Crítica de ‘Melanie. The girl with all the gifts’: Esto no lo salva ni Gemma Arterton

Las críticas de Agustín Olivares: Melanie. The girl with  all the gifts

Melanie. The girl with all the gifts es una película de genero que ha cosechado numerosas nominaciones y premios alrededor del mundo. En España fue proyectada por primera vez en Sitges 2016, donde su joven protagonista ganó el Premio a la Mejor Actriz. Desconozco el criterio del jurado, pero si lo que estaban premiando era la capacidad de Sennia Nanua para desequilibrarte los chacras e irritarte como nunca, sin duda, se lo merecía.

Melanie es una chiquilla prepúbere que vive encarcelada junto a otra veintena de chavales y chavalas en una especie de instalación militar soterrada. Los llevan atados en sillas de ruedas de la época de Chanquete, y los meten en clases sin pupitres para que digan de memorieta la tabla periódica, con los números y todo. Entonces descubrimos que Melanie es muy lista y empática, toca la patata de la profe cada vez que abre la boca. Pero al jefe de los militares eso no le gusta, porque en realidad los chiquillos tienen el virus zombie metido de serie, y si te descuidas te meten un bocao y te convierten. Pero, jopetas, que los niños tienen corazoncito. “Pobres chiquillos”, quería el director de la cinta que pensara el espectador… Pero la tendencia sabionda de su protagonista solo te lleva a pensar  que todo lo que les pase es poco.  Melanie es como la “lista” de tu clase, la petarda lameculos que enjabonaba a la profe, la tontalava que se presentaba todos los años para ser la delegada… Si, esa a la que odiabas. Y si no la odiabas es porque tu eras la listilla. Todos te odiaban, sabionda.

Spoilers: Me voy a despachar a gusto, así que si no quieres spoilers, no des al +

Ahora bien, no todo es malo. Melanie. The girl with all the gifts aporta novedades al mito zombie/infectados, inventando un nuevo modo de enfermar y generando un universo propio que puede dar mucho de sí. Lo malo es que el guionista se pasa por el arco de triunfo las leyes de su propio universo en numerosas ocasiones.

También me ha gustado la banda sonora. Tiene personalidad, explora sonidos poco habituales en este tipo de películas. Hay pasajes pegadizos que se te quedan grabados en la memoria, especialmente el que va asociado al personaje de Melanie.

Los efectos especiales/visuales también están muy logrados.

Y Gemma Arterton es capaz de hacer un papelón con el prospecto del jarabe, así que aquí luce fantástica.

En definitiva, Melanie. The girl with all the gifts es una película que no aburre en absoluto, sobre todo por el nivel de estrés que te causa su protagonista. Puede que tengas una dicotomía moral al conectar más con el lado científico que con el emocional, pero no estas sol@: Todos queremos que Melanie muera.  El resto del elenco actoral está muy bien, y el universo es fantástico, aunque al guionista se le ven las costuras y se deja el culo al aire. El resto de aspectos técnicos cumple con creces. Así que si te sobran unos euros y quieres echar la tarde te recomiendo que vayas a los recreativos o te eches unos bingos.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘Melanie. The girl with all the gifts’: Esto no lo salva ni Gemma Arterton

Deja un comentario