61 SEMINCI. Entrevista a Anna Muylaert, directora de ‘Madre solo hay una’ presentada en Sección Oficial

No es cine todo lo que reluce ha entrevistado esta misma tarda a la directora brasileña Anna Muylaert desplazada a Valladolid para presentar su última película Madre solo hay una en la sección oficial de la 61ª edición de la SEMINCI. Nacida en Sao Paolo en 1964, tras estudiar Cinematografía en la Facultad de Arte y Comunicación de la Universidad de su ciudad natal comenzó a dirigir numerosos cortometrajes. Su primer largometraje fue el documental Durval Discos (2002) al que han seguido É proibido fumar (2008) y Chamada a cobrar (2013). En 2015 obtuvo un gran éxito con Una segunda madre que le permitió abrir su obra al mercado internacional. También ha sido una prolífica guionista y directora de televisión. Madre solo hay una estuvo presente en el pasado Festival de Berlín y aterriza hoy en el festival vallisoletano.
 
Su película está basada en hechos reales, pero ha dicho esta mañana en la rueda de prensa que los hechos reales únicamente fueron el punto de partida. ¿Qué hay de realidad y que hay de ficción en ‘Madre solo hay una’?
 
La película está lejanamente basada en el caso real de este chico que descubre repentinamente que su madre no es su madre, y esto podría estar bien si fuera adoptado, pero el problema es que ella era una criminal y tuvo que ir a la cárcel. Entonces de repente se quedó solo y su hermana lo mismo. Hasta aquí la historia real. El resto es ficción.
 
¿Y el tema de la ambiguedad sexual del protagonista?, ¿Cómo nació la idea?
 
Eso vino más tarde. Hace unos años cuando mis hijos se hicieron mayores y yo volví un poco a conocer la noche de Sao Paolo, descubrí un escenario completamente diferente a como era cuando yo era joven. Entonces existían gays, lesbianas y heterosexuales. No más. De repente descubrí que había un montón de diferentes identidades sexuales e identidades de género y me pareció que este era un buen tema para explorar y discutir incorporándolo a esta historia. La idea de esa doble vida que tiene que vivir al principio, cuando está dentro del armario, y como una vez que su vida cambia, puede mostrarse tal como es y al mismo tiempo ser una manera de protestar.
 
Hay dos personajes muy importantes en la película que son Jacqueline y Joca, y al final de la película se da la paradoja de que Pierre busca por internet a la que siempre ha considerado su hermana al tiempo que su nuevo hermano busca un contacto emocional con él. ¿Qué hay de especial en ese momento y que quería expresar?
 
Bien, es una película que habla mucho sobre la maternidad y la paternidad que son relaciones de tipo vertical, y luego el film camina hacia la relación fraternal que es una relación horizontal. Creo que la película va dejando la idea de la autoridad para entrar en la idea de los afectos.
 
También flota la idea de confrontar la idea de la maternidad biológica frente a la maternidad emocional ¿estaba esa idea en su intención original?
 
Efectivamente, la película tiene muchas maneras de ver diferentes cosas. Por supuesto que la persona con la que creces es con la que estableces un vínculo, porque lo que realmente importa es el afecto, no la sangre, aunque la sangre tenga también importancia. Pero hay también otro aspecto del que me di cuenta mientras estaba filmando y es que mientras estaba con la madre con la que se había criado, se sentía cómodo, llevaba una doble vida y cuando pasa a vivir con su verdadera madre, se siente incómodo y tiene que poner sus dos personalidades juntas y convertirse en uno, lo cual es mejor para él. En el fondo creo que la educación necesita una mezcla de estas fuerzas, necesita que uno se sienta cómodo e incómodo y de ahí obtener fuerzas para enfrentarse al mundo.
 
Esta mañana, durante la rueda de prensa ha mencionado que el estreno de la película en Brasil estaba lleno de jóvenes y que la reacción fue fantástica con muchos adolescentes emocionados por la película. Esto es un gran éxito sabiendo que los adolescentes, la gente joven, prefiere otro tipo de películas de acción o superhéroes. ¿Cómo es ahora mismo la situación en Brasil del cine de autor, del cine independiente y como su relación con los jóvenes.
 
Bueno, pues creo que al igual que en el resto del mundo tenemos una situación bipolar, a un lado los films comerciales para el gran público y por otro las películas de autor para audiencias más pequeñas. Lo que ocurre es que mi película anterior, Una segunda madre tuvo mucho éxito en todo tipo de públicos, por eso había mucha gente, incluyendo jóvenes que querían ver la nueva película de esta autora concreta que era yo, y eso me ha dado más público.
 
 
El año pasado durante la SEMINCI se celebró una mesa redonda sobre el papel de las mujeres directoras de cine reivindicando mayor presencia de éstas en el mundo cinematográfico. ¿Cree usted que hay diferencias significativas en la forma de dirigir, que existe un hombre hecho por hombres y otro hecho por mujeres?
 
No estoy segura. Creo más bien que hay dos formas de mirar, dos modos de mirada cinematográfica, una mirada femenina y otra masculina pero no creo que dependa tanto del género del director como del modo en que dirigen su mirada. Almodóvar, por ejemplo, tiene una inteligente mirada femenina sobre sus personajes, sobre el modo en que desarrolla sus historias y Kathryn Bigelow, que por cierto es la única mujer que ha ganado el Óscar de dirección, lo hizo por una película bélica, y tiene una poderosa mirada masculina. Creo por tanto que es más una cuestión de cómo son las películas, de que miradas se les imprimen, que del género del director. Pero sí existe una diferencia importante sobre la que hay que hablar, que es el modo en el que el mercado, el negocio del cine, acepta a los hombres y a las mujeres, y ahí sí que se advierten grandes diferencias porque el mercado está mucho más abierto para los hombres, es más fácil dirigir siendo hombre que siendo mujer.
 
En la mayoría de sus películas, usted es también la autora del guion, ¿concibe la idea de dirigir alguna vez sobre un guion ajeno?
 
Nunca lo he pensado, mi escuela de dirección proviene de la escritura y así es como me he desarrollado, pero si ocurre… si encuentro algo escrito por otra persona que me gusta… aunque en realidad sí que he dirigido guiones ajenos para televisión, pero siempre cambio algo, siempre me gusta cocinarlos un poquito.
 
¿En su próximo proyecto va a continuar en la línea de los problemas familiares o va a cambiar de tema?
 
No. Mi próxima película trata sobre el machismo. Habrá algún asunto familiar, claro, pero básicamente trata de como las mujeres somos tratadas en el mundo de los negocios.
 
¿Podría mencionarnos algún director al que admire especialmente bien como espectadora o bien porque suponga una referencia para usted?
 
Hay muchos a los que admiro, sería una lista muy amplia… Glauber Rocha, Godard, me gustan mucho los Hermanos CoenBuñuel es un gran maestro para mí, Stanley Kubrick, Federico Fellini… muchos. Hay una película uruguaya titulada Whisky de Pablo Stoll que podría citar como una de mis grandes influencias. Ya he citado a Buñuel que para mí es un Dios del cine… también me gusta Almodóvar… en definitiva, muchos, pero trato de desarrollar y encontrar mi propia identidad.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: