62 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Sage Femme (Dos mujeres)’: Salvada por sus actrices

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 62 SEMINCI: 
Sage Femme
 

No puedo evitar, una vez más, entrar en cuestión con el asunto de la burda manipulación del título de la película para su distribución en España. Es una cosa que me pone de los nervios y no lo puedo evitar. El título original en francés de la película es Sage Femme que no es ni más ni menos que la profesión de una de las dos protagonistas y que literalmente se traduce al castellano como “partera” aunque en nuestro país se emplean más los términos “comadrona” o “matrona” para hacer referencia a aquellas profesionales de la salud (en España se accede a la profesión desde la carrera de enfermería) que se encarga del seguimiento del embarazo, la atención durante el parto y el puerperio y, además, de la salud sexual y reproductiva de la mujer a lo largo de toda su vida. El título con el que la película se ha estrenado y distribuido en el mercado anglosajón es The Midwife que es exactamente lo mismo: partera, comadrona o matrona. Y lo lógico es que en España la película se titulara con uno de estos términos, me inclino por “La matrona” pues es el más usado en el ámbito de los profesionales sanitarios. Pues no. Al genio de turno en la distribuidora de la película en España no le ha debido de gustar el título y en nuestro país la película se titula Dos mujeres. Me parece una absoluta falta de respeto a Martin Provost, guionista y director de la película, pues además de ser la máxima autoridad para titular la película como le dé la gana, que para eso es suya, el título es un homenaje a la matrona que le salvó la vida al nacer con una donación de su propia sangre, circunstancia que se recoge en un momento de la película. En fin, denunciado queda.

Sage Femme (me niego a referirme a la película por su título español) es la historia de dos mujeres (¡vaya!, lo he hecho) interpretadas por Catherine Frot (la matrona) y Catherine Deneuve (una antigua amante del padre de la primera) que por circunstancias un poco traídas por los pelos, se encuentran y sus vidas confluyen durante unas semanas.

Martin Provost coloca su atenta cámara ante estos dos personajes, Claire (Frot) es una matrona en la edad media de la vida (49 años tiene el personaje por 60 de la actriz) en un momento en el que necesita reinventarse a sí misma. Su pequeño hospital, en el que ha trabajado toda la vida, cierra sus puertas y las circunstancias parecen empujarla a aceptar un empleo en un mastodóntico hospital despersonalizado donde la atención sanitaria responde a principios muy alejados de los que ella entiende que deben ser. Por otra parte, su hijo que ha empezado a estudiar medicina con la intención de ganar mucho dinero (pobre incauto, que juegue al fútbol) ha dejado embarazada a su novia y decide hacerla abuela antes de lo que ella tenía pensado. En este estado de la cuestión aparece Béatrice (Deneuve) una mujer mayor, un tanto excéntrica, que fue amante de su padre y, en cierto modo, precipitante de su muerte.

El elemento masculino aparece en forma de un personaje entrañable (Olivier Gourmet) que funciona más como un instrumento de guion para añadir el toque romántico que porque su presencia sea realmente trascendente, y así, con estos mimbres, una serie de situaciones, algunas de ellas divertidas, otras emotivas y otras sencillamente insustanciales harán avanzar el relato hacia un desenlace bastante previsible.

Sage Femme es una película amable, entretenida, sin demasiada personalidad cinematográfica ni rasgo autoral a destacar, que de ser interpretada por dos actrices desconocidas pasaría absolutamente desapercibida (eso si conseguía ser estrenada), pero que se engrandece gracias al trabajo de Catherine Deneuve y (sobre todo) de una magnífica Catherine Frot que compone un personaje admirable y fácil de querer.

Mención aparte me merece la excepcional banda sonora de la película, tanto los temas originales compuestos por Grégoire Hetzel como la música incidental utilizada, de corte clásico, que no fui capaz de identificar.

Esta Seminci, tras el notable nivel medio exhibido en su sección oficial a lo largo de estos ocho días, merecía echar el cierre con un film de más empaque, pero entiendo que no debe ser fácil conseguir un film de estreno mundial (Sage Femme no está estrenada en España pero en Francia y Reino Unido ya está editada en DVD para que se hagan una idea) para exhibirse en una gala de clausura fuera de competición. Al menos, como he dicho, es una película aceptable, cosa más difícil de decir del fallo del jurado, pero eso es harina de otro costal.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *