Tras nueve horas de ‘Strangers Things 2’, esto es lo que pienso (sin spoilers)

Cuando una fórmula funciona, ¿por qué cambiarla? Hemos visto muchas series que han ido evolucionando paulatinamente a medida que sus temporadas pasaban año tras año y muy pocas son las que han sobrevivido a esos cambios tan drásticos por los que se apostaba para atraer un nuevo público. Pero luego están esas series que tienen una marca indiscutible que les hace perdurar durante años. A día de hoy todo el mundo se acuerda de Friends, Seinfeld, Los Soprano, Cheers, Cosas de Casa… Y por supuesto todo el mundo se acordará de Stranger Things.

Hacer una reseña de Stranger Things 2 (como se conoce a la segunda temporada) sin llegar a repetir cosas de la primera es algo complicado, así que se dirán todas en este párrafo. Guiños a los ochenta. Ya está. Vamos a DESTACAR que hay de nuevo en esta segunda temporada.

Algo que me chirriaba mucho en la primera temporada de Stranger Things, fue la interpretación de los jóvenes protagonistas. Casi todos ellos me parecían inexpertos que acababan de llegar a la televisión, pero a medida que iban avanzando capítulos, parecía que se acoplaban y acomodaban a sus personajes. En esta segunda temporada ya no vemos a unos críos, vemos a unos actores y actrices de los pies a la cabeza. Obviamente hay quien tiene más experiencia sobre las tablas como Gaten Matarazzo (Dustin), pero todos ellos han evolucionado artísticamente. Detallando un poco más estas actuaciones, hay que decir que los personajes se enfrentan a ese duro momento de la vida en el que dejas de ser niño y comienzas a ser un adolescente, con sus amores, peleas, celos y odio por el mundo, algo con lo que saben combatir a la vez que deben luchar contra el verdadero problema que nos sugiere el argumento.

Por su parte, Winona Ryder sigue con el mismo descontrol o paranoia de la primera temporada, a pesar de tener a un flojo Sean Astin a su lado, del que esperaba mucho más, ya que no destaca en la trama, aunque sí que tiene un papel importante en la misma. Olvidaos de ver al pequeño Mickey de Los Goonies. Quien sí ha sufrido un pequeño cambio a mejor ha sido David Harbour con su personaje de Jim Hopper, quien ya no parece ser la sólida roca de la primera temporada y nos deja ver su interior gracias a la ayuda de Once.

Además las nuevas incorporaciones han sido todo un éxito. Tanto Dacre Montgomery con su obstinado y odiado personaje, como Sadie Sink y su versión de “Mad” Max como el miembro más duro del grupo, cumplen con creces las expectativas al introducir nuevos y desconocidos personajes en la trama.

Capítulo a capítulo vamos viendo, con un excelente guión, como los protagonistas de Strangers Things 2 se olvidan por un momento del Demogorgon para luchar contra una amenaza mayor que ya no intimida a Will únicamente, sino a toda la ciudad de Hawkings. Además, la dirección de Shawn Levy es exquisita, sin olvidar a los Hermanos Duffer, quienes son los artífices de que Netflix nos haya ofrecido esta joya.

Un cambio significativo, y que se nota con creces, es el aumento del presupuesto por parte de la plataforma. El CGI está presente prácticamente en todo momento y ¡qué CGI! Aun recuerdo cuando las primeras series en utilizar los efectos visuales nos asombraban, pues esto era algo exclusivamente del cine. Ahora no hace falta sentarse delante de una pantalla de metros de longitud, basta con estar frente a la televisión y disfrutar de unos efectos que nos trasladan, pareciendo en todo momento que todo lo que vemos frente a nosotros es real.

La historia que nos ofrece Stranger Things 2, con sus subtramas, es perfecta en todos los sentidos, no dando una despuntada. Esas pequeñas historias que parecen no importar en los primeros capítulos, evolucionan de tal manera que se meten de lleno en el argumento principal, haciendo un conjunto que baila en perfecta armonía.

Obviamente, Stranger Things como serie ha evolucionado en muchos aspectos y ya no va dirigida a un público selecto. Ahora, tanto padres, como hijos y abuelos pueden sentarse en familia para disfrutar juntos de una serie que ya ha hecho historia. En conclusión: Si vais a ver la segunda temporada de esta serie, preparad el colirio porque no os despegaréis de la pantalla durante nueve horas (o más si contamos los extras que ofrece Netflix).

También te puede interesar

Un comentario sobre “Tras nueve horas de ‘Strangers Things 2’, esto es lo que pienso (sin spoilers)

  • el 3 noviembre, 2017 a las 13:20
    Permalink

    Me parece una serie original y ese aspecto ochentero es lo que más me fascina.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)