Entrevista a Doc Pastor, autor de “¡Qué festín! Un menú de cine” (Primera parte)

Pocas combinaciones hay en el mundo que mariden mejor que la gastronomía y el cine. Desde el río de chocolate de Un mundo de fantasía, pasando por los muchos platos de Uno de los nuestros, hasta llegar a la deliciosa barbacoa de Tomates Verdes Fritos y un buen número de recetas más que podéis encontrar en el libro “¡Qué festín! Un menú de cine”, un recorrido lleno de anécdotas, diversión y hambre por algunos de los títulos que han llenado nuestras pantallas y nuestros estómagos dejándonos con ganas de más.

Doc Pastor, autor de “¡Hasta el infinito y más allá! Pixar a través de sus películas” o “Doctor Who: El loco de la cabina”, une en este nuevo libro dos de sus mayores pasiones: la gran pantalla y el plato lleno, acompañado todo de pasión y siempre regado con una copa de whisky, y con motivo de este lanzamiento editorial hemos compartido con él una agradable charla, que dividimos en dos partes, donde repasamos su trayectoría, aficiones y otras publicaciones hasta llegar a “¡Qué festín! Un menú de cine”.

El nuevo libro ya está a la venta en librerías y grandes superficies, pero también podéis haceros con vuestro ejemplar en heroesdepapel.es y llevaros de regalo un marcapáginas y un exclusivo set de cubiertos para hacer frente a cualquier banquete de película que surja. Además, ha sido todo un honor que Doc Pastor me haya permitido compartir páginas con él, y “¡Qué festín! Un menú de cine” cuenta con un prólogo escrito por mi mismo.

 ¡Qué festín! Un menú de cine

 

– ¿Con qué película o serie comenzó tu pasión por el cine y series como afición?

Te puedo decir por quién empezó, sería por mi padre, que a él le gustaba mucho la ciencia ficción, el cómic, las películas, con lo cual en casa siempre teníamos de forma constante a mi padre viendo pelis, llevándonos al cine y leyendo sus cómics, aunque a veces eran cómics para mayores, y no todos los podíamos leer, aunque algunos nos los dejaba. Por ejemplo, tengo un recuerdo de mi infancia que es la peli Robocop, la primera, viéndola con él, con el ácido sulfúrico reventando al principio de la película, y gracias a él las primeras fueron así, como Star Trek, todas estas pelis llegaron porque las consumía mucho. Mi madre y mi padre leían mucho, pero todo el tema del cine y fantasía era por mi padre, que era un forofo desde joven y gracias a eso era un niño muy raro porque conocía cosas del estilo Flash Gordon, de los años 60, cuando en mi círculo tampoco había muchos que vieran este tipo de cosas y menos de las que venían de hacía 30 años.

– ¿En qué momento decides escribir de cine y series como algo profesional?

Va a sonar muy mal, pero fue de casualidad. Yo venía de escribir, de prensa. De hecho cuando empecé la carrera de periodismo tenía 25 años y ya había publicado en bastantes sitios. En un momento dado me di cuenta que había 3 series en los años 60 que eran Doctor WhoEl prisionero y Los Vengadores, series británicas de la misma época que marcaron un antes y un después en la cultura televisiva como la entendemos, que coinciden en el tiempo y se me ocurrió la idea de hacer un libro sobre eso. Alguien que conocía y había publicado ya varios volúmenes me dijo que lo mandara a Dolmen Editorial, lo comentara con ellos y surgió un poco así de casualidad. De hecho, si lees “Los sesenta no pasan de moda”, aunque está mal que lo diga, es un libro súper completo que visto en perspectiva es muy aburrido, es más enciclopédico, e intento que contenga muchísimos datos pero sea más animado y que no se note tanto. El de “Los sesenta” de forma literal no sabía ni que estaba haciendo, empecé escribiendo artículos que era lo que sabía hacer, y empezó un poco así. Ese libro funcionó, a la gente parece que le gustó y empecé a dar vueltas a hacer uno de Doctor Who, que fue el tercero, pues entre medias hice uno de periodismo autoeditado. Y este de Doctor Who tuve que pegarme con el editor pues no lo veían claro, pero luego funcionó bien, tuvo un par de ediciones y se vendió fuera de España. La presentación fue genial, pues contaba con Javier Olivares en una sala llena, con gente esperando incluso 40 minutos antes de que yo pudiera llegar. A partir de ahí ya fui enlazando publicaciones.

– Tienes muchos libros de series, algunos menos de películas, aunque sí centrados en Pixar y similares. En tu día a día, qué consumes más, ¿cine o series?

