Evento ‘Suburbicon’: Más divertido que ‘Colombo’

Soy de los que creen que nos hemos malacostumbrado al cine de consumo rápido. Nos hemos resignado a que las películas comerciales no tengan demasiado sentido argumental, ni un desarrollo de personajes medio decente, ni siquiera una acción correcta: si entretiene ya esta bien. Pero a veces (por desgracia, muy pocas veces) ver una película es una experiencia única y trascendental. Me pasó con Magical Girl, me pasó con Mad Max: Furia en la carretera, y también con La Habitación (uh, dos de estas pelis no se considerarían comerciales…). Pero, ¿Qué pasaría si te metieras DENTRO de la película? ¿Se podría equiparar a una buena experiencia en la sala de cine? ¿Sería un buen sustituto del Transformers o Escuadrón Suicida de turno?

Unos pocos afortunados tuvimos el privilegio de adentrarnos en el mundo de Suburbicon, último filme de George Clooney con guion de los Hermanos Coen, gracias a los profesionales de Mistery Games. Con mucho mimo y dedicación elaboraron un complejo y trabajadísimo juego tipo Cluedo, ambientado en Suburbicon, en el que cada uno de los participantes nos encarnamos en uno de los personajes del filme. Y esto es lo que pasó.

A media tarde nos citaron en un espacio céntrico de Madrid, en cuya puerta nos fuimos arremolinando los 15 acreditados. Era la primera vez para todos/as, así que estábamos como un flan. “¿Tú quién eres? Ah, ¿Si? ¡Entonces soy tu hija!”. Desde el principio nos metimos en el papel de joviales pero basterros vecinos con doble vida y moral.

Tras unos minutos entramos en el local, donde nos recibieron tres responsables de Mistery Games, que a su vez serían actores y directores de la experiencia. Nos pusieron en situación, nos dieron dinerito (de mentiras) y tarjetas especiales (como en un juego de rol, pero mejor) y nos hicieron salir de nuevo a la calle. Al volver a entrar yo no era Agustín, sino Mr. Brooks, el nuevo vecino del barrio al que habían organizado una fiesta de bienvenida. Iba acompañado de Mrs. Brooks, mi bien amada esposa con la que esperaba un hijo y compartía un negocio de ultracongelados (en realidad Abi Power, a quien conocí quince minutos antes).

Evento 'Suburbicon': Más divertido que 'Colombo'

Una vez dentro comimos palomitas dulces, bebimos refrescos de cola y empezamos a interactuar con el personal. El alcalde era un corrupto, pero también calvo como yo, así que me acerque a charlar con él. Después hablamos con Mr. y Mrs. Lodge, los anfitriones, muy majos y serviciales, pero con los que tenías que tener cuidado, ya que el sándwich de crema de cacahuete que ofrecían podía estar envenenado. Todo era buen rollo y felicidad, hasta que de repente las luces se apagaron y uno de los invitados murió acribillado. ¿Quién había sido? Ese era un gran misterio que debíamos resolver.

No obstante, Mr. y Mrs. Brooks teníamos otros quehaceres. Lo único verdadero de nuestra historia era mi alopecia: en realidad éramos unos mafiosos que querían descubrir quien había matado a nuestro jefe, alguien que sabíamos que estaría en la fiesta. Teníamos que ser muy cautos, nadie podía descubrirnos o nos matarían en el acto. Tratamos de descubrir quién mató al jefe, al tiempo que los invitados nos hacían preguntas incómodas sobre nuestra vida y milagros. Conseguimos capear el temporal hasta que el anfitrión nos soltó un hachazo: sabía quiénes éramos. ¡Drama! ¿Qué podíamos hacer? Apenas llevábamos unos minutos en la fiesta y alguien ya nos había pillado. Mr. Lodge me propuso una opción, o más bien un chantaje: si no mataba a Cooper, el investigador de la casa de seguros, mataría a mi esposa. En ese momento me sentí poseído por el espíritu de Liam Neeson meets Frank Castle, y puse toda la carne en el asador. Compré al alcalde un arma, llevé a Cooper a un lugar oscuro y le metí un tiro en el pecho.

Evento 'Suburbicon': Más divertido que 'Colombo'

Soy muy mala persona. Me sentí genial. Nadie me vio, no había testigos. Mi crimen había quedado impune. Y quería más. Había despertado a la bestia.

Traté de comprar otro arma, esta vez a Mrs. Lodge (una caja de sorpresas esta señora. Además de sándwiches tenía una armería en el dobladillo de su falda), pero la falta de cash arruinó la transacción. Robé el dinero de Cooper (no me miréis así, el muerto ya no se lo iba a gastar), y mi esposa me donó su dinero, y cuando por fin podía comprar otro arma varios invitados murieron repentinamente. Mucho tejemaneje, muchas preguntas que responder, y Mrs. Lodge como sospechosa arruinaron mi plan. En cuestión de minutos me había convertido en un asesino profanador para nada.

Al fin el inspector Hightower, uno de los invitados (y actor) descubrió quien había asesinado al primer muerto: “El asesino es…” ¡¡Pam!! ¡¡Pam!!. Dos tiro, muerte instantánea. Y los demás nos quedamos con la miel en los labios.

Se cerró el telón, se encendieron las luces y se terminó el juego. Los actores se quitaron las pelucas y formularon la pregunta del millón: ¿Quién mató al primer fiambre? Los 15 invitados intercambiamos opiniones, expusimos nuestras teorías y descubrimos que ninguno tenía ni idea de quién era el asesino. Finalmente éste se descubrió a sí mismo, dejándonos con dos palmos de narices.

Tras casi tres horas de juego, Abi y yo no descubrimos nada de los asesinos de nuestro jefe, ni tampoco descubrimos quien asesinó al primer muerto. Pero yo descubrí que con un arma tengo más peligro que Koba (o un mono con una metralleta), y que ni como actor ni como detective me ganaría la vida.

Quiero agradecer al personal de Mistery Games y Way to blue el magnífico trato recibido, además de la oportunidad de vivir una experiencia que nunca antes había experimentado.

Por cierto, ¿te acuerdas de la pregunta lanzada al principio del texto? Pues es una memez. No tiene nada que ver un cluedo interactivo con una buena película en el cine. Cada experiencia es diferente, y compararlas es una mamarrachada. Te animo a que vayas a un cluedo interactivo y después al cine, o a la inversa, o que hagas un cluedo interactivo en el cine. Yo que sé, haz lo que sea. Pero haz algo.

Guinda final: Os dejamos con un resumen en vídeo de la experiencia.

También te puede interesar

Deja un comentario