62 SEMINCI. Sección Oficial (Cortometrajes): Crítica de ‘La Carga’: Musical animado existencialista

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 62 SEMINCI: 
La Carga
 

En un centro comercial triste y gris al lado de una autopista asistimos a cánticos existencialistas a cargo de los empleados de los diferentes establecimientos del centro que no son más que figuras animales animadas mediante la técnica de Stop Motion. Unos peces deprimidos se asoman a las habitaciones del hotel “Long Stay” explicando por qué van a estar allí mucho tiempo, ratones que trabajan en un restaurante de comida rápida bailan claqué mientras limpian el suelo y vacían las mesas, unas ovejas que trabajan como teleoperadoras de una compañía telefónica entonan también su lamento. Finalmente todos concluyen que “subirán por la escalera de la felicidad cuando la responsabilidad no caiga sobre sus hombros”, nos han fastidiado estos bichos existencialistas, vienen a decirnos lo feliz que es la vida despreocupada cuando no hay que trabajar y no se tienen responsabilidades que asumir. Como si no lo experimentásemos todos los días en cuanto suena el despertador para ir a trabajar. Nos iba haciendo falta que nos lo recordaran unas truchas cantarinas.

Las canciones no son demasiado bonitas (ni creo que esa fuera la pretensión), las voces son cualquier cosa menos armoniosas, predominan los tonos chillones con sonido metálico, y las letras son más bien unos extractos de filosofía de baratillo. Todo le da al conjunto un aspecto sórdido que curiosamente puede terminar resultando divertido a los espectadores que entren en el juego y se dejen llevar por el tono surrealista que impregna todo el cortometraje.

La carga, que así se titula el corto, es una producción sueca dirigida por la también escultora sueca Niki Lindroth Von Bahr con cierto bagaje en el mundo del cortometraje y en el diseño del vestuario al que también se dedica con regularidad.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: