62 SEMINCI. Rueda de prensa de las Espigas de Honor Marisa Paredes y Arturo Ripstein

En el Hotel Olid de Valladolid ha tenido lugar el encuentro con la prensa de los dos galardonados con la Espiga de Honor de la 62 SEMINCI que tendrán ocasión de recoger esta noche en la Gala de inauguración. Marisa Paredes y Arturo Ripstein han estado inicialmente acompañados por el director del festival, Javier Angulo y posteriormente han respondido a la pregunta de los medios acreditados. Ha sido un encuentro distendido y divertido en el que Arturo Ripstein ha estado especialmente locuaz y simpático haciendo reír en varias ocasiones a los asistentes. 

Comenzamos con una pregunta para ambos ¿Como se hace para ser indiscutible e incombustible como son ustedes dos. 

Marisa Paredes: Pues yo no creo que haya nadie indiscutible y desde luego nadie insustituible, el único secreto es trabajar, trabajar continuamente y hacerlo todo con pasión, entregándose, pero no creo que ni yo ni nadie sea indiscutible.

Arturo Ripstein: No estoy de acuerdo, sí hay gente insustituible, hay actores insustituibles, Marisa es una de ellas, si la tienes en una película y de pronto no la tienes, tienes un problema porque la tienes que sustituir y no hay quien lo haga. Pero en una trayectoria hay varios factores que influyen… claro que está el trabajo, pero luego hay otro factor que es la suerte, ¿por qué un director tiene éxito y otro que a lo mejor es mejor, no funciona?, ¿por qué un bar en una esquina funciona y otro que está en la esquina de al lado no lo hace? Y el tercer factor es la contumacia, hay que seguir adelante, da igual que se enfaden contigo porque te pasaste de presupuesto o que se pongan contentos porque hiciste la pelicula por menos dinero. Lo importante es que hiciste el trabajo e insistir… contumacia, que es una linda palabra del español. 

En el caso de Marisa, hay madera y si no hay madera, no hay sueño, no hay angel, nada existe. 

Marisa Paredes

Javier Angulo: ¿Como fue el encuentro entre vosotros, cuando trabajasteis por primera vez?

AR: Es fácil de explicar, ya nos conocíamos. Y cuando a mí na vez me dijeron “está Marisa disponible” y puedes contar con ella, el tema es como tener a una actriz de ese calibre. Y como ya nos conocíamos y nos habíamos reído de las mismas cosas, que es algo muy importante. Todo fue más fácil por conocernos antes, la idea de no nos vamos a tomar demasiado en serio. Al final de todo es que uno pretende conseguir hacer arte por procesos de la buena fortuna y de la buena suerte y si en eses camino tú tienes a quien te lo hace bien, todo es más fácil y en ese sentido , tener a Marisa fue una alarma y una suerte. 

Problemas técnicos interrumpen en este preciso momento la rueda de prensa y Arturo Ripstein toma la palabra para decir que en el entreacto, “Marisa y yo vamos a cantarles a todos ustedes “Desde Santurce a Bilbao”” provocando las carcajadas de todo el mundo. 

MP: Yo efectivamente conocía a Ripstein pero a Ripstein nunca se le conoce del todo, hay que verle trabajar para conocerle, a la hora de trabajar se conoce a la gente y Ripstein era para mí una incógnita. Cuando aparecí el primer día de rodaje, se removió la tierra, recuerdas Arturo. Un hombre que hace casi todo en plano secuencia, exige mucha concentración, mucho interés, muchísima dedicación y entrega y siempre hay la posibilidad de cortar, hacer un plano y salvar la secuencia. Con Arturo eso no es posible. O te entregas plenamente como un amor o te puede matar ¿no Arturo?

AR: Si llevo varios muertos ya en mis películas.

MP: yo, de hecho me morí varias veces con Arturo

AR: Sí, pero tú resucitabas rápido. 

AR: A ver, el tema es que un actor tiene para actuar su cuerpo y su voz, y en los planos secuencia que exigen la coordinación no solo de los actores sino también del camarógrafo, con todas las limitaciones que esto tiene. Además hay que tener una técnica que es que los actores sepan volver a hacer la toma exactamente igual. Los actores tienen miedo cuando empiezan un plano secuencia porque saben que no es posible cortar y arreglar, por eso cuando comienzan a hacerlos tienen resquemores, pero una vez que se dan cuenta de que todo lo que han aprendido (muchos vienen del teatro que es un plano secuencia de hora y media menos con Chejov que es un plano secuencia de seis horas) se despreocupan porque ya no tienen que preocuparse de una serie de cosas que en el cine con cortes es muy delicado como la posición corporal, etc… en el plano secuencia, una vez que están dentro de él y está enfocada la coreografía, empiezan los elementos no técnicos que son el arte del actor y cuando este arte se suelta ocurren cosas que no sabías que eran posibles. Estas cosas con Marisa Paredes eran una delicia porque tenía personajes muy bien prefigurados en el guion pero cuando de repente ese personaje se encarna, lo que ocurre es maravilloso. El talento son dones de los dioses. Ver a Marisa en mi mundito hacer lo que ella hacía era delicioso. 

