Crítica de ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’: Tras la magia de J.K. Rowling

Las críticas de Cristina Pamplona: Animales fantásticos y dónde encontrarlos

Con noviembre empiezan a acechar los primeros estrenos propios de las navidades, blockbusters para toda la familia que buscan hacer taquilla en la época con más competencia del año. Este viernes entra en juego en nuestras pantallas Animales fantásticos y dónde encontrarlos, el esperado regreso cinematográfico del universo de Harry Potter; dos horas y media de efectos especiales al servicio de la imaginación que no defraudarán ni a magos ni a muggles.

Sí, Warner está sacándole partido a la gallina de los huevos de oro, pero, en este caso, lo hace ofreciéndonos nuevas aventuras que, si bien comparten universo con la saga de Harry Potter, se desarrollan de forma independiente a esta. Un par de referencias a Hogwarts y una mención a Albus Dumbledore es todo lo que obtendremos relacionado con “el niño que vivió”.

Animales fantásticos y dónde encontrarlos es un pequeño bestiario que la autora J.K. Rowling publicó en 2001 y que, junto a Quidditch a través de los tiempos, colabora con el 80% de su precio con Comic Relief, la organización benéfica fundada por el guionista y director Richard Curtis. Como bestiario, carece de hilo argumental, así que, en su adaptación al cine, J.K. Rowling ha creado una historia para su “autor” Newton Artemis Fido Scamander que nos lleva hasta los años veinte y los tiempos de Gellert Grindelwald, el segundo mago oscuro más poderoso de la historia. El primero, por supuesto, no puede ser nombrado.

Pero no adelantemos acontecimientos, porque Grindelwald, Dumbledore y todo lo que acontecerá más adelante, poco o nada tienen que ver con esta historia. Esta comienza con Newt Scamander llegando a Nueva York con una maleta llena de criaturas mágicas. Un pequeño incidente en el que se ve involucrado un muggle libera el interior del equipaje de Scamander en una ciudad que ya ha tensado mucho el hilo que separa el mundo de los magos de la de los no mágicos, un contratiempo con el que está lidiando el gobierno mágico norteamericano presidido por Seraphina Picquery y el auror y jefe de seguridad Percival Graves. Scamander, acompañado de su nuevo amigo muggle, Jacob Kowalski, de la auror Porpentina Goldstein y de la hermana de esta Queenie, tendrá que reunir todos los animales mágicos perdidos, mientras a su alrededor se anuncian vientos de cambio entre el mundo muggle y el mágico, proclamados por la iglesia de los nuevos salemitas.

El guión de J.K. Rowling se vuelve a poner en manos de David Yates, quien ya se hiciese cargo de las cuatro últimas entregas de la saga Harry Potter, que sabe hacer de este primer episodio un tentempié que abre boca para las cuatro entregas que se esperan de esta saga, porque con una duración de más de dos horas e instantes que ralentizan el ritmo de la cinta, aún consigue que te levantes de la butaca con ganas de más.

El reparto de Animales fantásticos y dónde encontrarlos, liderado por el ganador de un Oscar Eddie Redmayne, se divide entre el cuarteto que forman el protagonista y sus tres acompañantes de aventuras, interpretados por Katherine Waterson, Dan Fogler y Alison Sudol, de los que merece la pena destacar a la última como la encantadora y seductora Quennie. Una vez más, la señora Rowling hace hincapié en el poder de la amistad a la hora de enfrentarse a cualquier obstáculo. En un plano más secundario encontramos nombres como Jon Voight en un papel diminuto o Samantha Morton como la fundamentalista religiosa Mary Lou. Me quedé con ganas de ver un poco más en pantalla a Colin Farrell, quien me ganó con su papel en Langosta y a Ezra Miller, ese chico que no hace más que demostrar el enorme talento que es capaz de manejar.

Como no podría ser de otro modo en una película así, el CGI está por todos sitios -podríamos hablar incluso de abuso- y, si bien no aporta nada nuevo con respecto a lo visto anteriormente, todas las criaturas mágicas son tan adorables que los más pequeños se lo van a pasar pipa.

Suspenso garrafal para la banda sonora de James Newton Howard que, aunque tiene la deferencia de mantener el tema de Hedwig de Harry Potter como homenaje a John Williams, compositor de la primera saga, no ofrece nada de su propia cosecha y todo suena familiar, como si alguien hubiese hecho corta y pega con la banda sonora de Hook.

Con cinco películas por delante, el señor Yates y la señora Rowling van a tener que hacer un esfuerzo colosal para no dejarse la magia en el camino y seguir jugando con nuestra imaginación, pero os aseguro que si el resultado es el de Animales fantásticos y dónde encontrarlos, queda magia para rato.

También te puede interesar

Deja un comentario