Tebeos [risas]. Leo muchos cómics y muchos libros, y luego intento ver muchas series, pero he de reconocer que estoy algo peleado. Ha llegado un momento en el que con las series ya no das a basto, cortocircuitas y te dices “no puedo más y no puedo ver todo lo que quiero” y lo dejas, y al final veo menos de lo que querría. Acabo siguiendo series como The Flash, que da igual cuando la veas, es como una sitcom de los 90 pero con superhéroes; también empiezo a ver The Orbille, la nueva de Star Trek… He reducido muchísimo, pues al ver muchas series, veía menos películas, leía menos libros y, sobre todo, me daba cuenta que las series te enganchaban y era complicado. Hay series que no sacrifico, por ejemplo, Rick y Morty, que es maravillosa. Hay otras que medio sigo, y otras que de vez en cuando me acuerdo que seguía. Hay en España un montón de novedades de libros de fantasía y ciencia ficción, al igual que hay muchas novedades de cine de fantasía y ciencia ficción; antes, cuando eramos más pequeños veíamos todas las series de superhéroes, te las comprabas en DVD, porque eran las que había, pero ahora estamos con una gran cantidad de películas que enlazan y una cantidad de novedades de cómics. Ahora, definitivamente, intento consumir más cine y libros al ser con lo que empecé, pero intento consumir de todo, aunque no siempre se logre. Hay series que me gusta revisionar. El prisionero cada par de veranos me la vuelvo a ver, pues es supercompleja. Cuando la gente decía que la primera temporada se la vio del tirón, me preguntaba como podrían verse eso del tirón si hay que mascarlo, y si la ves del tirón no la paladeas, y hay series que sí que puedes ver del tirón y no pasa nada. A veces se ven series como se ve cine, con la diferencia que el cine dura 2 horas, algunas más, pero las series del tirón te pasas toda la noche para verla.

– De las películas o series actuales, ¿crees que de alguna da para hacer un libro?

Que conste que Doctor Who me marcó en la época nueva. La vieja la conocía por mi padre pero hasta que no fui a Londres justo cuando empezaba la época nueva, y cogí un libro convencido de que a España nunca iba a llegar la época nueva. Pero no es verdad que los libros míos sean sobre los 60, que me encantan, lo que sucede es que muchos de los productos que seguimos viendo empezaron en los 60. El universo Marvel, tal y como lo concebimos hoy, empezó en los años 60. James Bond, Star Trek… hay muchos productos de la época que aún siguen. Pero productos actuales sobre los que escribiría, pues por ejemplo Fringe, que es un libro que me he planteado si hacer o no, destacando sobre todo la última temporada. De Rick y Morty no voy a hacerlo pues se me notaría la vena de fan, pero espero que se traduzca alguno de los libros que ya hay. Lo que no se es si habrá series de ahora que permanezcan, pues hay muchas series buenas pero sin gran impacto, dado que se consumen y se abandonan. Dentro de 10 años veremos cuales quedan. Breaking Bad es muy buena, pero ya no está presente, como habrá que ver con Juego de Tronos. Creo que se puede escribir de muchas, pero pocas permanecerán. Stranger Things, que no me gusta nada, no creo permanezca, pues se ha sustentado en la nostalgia, y cuando esté superado dará igual. 

– De los 60 es la serie Batman, de la que has escrito un libro. ¿Qué te parece lo que está haciendo ahora DC en los cines?

Creo que DC tiene buenas intenciones, mucha capacidad para hacerlo muy bien, tiene los derechos de Batman v Superman, por el amor de Dios. En Warner pueden estar haciendo películas maravillosas mucho tiempo. Wonder Woman nos sorprendió a todos con sus carencias, es una película que está bien hecha, bien llevada, pero creo que lo que le pasa a DC es que tiene prisa. Marvel empezó a hacer las películas cuando se animaron los estudios. La primera en salir fue Iron Man, luego vimos Hulk, pero el Universo Marvel más o menos empezaría a partir de la segunda de Iron Man, que fue un proceso superlargo hasta llegar a Los Vengadores. Fueron cinco o seis años de proceso hasta culminar, y aquí DC tiene prisa para equipararse con Marvel y yo creo que se está notando. En Liga de la justicia, al verla te das cuenta que se ha hecho sin cariño y con prisa. No es que esté mal, en general es entretenida, pero te das cuenta que falla en algo, es esa prisa que tiene DC cuando no debería tenerla, pues son personajes suficientemente conocidos. Vale que Cyborg no, pero Batman, Superman y Wonder Woman son personajes que no hace falta que presenten. Lo mismo con Joker, Lois Lane o Lex Luthor. Podrían centrarse en hacer películas interesantes y olvidarse de la cronología, de crear un canon común. Están intentando engancharse a algo y lo están haciendo muy deprisa cuando podrían hacer cosas muy buenas, como ya se han hecho, como por ejemplo la primera de Superman, de los años 70, si la ves hoy, aunque hayan envejecido los efectos, sigue siendo muy bonita de ver; Las primeras de Batman siguen viéndose bien; La trilogía de Nolan, la segunda es maravillosa, por lo que deberían frenar algo.

– Siguiendo con los libros, ¿cómo surgió escribir un libro centrado en Pixar?

