor o el deseo lo que determina sus decisiones.

Los informes sobre Sarah y Saleem, segundo largometraje del director palestino Muayad Alayan es, ante todo, una historia muy bien contada. Escrita por Rami Alayan, hermano del director y basada en hechos reales aunque no en una historia concreta, el guion evita deliberadamente la inclusión de cualquier aspecto religioso en el asunto, no es esa la película que nos quieren contar (esa ya nos la han contado), se trata de contar como el control y la intervención de las autoridades pueden determinar la vida de las personas hasta en las decisiones más íntimas. Perteneciente a una segunda generación de directores palestinos ya no tan empeñados en contar la historia de Palestina como historias desde Palestina, Alayan muestra un particular talento para generar tensión dramática y resolver las secuencias con efectividad y sin efectismos. Film potente, intenso y emotivo, Los informes sobre Sarah y Saleem se presenta como una película muy a tener en cuenta en esta edición de la Seminci. 

8

Puntuación

8.0/10

También te puede interesar

Un comentario sobre “63 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Los informes sobre Sarah y Saleem’: Un adulterio en Jerusalén es más adulterio

  • el 22 octubre, 2018 a las 23:01
    Permalink

    Situación complicada + intervención terceras personas + compleja situación geopolítica = película atractiva

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.