62 SEMINCI. Sección Oficial: Crítica de ‘Jeune femme’: La frescura y emoción del nuevo cine francés

Las críticas de David Pérez “Davicine” en la 62 SEMINCI:
Jeune femme

Estamos ante una película de mujeres, con mujeres, por mujeres, pero para cualquier espectador, independientemente de su sexo, y disfrutable en cualquiera de sus niveles. En Jeune Femme, sin dinero, con su gato como única pertenencia y con puertas que se le cierran en las narices, Paula está de nuevo en París tras una larga ausencia. Según va coincidiendo con distintas personas, hay una cosa de la que está totalmente segura: va a recomenzar su vida desde cero, y lo hará con estilo y salero.

A Jeune Femme es tan difícil encontrarle fallos que sorprende que sea la ópera prima de la directora francesa Léonor Serraille, quien ha llegado al mundo del largometraje por la puerta grande tras alzarse por ahora con la Cámara de Oro en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes de este año, convirtiéndose en la segunda mujer en toda la historia del certamen en alzarse con el trofeo.

En un año en el que Cannes se ha centrado en mujeres directoras, y la Seminci sigue reforzando la presencia de la mujer en la Sección Oficial, Serraille es seguramente una de las cineastas que veremos mucho en el futuro en el circuito de festivales y galardones internacionales.

La actriz Laetitia Dosch es quien da vida a Paula, esta joven parisina de personalidad neurótica y pintoresca, que fascina e irrita a partes iguales. Conocemos a Paula por primera vez tratando de derribar la puerta de su ex, golpeándola con la cabeza y acabando en el hospital. A partir de ahí retrata con acierto la caída libre que sufre, logrando crear un personaje con el que sentir empatía, aunque en ocasiones puedan sacar de las casillas sus reacciones infantiles y violentas. Dosch es capaz de mostrarnos las diferentes caras de Paula, desde la Paula natural cuando consigue un trabajo, a la Paula solitaria y malhumorada, pero siempre deja abierta la puerta para que sepamos que su personaje es mucho más de lo que nos muestran en pantalla, y que no nos quedemos con la imagen de una mujer desquiciada, sino de una mujer única.

Serraile, una escena tras otra, muestra a la inconformista Paula lanzarse hacia cualquier cosa que pueda lograr en el futuro, y para ello no medita en absoluto sus reacciones, respondiendo con humor en una entrevista de trabajo o comportándose muy “abiertamente” ante un desconocido, pues ella actúa conforme a sus impulsos y sin reflexionar. Jeune Femme no quiere dejarnos clara la posición moral de Paula, ni tan siquiera darnos a conocer más detalles de su pasado para que la conozcamos mejor, pues todo lo que hay que decir sobre ella está en el título original, dado que, literalmente, es “una mujer joven”.

Souleymane Seye Ndiaye es el otro gran protagonista de Jeune Femme en el rol de Ousmane, y uno de los pocos hombres del equipo de la película, donde destaca la presencia de la mujer tanto delante como detrás de las cámaras. Sin demasiada presencia en pantalla, sí que logra ser la muleta sobre la que apoyarse Paula en sus malos momentos, y quien parece mostrar interés por reorientarla hacia el buen camino.

Dosch está en cada escena de Jeune Femme, y nos sorprende con su alocado tipo de conocimiento, gracias al excepcional guión de Serraille, ofreciendo unos razonamientos tan descorazonadamente racionales que hacen que el personaje nos cautive.

El diseño de producción de Valérie Valéro llama la atención por el acierto al usar el cabello anaranjado de Paula como inspiración para los telones de fondo complementarios, creando contrastes llamativos con los tonos celestes y rosas que reflejan sus momentos de tranquilidad. La fotografía de Emilie Noblet intercala el estilo documental con hermosos y equilibrados planos para que recordemos la belleza del barrio parisino.

La banda sonora, más que correcta, refleja los impulsos de esta irreflexiva mujer, destacando durante el metraje la presencia de música electrónica francesa, y el ritmo de jazz de Julie Roue que sirve para resaltar el estilo de vida alocado del personaje.

Jeune femme es una película puramente francesa en su tono y atmósfera, que crea un ejercicio interpretativo con la forma de una carta de amor a París, y deja claro que estamos ante una nueva voz del cine francés donde destaca la frescura y la emoción.

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: