Crítica de ‘El hijo de Jean’: Notable melodrama sobre la búsqueda de las raíces familiares

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: El hijo de Jean

Supongo que las personas que han tenido una vida relativamente convencional, que desde la infancia han sabido quienes eran su padre y su madre (que para más señas vivían en casa), que conocían la existencia (o no) de sus hermanos y que no han vivido nunca bajo la sombra de un misterio, un secreto familiar o, sencillamente, algo de lo que nadie quiere hablar, no han sentido nunca la necesidad de indagar sobre su pasado, el de sus progenitores o las circunstancias en las que surgió su familia.

Pero los dramas familiares en las novelas y en el cine, las dos formas narrativas que más poder han demostrado para contar historias, se construyen a menudo sobre esa necesidad de desvelar los secretos que ocultan las raíces de las que uno procede. Este es el caso de Mathieu (Pierre Deladonchamps), un hombre que a sus treinta y tantos años ha vivido siempre en la ignorancia de quien era su padre con el que, al parecer, su madre había mantenido una fugaz aventura de una noche. Cuando recibe una llamada desde Canadá en la que un desconocido que asegura ser amigo de su padre le comunica que éste acaba de fallecer, Mathieu decide viajar a Canadá más con la intención de conocer a sus dos hermanos que de recibir un cuadro que, por lo visto, su padre le ha dejado en herencia.

Este punto de partida sirve al director francés Philippe Lioret para realizar en El hijo de Jean un drama íntimo y sosegado sobre la identidad de los vínculos afectivos, la paternidad y la búsqueda de las raíces familiares.

A su llegada a Canadá, Mathieu será recibido por el amigo de su padre, autor de la llamada, Pierre Lesage (Gabriel Arcand) que, a su pesar, hará de anfitrión alojándolo en su casa junto a su esposa (Marie-Thérèse Fortin) y su hija adulta Bettina (Catherine de Léan). Y a partir de aquí, el director Philippe Lioret, coguionista junto a Natalie Carter, comienza a pelar las capas de su cebolla para ir descubriendo, poco a poco, las verdaderas relaciones entre los personajes y los oscuros episodios de un pasado sobre el que nadie tiene demasiadas ganas de hablar, menos aun con Mathieu. El desencanto al conocer a unos hermanos poco recomendables que no tienen ni idea de quién es y el secretismo en torno a la personalidad de su padre harán que Mathieu se sienta desplazado y únicamente encuentre refugio en Bettina, la única que parece interesada en conocerle.

Lioret maneja bien los tiempos y los espacios, el melodrama está bien construido a partir de los personajes y el envoltorio estético del film con la fotografía de Philippe Guilbert (que se recrea en los hermosos paisajes canadienses) y la música de Flemming Nordkrog es más que notable. El problema es que, a pesar de las solventes interpretaciones de un buen reparto, especialmente un fantástico Gabriel Arcand, y una brillantísima Catherine de Léan, los personajes se dejan contagiar por el aire lánguido que desde el principio impregna la película y, a pesar de su corta duración, el metraje va perdiendo fuelle progresivamente hasta que, ya cercano el final, un giro de guion trate de insuflar el aire perdido.

Basada en la novela de Jean-Paul Dubois “Si ce livre pouvait me rapprocher de toi”, El hijo de Jean es el octavo largometraje de Philippe Lioret de quien únicamente se había estrenado en España Welcome (2009) a pesar de su más que notable trayectoria. De hecho, su anterior película Toutes nos envíes (Todos nuestros deseos, 2011) permanece inédita en nuestro país a pesar de ser fantástica. El hijo de Jean tuvo dos nominaciones a los premios César del cine francés, a mejor actor (Deladonchamps) y actor secundario (Arcand) y fue la película encargada de clausurar la última edición de la SEMINCI de Valladolid donde tuve ocasión de verla.

 

Un comentario en «Crítica de ‘El hijo de Jean’: Notable melodrama sobre la búsqueda de las raíces familiares»

  • el 2 mayo, 2017 a las 15:31
    Enlace permanente

    Me gusto la pelicula, como se va descubriendo poco a poco la trama de quien es su padre, una persona enferma que quiere dejarle un legado a su hijo, al que ha visto solo en un par de ocasiones.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: