Crítica de ‘Life (Vida)’: Es mejor no intentar conocer lo desconocido

Las críticas de David Pérez “Davicine”: Life (Vida)

El nuevo trabajo del director Daniel Espinosa (El Invitado, El Niño 44), Life (Vida), con guion de Paul Wernick y Rhett Reese (Deadpool), es un thriller sobre un equipo de científicos en una misión a bordo de la Estación Espacial Internacional, que se convierte en algo aterrador al descubrir una forma de vida que evoluciona rápidamente, que causó la extinción en Marte, y que ahora amenaza a la tripulación y a toda forma de vida en la Tierra.

Lo que inicialmente se presenta como un aventura tranquila en el espacio, donde la parte científica tendría más peso que la acción, sirve de presentación para que poco a poco evolucione tanto la película como el ente encontrado, y nos adentre sutilmente en una tensa huida por la supervivencia del ser humano en el espacio… y no tan lejos. Life (Vida) es el perfecto nexo de unión entre Gravity y Alien, el octavo pasajero, aunque incluso tiene detalles que bien hacen pensar que estamos ante una historia de los orígenes de Venom, lo que no es mera casualidad con las pistas que dejan en el propio tráiler y os dejamos descubrir por vuestra cuenta.

Los guionistas han conseguido, con un reparto increíble, tener personajes muy convincentes, muy bien desarrollados, y todos ellos abordan sus diferentes roles en la nave, con sus propias historias de fondo únicos, e incluso la misma cantidad de tiempo en pantalla. Y hay que destacar ese tiempo en pantalla, pues pocas veces no se centra más la atención en un personaje humano, como el caso de la teniente Ripley, por lo que no nos da tiempo a saber quién será el auténtico héroe de la historia.

A pesar de contar con un reparto coral, tres personajes destacan por encima del resto, quizás por los actores tras ellos: Jake Gyllenhaal, Ryan Reynolds Rebecca Ferguson. La actriz vista en Misión Imposible – Nación secreta, tiene la oportunidad de seguir demostrando que su presencia en pantalla debe tenerse en cuenta, y aunque su personaje es en gran medida el típico que hemos visto muchas veces en películas de ciencia ficción, Ferguson lo dota de una humanidad que siempre se consigue. De Gyllenhaal y Reynolds está claro que es difícil poder decir nada malo, pues junto con Ryan Gosling son de los actores que más se están asentando de su generación, capaces de pasar de la acción a la comedia, de la aventuras al thriller, y que nunca defrauden. Puede que destaque Reynolds, pues es un actor de mi predilección, y con el gran trabajo que hizo en Deadpool parece que han quedado restos de este superhéroe en sus posteriores personajes, y cierto humor negro no se ha alejado del actor, aunque la situación no lo reclame. Olga Dihovichnaya y Hiroyuki Sanada completan la tripulación como comandante de la misión y el ingeniero de vuelo, respectivamente. En conjunto, el reparto logra llamar la atención sobre cualquiera de los personajes, que interactúan y trabajan en grupo con la suficiente veracidad como para desarrollar hacia nosotros cierta empatía

Los amantes del mejor cine de serie B disfrutarán con esta película donde no escatiman en sangre y escenas directas que nos generarán bastante angustia, pero esa esencia de serie B no impide que visualmente sea impecable, con un gran despliegue tecnológico tanto a nivel de diseño y creación de la nave como de todos los detalles que nos adentran en el espacio con los protagonistas. 

En la vida real, cada vez parece que estamos más cerca de encontrar algún tipo de evidencia de vida extraterrestre, inteligente o no, y esta película quiere mostrarnos con realismo lo que realmente podemos acabar encontrándonos en el espacio. Aunque no estemos dentro de la franquicia Alien, no podemos negar que nos recuerda por muchos motivos a ésta, algo lógico pues sentó los precedentes del cine de extraterrestres asesinos. Ahora no estamos ante un “monstruo” o un ser violento, sino ante la evolución de Calvin, nombre que ponen a esta criatura que es básicamente una masa creciente de células que todas funcionan con el mismo propósito, que no es necesariamente malévolo, pero no sigue unas reglas de protocolo en lo que respecta al trato con la tripulación. Ni siquiera es inteligente de una manera que podamos asimilar, sino que emplea su inteligencia para sobrevivir a toda costa.

Life (Vida) se separa en dos partes, por un lado los primeros 40 minutos en los que vemos la tripulación dedicarse a sus respectivos puestos de trabajo con el fin de capturar una cápsula que se precipita hacia la Estación Espacial, y posteriormente el trabajo de investigación del científico británico Hugh Derry (Ariyon Bakare) que revive a Calvin. Un halo de misterio rodea esta parte de la película, en la que nos maravillan con el descubrimiento de vida extraterrestre. A partir de ese momento, la película se torna en una verdadera cacería y nos muestran los límites del ser humano (y no humano) por sobrevivir ante lo desconocido. 

Como película de serie B estamos ante un clásico instantáneo, como macroproducción consigue ser entretenida y espeluznante a partes iguales, siendo más terrorífica y creando más tensión que muchas películas de ciencia ficción actuales, pero ante todo Life (Vida) tiene una moraleja que deberíamos aplicar a nuestro día a día: no siempre es bueno conocer lo desconocido.

También te puede interesar

3 comentarios sobre “Crítica de ‘Life (Vida)’: Es mejor no intentar conocer lo desconocido

  • el 14 abril, 2017 a las 5:04 pm
    Permalink

    Ya pero el ser humano no puede estar parado y queremos saber que hay mas alla, por lo menos yo

    Respuesta
  • Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario