SEFF 2016. Crítica de ‘Personal Shopper’: Hay un halo de esperanza para Kristen Stewart

Las críticas de Fernando Quintero: Personal Shopper

Un poco ausente este año del SEFF, y de las pocas películas que voy a ver está esta protagonizada por la señorita Kristen “inexpresable” Stewart. Este es mi pensamiento en cuanto entro a ver Personal Shopper, película que creía que iba a ser un destrozo gracias a la actuación de su protagonista, pero lo que pasa por mi cabeza cuando acabo de verla es: “Oye, pues no está tan mal.”

No nos confundamos, Kristen Stewart sigue en sus trece, mostrando en muchas ocasione su faceta menos artística delante de la cámara y si no me creéis, os invito a buscar el tráiler en Youtube e ir avanzando a cualquier punto de su duración y comprobar que su cara es la misma. Lo que hace que esta película se salve de las malas críticas hacia la actriz es que el guión está escrito para ella. Es una película que se ha hecho para y por Kristen Stewart y esto se ve durante todos esos inaguantables minutos de iMessage que tiene con… ¿Con quién? Eso mismo es otro factor que reluce en la película. Ese misterio y la tensión en que está envuelta en algunas ocasiones, hace que Personal Shopper pueda no desagradar a los espectadores. 

El guión tiene ese toque de M.Night Shyamalan en su época buena, de cuando tenía taquillazos como El sexto sentido entre sus haberes. El guión juega a veces con el espectador y da tres vueltas de tuerca que nos conducen al origen de la película, aunque en ocasiones surge la pregunta de si es una película de terror o un thriller y esto sucede sobretodo después de entrar a una sala donde proyectan una película de una personal shopper y en su primera secuencia está buscando fantasmas en una casa abandonada. Pero este es el hilo conductor de la película y, a pesar que ese hilo se confunde en ocasiones, siempre retoma su camino.

A la hora de mencionar a Stewart… Bueno, es Kristen Stewart, ya hemos visto mucho de ella para volver a definirla. Sólo decir que es la Kristen Stewart más natural que he visto. No se la ha visto forzada en ningún momento e incluso, en ocasiones, ha parecido que ella misma disfrutaba de la película que protagoniza. 

El desnudo en una película siempre me ha parecido curioso y creo que siempre debe estar justificado en el cine. Ya pasaron los años de la censura en la que la gente iba a las salas a ver una teta. En un primer momento, el desnudo de Kristen Stewart me ha parecido muy bueno (y sí, este es un motivo por lo que la gente irá a ver Personal Shopper), pero en cuanto a ese segundo desnudo y el amago del tercero, me ha parecido más pornográfico que otra cosa. Sólo basta con ver lo que ocurre después del segundo desnudo de la chica. 

Volviendo al tema principal de la película y sumergiéndonos más en él. Me ha parecido que esta cinta, que mezcla el terror más clásico con el terror psicológico, es una película con la que se disfrutará y se agobiará al mismo tiempo. Esto lo permite el intercambio de protagonismo de sus actores secundarios que cobran más importancia en el momento en que tienen contacto con el personaje de Kristen Stewart. Además, al tratarse de una producción nada barata, han permitido incluso llenar la pantalla en escasas -pero muy buenas- ocasiones de efectos especiales nada desdeñables. 

Si hubiese que resumir la película en una frase, habría de decir que Personal Shopper es una extensión del cine de terror de culto adaptado a nuestro tiempo. No hay que machacar (mucho) la actuación de Kristen Stewart y su atrevimiento a la hora de hacer cine europeo, pues hace que pensemos que hay un rayo de esperanza para que esta actriz tenga su hueco en este mundo que la está echando atrás.

También te puede interesar

Deja un comentario