CutreCon VII. Crítica de ‘Fantasticozzi’: Documental hecho con cariñito.

Las críticas de Agustín Olivares en la CutreCon VII: Fantasticozzi

Fantasticozzi es todo un homenaje a Luigi Cozzi, el director italiano que rodó la primera y más decente copia de Star Wars, que trabajó con la Cannon Films antes de que desapareciera, que ama tanto el cine fantástico que prefiere trabajar en una tienda temática antes de rodar películas que no le motiven.

El documental abarca toda su carrera de manera cronológica, desde sus primeros pinitos hasta Blood on Méliès’ Moon, su último largo hasta la fecha. Bien es cierto que no se habla de Simbad, rey de los mares, pero me imagino que la desecharon por diversos motivos. Primero porque no fue dirigida por él, sino remontada y con algunos parches grabados a posteriori (en plan Joss Whedon en Liga de la Justicia) y, segundo, porque el documental se hubiera alargado demasiado.

Es muy interesante conocer la trayectoria profesional y vital de Cozzi. Habla sin tapujos, presentando las situaciones que le llevaron a hacer cada película con total desvergüenza. Incluso se permite valorarlas, calificándolas como “estupendas”, “tontas” o “estúpidas”. Maravilloso.

Lo mejor de todo es que muestra su visión del cine, y ayuda a entender ciertos dejes de su trayectoria cinematográfica. Si por algo se caracterizan sus películas es por las espantosas interpretaciones de sus actores. A no ser que sean profesionales con larga trayectoria, por lo general son seres acartonados sin una dirección clara. Cozzi cuenta que, durante el rodaje de Contaminación: Alien invade la Tierra, su protagonista femenina, Gisela Hahn, le preguntaba constantemente cual era el conflicto de su personaje. Cozzi se hacía cruces, “¡pero si no hay conflicto! Es una película de alienígenas, que no te enteras. No hay conflicto ni nah”. Ahí queda claro que la dirección de actores es un concepto que ni se plantea, y que para él una película es pura peripecia (NDR: Quizá las palabras de Cozzi no sean textuales, pero si fidedignas en contenido).

Los medios con los que se ha rodado el documental son escuetos. Se nota, sobre todo, en el audio de las entrevistas. Felipe M. Guerra, director del film y uno de los organizadores del Festival Fantaspoa (Brasil), probablemente grabó las entrevistas con fines promocionales del festival. Pero cuando vio el material que Cozzi le brindaba (me imagino que toneladas de anécdotas y datos interesantes, sabiendo lo parlanchín que es) se decidió por hacer el documental. Si el plan inicial hubiese sido hacer un largo, probablemente se hubiera preocupado más del sonido. Una lástima.

Lo que tiene, y de sobra, es cariño. Se nota que está hecho con mimo y amor, y que los responsables sienten verdadera admiración por Cozzi. La falta de medios al grabar las entrevistas la suplen con abundante material de archivo, con cortes de la obra del director y con un montaje dinámico y pizpireto. Quizá el final es un pelín anticlimático, pero tampoco chirría demasiado.

En definitiva, Fantasticozzi es un documental perfecto para descubrir la figura de Luigi Cozzi. Es entretenido y ligero. Gustará tanto a los fans del director como a los profanos que todavía no lo conocen. Si tenéis ocasión de verlo no la dejéis pasar.

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.