Pues como el de Batman de los 60. Me gusta, había un hueco, nadie se había metido con ello y lo propuse a los editores de Dolmen. Me gusta Pixar, evidentemente, y de hecho la idea original era hacer un libro de Dreamworks y Pixar, porque evidentemente a veces algunas cosas van de la mano, como Hormigaz y Bichos, y quería jugar un poco con eso en el libro, pero mi editor prefirió hacer solo uno, y quizás luego el otro. Me pareció bien, sobre todo porque Pixar es una buena productora y también porque estamos en un momento que por fin en este país, aunque no todo el público que debería, se da cuenta que película de animación no quiere decir película para niños, y en parte eso ha sido gracias a Pixar. Son películas de las que se pueden contar muchas cosas, de lo que quieren contar, de cómo lo hacen, de donde beben, el trabajo que tienen por detrás, y además es una productora que aunque mucha gente que va a la sala no se dé cuenta de ello, porque hay mucha gente que va a verlo solo, a consumirlo, pero es una productora que cambió la industria del cine. Para bien o para mal, por culpa de Pixar y no intencionadamente, la animación tradicional de 2D murió en el cine. Hicieron Toy Story, funcionó muy bien, y Disney se emparanoió, y decidió no hacer más películas con animación tradicional, lo que fue un error. Pixar funcionó porque hacían buenos guiones. Cada película de Pixar se va superando, haciendo cosas nuevas, salvo contadas excepciones: El viaje de Arlo no me gusta, y cualquiera que lea el libro sabe que le doy caña; Del revés me gusta mucho, es maravillosa; Wall-E, Up… son películas preciosas. Creo que Pixar es una productora que ha hecho mucho y le queda mucho por hacer. Las películas de Pixar juegan a dos bandas: si va un niño a verla va a pasarlo bien, y si tu vas como adulto ves la crítica que tiene. Ha hecho algo muy bueno, y gracias a Pixar han salido otras productoras como Illumination, que son más simplistas, pero desprenden un buen rollo. Se pierde sin querer el cine de animación 2D, pero Pixar merecía un libro e incluso más, uno de cada película, pero habría sido una locura. Es un libro que costó, pero gusta, la crítica funciona, ha quedado resultón, y con él la gente me dice que ha descubierto mucho, que es algo que como escritor me marca.

– Entre tus libros está “Frost, perrito de aventuras”. ¿Qué te parecería si decidieran hacer una serie animada con este personaje?

Quiero una película de Pixar con Frost, con un cameo de John Barrowman y otro cameo de Nathan Fillion. Me encantaría que se hiciera una película. Después hice un par de relatos online y terminé hace un par de meses la segunda parte del libro de Frost. He cambiado, y en vez de autoeditarlo he comenzado a moverlo por editoriales, porque creo que es un producto que puede funcionar, pues todos los niños que se han leído el primer libro han acabado encantados: tengo un poema de una, un dibujo de otro, mi madre, como buena madre, se los va regalando a todos sus amigos, y también todos los niños a los que se les regala, y me escriben que les ha encantado, que para cuando una segunda parte, que creo puede llegar a más público, y puede seguir. El libro lo escribí pensando en mi de pequeño con lo que a mi me gustaría leer. Es un libro del que me gustaría una película, más que una serie, y sobre todo muñecos. Pienso en Pixar pues puede hacer un buen producto basado en esto y con un mensaje muy chulo. Y una película de un perrito espacial puede funcionar.

– Muchos de tus libros, con el paso del tiempo, se pueden ampliar, con nuevas películas o como “Vestidos para el éxito: 35+1 series llenas de estilo”. ¿Qué series crees que podrían añadirse a este libro?

Para este libro hicimos un listado inicial de 100 series y empezamos a quitar pues no se podría hacer con tantas series. Juego de Tronos la dejamos fuera porque el trabajo de producción es muy chulo y el vestuario también, pero intentamos enfocarlo a un vestuario más actual, aunque es una serie de la que deberíamos hablar. Westworld ahora mismo sin duda. De Rick y Morty me gustaría hablar y, aunque es de animación, tienen los personajes un vestuario supercaracterístico. The Orbille, pues es evidentemente Star Trek, pero no lo es. Tendría que hablar por ejemplo de algunas series de Marvel, como Jessica Jones, que aunque no soy fan, la producción está muy cuidada. Habría que hablar de Luke Cage, pues el trabajo de producción también es supercuidado. De The Flash y Flecha Verde hablamos en su momento pero habría que ampliar con Supergirl. En este libro no sólo queríamos hablar del vestuario, sino también de su importancia. Hay series que son pura moda, como Dame un respiro, una serie de los 90 que había que meterla pues transcurre en una redacción de una revista de moda. Otras son metidas por lo icónico, como El coche fantástico o Californication, que en este segundo caso el protagonista viste siempre supersencillo, y solo viendo como viste te das cuenta de cómo es el personaje. Y Doctor Who, si hiciera 500 libros de “Vestidos para el éxito” en todos debería aparecer, pues cada doctor va cambiando de vestuario. Casi cualquier serie de hoy en día cuidan todo al milímetro.

Continuará en segunda entrega…

También te puede interesar

David Pérez

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.