Crítica de ‘Power Rangers’: Reinicio al más puro estilo de las películas de superhéroes actuales

Las críticas de David Pérez “Davicine”: Power Rangers

Alejándose un poco de la imagen “cutrecilla” de muchas de las series y películas herederas de la serie original japonesa Super Sentai, no sólo no defrauda a los fans de la original, ni de su remake americano, y posteriores secuelas, sino que consigue mantener la esencia, aunque con un filtro de heroismo y una calidad visual digna de las películas de superhéroes actuales. Estamos ante un reinicio de la historia contada en la versión americana que comenzó a emitirse en Estados Unidos en 1993, y que su éxito provocó se estrenase en 1995 Power Rangers: La película y en 1997, Turbo Power Rangers.

Este reinicio está dirigido por Dean Israelite (Project Almanac) y protagonizado por cinco jóvenes promesas: Dacre Montgomery, Naomi Scott, RJ Cyler, Becky G y Ludi Lin; y los veteranos Bryan Cranston como Zordon, el mentor de los Power Rangers, y Elisabeth Banks en la piel de la malvada Rita Repulsa.

Power Rangers sigue a cinco jóvenes estudiantes que van a descubrir que no sólo su pequeña ciudad, Angel Grove, sino todo el mundo está al borde de la extinción por una amenaza alienígena. Elegidos por el destino, los jóvenes pronto descubrirán que son los únicos que pueden salvar el planeta. Pero para poder lograrlo deberán superar sus diferencias y unirse como los Power Rangers antes de que sea demasiado tarde.

El estudio ha mantenido los nombres originales de la serie de televisión en su versión americana, y de esta forma Power Rangers está protagonizada por Dacre Montgomery como Jason (Ranger Rojo), RJ Cyler como Billy (Ranger Azul), Naomi Scott como Kimberly (Ranger Rosa), Becky G como Trini (Ranger Amarillo) y Ludi Lin como Zack (Ranger Negro). 

Destacándose entre el reparto más joven nos encontramos con el talento emergente de Cyler, mostrando un equilibrio entre las tendencias obsesivas y la creatividad de Billy, perfectamente representado con una mezcla de humor e impacto emocional. Poco más que destacar del joven reparto, y quizás ese haya sido el motivo por el que han contado con Bryan Cranston como Zordon, y Elisabeth Banks en la piel de la malvada Rita Repulsa. Cranston no es que tenga tampoco mucha más relevancia en pantalla que la de su voz aportada a una imagen digital, pero Elisabeth Banks sí que tiene más peso como villana, y deja claro que es capaz de meterse en la piel de cualquier personaje, así como de cualquier género, siendo todo un acierto incorporarla como la villana de la película.

Power Rangers  mezclas aspectos de la serie Mighty Morphin con detalles de las posteriores series de Power Rangers para crear una nueva y más moderna mitología que permite una buena coherencia con la narración de la película. La versión actual reimagina creativamente los orígenes de los Power Rangers mediante la idea de un equipo de protectores intergalácticos, que permite a la película tener una cantidad ingente de futuras secuelas. Pero la idea de que estos héroes sean unos adolescentes al frente de una película de acción y aventuras permite que nadie dude de los orígenes de la misma, y que los más fieles seguidores no rechacen este concepto. Está claro que, para que las nuevas generaciones no se pierdan con la trama, no podían dejar de contar los orígenes de los Rangers, y tras un gran y espectacular inicio, la película nos presenta con cuidado las personalidades y temores de cada uno de los futuros Rangers, dejando más de la mitad del metraje para ese fin, y dejando la parte final de la película para el heróico desenlace donde realmente disfrutarán quienes querían ver una película de chicos disfrazados con robots gigantes plantando cara a miles de Masillas y el pertinente gigantesco monstruo al que enfrentarse como rival final. Mismo orden y mismo desenlace que pudimos ver en cada uno de los episodios de la serie, pero con un épica como pocas veces han sido capaces de manifestar en la serie, que nos recuerda más a una aventura de Los Vengadores de Marvel que a los Power Rangers que todos conocemos.

La influencia de Marvel se deja notar no sólo en la épica, sino también en los efectos especiales que dotan a esta aventura de una gran calidad, muy, pero que muy alejada de la que veíamos en la serie, y un humor patente en gran parte de la película, no sólo en las escenas más distendidas. Para los fans de toda la vida, Power Rangers conserva algunas de las características más apreciadas de la franquicia original, obviamente mostrada con los avances tecnológicos, y los Rangers se benefician incluso de las propiedades de las nanopartículas y los vehículos de asalto conocidos como Zords que adquieren capacidades de combate mejoradas, sin olvidarnos de lo bien que ha sentado el CGI a los Masillas y al gran rival conocido como Goldar. Pero el colofón para los fans llega con el mítico tema musical “Go Go Power Rangers” que suena de forma triunfal.

Ya sea tratando temas como la intimidación, la orientación sexual o la soledad, estos adolescentes son más reales que sus predecesores Rangers, pero quizás llega incluso a ser manipuladora la forma en que se intentan manifestar todos estos temas. Parte de la culpa de un guión más cercano a la realidad (dentro de lo que cabe) es del gran equipo de guionistas con los que ha contado Power Rangers, teniendo entre sus filas a John Gatins (Kong: Skull IslandAcero Puro), Burk Sharpless y Matt Sazama (Drácula. La historia jamás contada), Zack Stentz y Ashley Miller (X-Men: Primera GeneraciónThor), y Max Landis (Chronicle). Kelli Jones (Straight Outta ComptonHijos de la anarquía) se ha encargado del diseño de vestuario, manteniendo una coherencia con lo visto hasta la fecha, pero acercando más a los Rangers a las armaduras de Iron Man, tanto a nivel de traje como de casco, dejando atrás aquellas mallas que tanto nos marcaron en nuestra adolescencia en la serie original, en gran parte también culpa de Weta Workshop (El señor de los anillosAvatar), a cargo del diseño de los trajes y los efectos visuales.

Israelite, basándose en su experiencia en la ciencia ficción adolescente de Project Almanac, dirige una película con personajes mucho más complejos, repleta de escenas de acción y recursos técnicos logrando mantener la tensión dramática. A pesar de buenas escenas donde nos presentan los personajes, Power Rangers realmente coge fuerza en lo que respecta a las secuencias de acción, el montaje y, claramente, el citado tercer acto que mantiene toda la tradición de la serie.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘Power Rangers’: Reinicio al más puro estilo de las películas de superhéroes actuales

Deja un comentario