MP: Bueno, no puedo decir nada, todo esto que ha dicho ahora me tiene anonadada, porque en los rodajes nunca me lo decía, terminaba y me decía: bien, bien, ha estado bien. 

AR: No, yo a los actores les cuidaba mucho porque son muy frágiles y necesitan que les digas lo bien que lo hacen. Hay que hacerlo. 

Arturo Ripstein

¿Cuál es el mayor desafío profesional que han afrontado en sus carreras?

AR: Todos. 

MP: Sí yo iba a decir lo mismo, el más complicado siempre es el primero y el último. Te sientes siempre muy responsable, tanto si trabajas con directores consagrados como si estás con alguien que es su primera película. Siempre hay dificultades, siempre te preguntas el cómo, el dónde… 

AR: Sí. Concuerdo sin duda. Todos los proyectos son un misterio, siempre hay qu tener el mismo empuje y el mismo entusiasmo. Claro que hay películas más difíciles que otras por cuestiones económicas o geográficas… pero siempre hay muchas dificultades, yo en todas las películas que he hecho, el primer día de rodaje es durísimo, tienes que llegar, saber que eres el capitán del barco y tienes que convencer a todo el mundo que es la mejor película que han hecho en su vida. Si consigues engañarlos a todos, la cosa marcha…

Una pregunta para Arturo ¿Cómo es el hecho de haber trabajado en adaptaciones literarias?

AR: Yo he trabajado en muchas adaptaciones, diría que la mitad y la otra mitad son guiones originales. Las adaptaciones son complicadas, estuvimos hace poco en Buenos Aires en una cátedra que daba Coetzee, el Premio Nobel, un escritor brillante y un hombre intolerable. Y se preguntó cuánto hay que respetar al escritor, y alguien dijo, no se le respeta nada, que el escritor da igual que esté vivo o muerto, deja de existir y la obra pasa a ser propiedad del guionista. Coetzee se puso furibundo y dijo que el escritor tenía que supervisarlo todo. En realidad, adaptas pero la novela no se modifica, la película toma una de las variantes que proponía el autor como en El coronel no tiene quien le escriba, que Paz transformó, le faltamos totalmente al respeto a García Márquez, él la vio y a mí nunca me dijo lo que le pareció. Se lo dijo a Paz Alicia García Diego, la guionista, pero como ella no está aquí… 

MP: Pero yo sí lo sé. Le dijo que solo había tolerado la película si Paz Alicia García Diego escribía el guion. 

García Márquez puso cuatro condiciones, la primera es que escribiera Paz García Diego, la segunda que la película fuera en blanco y negro, la tercera que el coronel no sea Ignacio López Tarso (yo encantado porque es un actor al que siempre he evitado) y la cuarta es que él no tenía absolutamente nada que ver con la película. No quería ver nada durante el rodaje, ni el guion, ni el montaje. García Márquez nos dio la mano y pudimos hacerlo. Y las adaptaciones tienen que ser así. 

Marisa, estás en fase teatral ¿y ahora el cine? Y para Ripstein ¿nunca se planteó adaptar a Vargas Llosa?

MP: He hecho dos películas que están sin estrenar, una con Jaime Rosales y otra en Marruecos que está en fase de montaje. 

AR: Respecto a Vargas Llosa, nos conocemos, me dio los derechos de La ciudad de los Perros antes de que la hiciera Lombardi. Yo intenté hacerla y en México me dijeron “no te metas con el ejército” y yo dije, no es ejército, es una escuela militar y me dijeron: “no has entendido, no te metas con el ejército” y luego quise hacer Pantaleon y las visitadoras antes de que la hiciera ese mismo Lombardi y luego Maita, y me dijo Carmen Ballcells, los derechos cuestan 700.000 dólares y yo le dije, no ese dinero cuesta toda la película, para los derechos tengo 3.000 dólares… y no se pude. A mí me ha gustado mucho Vargas Llosa y me parece ahora mismo el mejor escritor que hay en español. 

Ambos son visitantes recurrentes de la Seminci, ¿cómo ven la evolución del féstival a lo largo de los años?

MP: La evolución de este festival es buena, que en este momento se tenga en cuenta el cine de las mujeres y haya una sección dedicada a las mujeres, aunque solo fuera por eso…. pero me parece que el festival ha ido a mejor en todo. 

AR: Yo desde el género masculino protesto. El cine lo hacemos directores.

MP: ¡Y directoras!

AR: Son lo mismo. No me gusta la diferenciación, no importa que tengamos entre las piernas. 

MP: Pero me reconocerás que para las mujeres es más difícil encontrar productores, financiación. 

AR: Para mí es dificilísimo. 

Y en este momento se da por finalizado el encuentro con los medios para que ambos tengan tiempo de prepararse para la “Alfombra Roja” que de roja no tiene nada porque este año es verde. 

 

También te puede interesar

Deja un comentario